LOGO 2019 WHITE-02.png

Síguenos en nuestras

REDES SOCIALES

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter Icono blanco

Calle 20 No. 98-20 | Fontibón, Bogotá, Colombia | +57 298 1021

Buscar

Lecturas del 9 al 15 de Diciembre

Actualizado: 10 de dic de 2019



LUNES 09 DE DICIEMBRE


CUIDADO CON LO QUE COMES

Y CON QUIÉN COMES


• Proverbios 23:1-7 •


Este proverbio parece estar diseñado como una clase de etiqueta, enseñándonos como debemos comportarnos cuando somos invitados a una cena con gente que consideramos importante. Por eso nos indica que debemos tener cuidado cuando comamos con esa persona, porque puede tratar de sobornarnos. Nada bueno saldrá de esa comida. Sé moderado en el comer y así serás menos vulnerable a los deseos del gobernante.


Las cosas de este mundo no son felicidad, ni porción para el alma; porque quienes las aferran tan apretadamente, no pueden retenerlas para siempre, no pueden agarrarse a ellas por mucho tiempo.


Un ejemplo de lo anterior lo encontramos en la gente que ha ganado millones y luego lo ha perdido todo. Hasta la persona promedio puede gastar una herencia o un cheque, a la velocidad de un relámpago y tener muy poco que mostrar por ello. No desperdicie su tiempo persiguiendo tesoros terrenales efímeros. Por el contrario, acumule tesoros en el cielo, ya que los tales nunca se perderán.


Otro aspecto interesante de este proverbio radica en el lenguaje gráfico, con el que el escritor nos advierte que no debemos envidiar el estilo de vida de los que se han enriquecido mediante tacañería y miseria, ni ganar su favor adulándolos. Su amistad es falsa. Sólo te usarán para su propio beneficio.


No te hagas una carga para nadie, especialmente para los que no son sinceros. Sólo cuando seamos llamados por Dios a Su fiesta y a dejar que nuestras almas se deleiten, podremos participar en forma segura del Pan de Vida.




MARTES 10 DE DICIEMBRE


LA PRUEBA DEL CORAZÓN

• MALAQUÍAS 3:6-12 •


Jesús, Padre Eterno, prometió que se encargaría de sus hijos, “buscad primeramente el reino de Dios y su justicia”. Esto quiere decir que, cuando obedezco los mandamientos, los aplico y vivo, Dios suplirá mis necesidades básicas y actuará de tal manera como respuesta a las situaciones que se me presenten, siempre y cuando le obedezcamos. Claro que tenemos que entender que Él actúa de acuerdo a Su voluntad, plan y tiempos divinos y no en nuestro tiempo. Nuestras oraciones serán contestadas ahora o pueden llevar un tiempo definido por Dios, pero podemos estar seguros que la respuesta será clara y concisa y dará vida a nuestros corazones que dudan de la inmutabilidad de Dios.


Malaquías llegó como la última voz de Dios ante siglos de silencio. Sus amonestaciones fueron específicas y directas. Reprendió al pueblo y a los sacerdotes por su negligencia respecto a la adoración a Dios y el no haber vivido de acuerdo con la Palabra de Dios. Si los sacerdotes eran infieles, ¿cómo podían guiar al pueblo? Se habían vuelto piedras de tropiezos en vez de líderes espirituales.


De algún modo todos somos líderes; no pasemos por alto nuestras responsabilidades, ni nos guiemos por lo que nos conviene. La negligencia y la insensibilidad son actos de desobediencia, Dios quiere líderes fieles y sinceros.


Estimado hermano, cualquier persona que da ofrendas, diezmos y limosnas recibirá bendiciones de parte de Dios, sean o no, de tipo material. Él nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo. Y bendecirá de una forma misericordiosa a aquellos que son generosos con Él. El que siembra ricamente, cosechará abundantemente. Y el que cosecha miserablemente, recogerá pobremente. Si nosotros abrimos nuestro corazón a Dios, Él nos colmará de bendiciones. No necesariamente bendiciones materiales, sino más bien, mediante bendiciones espirituales.


Dios ama de forma completa y perfecta;

Su amor es de acción: dar, guiar, proteger, justicia y fidelidad a Sus promesas.


MIÉRCOLES 11 DE DICIEMBRE

La verdadera prueba

• Salmos 130 •

¿Por qué un Dios bueno y amoroso permite que pasen cosas como la muerte de alguien cercano, enfermedades, dificultades financieras, luchas, preocupaciones, etcétera?


Muy seguramente, pensarás ¿si Dios me ama tanto, porque permite en mí todas estas pruebas? o, puedes pensar que el amor Dios quiere que nuestras vidas sean fáciles y cómodas. Pues, el ser un discípulo de Jesús no nos hace inmunes a las pruebas o luchas de la vida.


La Palabra enseña que Dios ama a aquellos que son Sus hijos y por ello “todas las cosas les ayudan a bien” (Romanos 8:28). En ese orden, esto debería significar entonces que las pruebas y tribulaciones que Él permite en nuestras vidas, son parte de todas las cosas que nos ayudan a bien.

Por lo tanto, para el creyente, todas las pruebas y tribulaciones tienen un propósito divino, que ahora no alcanzas a entender.


Para Dios el propósito de las pruebas y tribulaciones es que seas transformado, cada vez más, a la imagen de Jesús y para lograr esta meta, se incluyen como parte del proceso de la santificación.

En 1 Pedro 1:6-7 se explica la manera en que las pruebas logran esto.


Sin embargo, debemos tener cuidado de no usar excusas por las pruebas y tribulaciones cuando son el resultado de nuestra maldad; por lo tanto, reconozcamos los errores y/o pecados y arrepintámonos rápidamente, pues Dios tendrá misericordia.


Desconozco tu prueba, tribulación o circunstancia difícil por la que estés atravesando, pero quiero dejarte en claro que, la verdadera batalla por la que estás luchando es pensar que Dios te ha olvidado y que no te ve.


Jesús dijo que enviaría al Espíritu Santo para que nos fortalezca, nos consuele y nos ayude todos los días de nuestra vida.


“Mas gracias sean dadas a Dios,

que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo”.

1 Corintios 15:57


JUEVES 12 DE DICIEMBRE


LA SOBREABUNDANTE «GRACIA»

• Romanos 5:12-21 •


Pablo nos recuerda que aunque no existía una Ley explícita, el hombre sabía que había desobedecido a Dios y tenía consciencia de su desobediencia, por una señal transmitida de generación en generación.


La muerte reinó como señal de la desobediencia del hombre, para mostrar a éste su rebelión, y muestra a Adán como figura de Cristo, un hombre perfeccionado para cumplir el propósito.


Jesucristo, abundó para todos, de allí que la SOBREABUNDANTE GRACIA, derramada a todos, se hace manifiesta cuando aceptamos nuestra realidad espiritual de pobreza, ceguera y esclavitud para recibir la libertad, riquezas y la visión espiritual en Cristo. Por uno vino transgresión y muerte y, por Uno también vino gracia, perdón y vida.


De ningún modo podemos comparar las consecuencias del pecado del hombre para con la dádiva de vida eterna en Cristo, pues aunque parece ilógico pensar que alguien culpable pueda recibir perdón y vida, la dádiva de Dios es inmensa, sin lógica alguna.


La transgresión de un hombre permitió que la muerte, reinara sobre la humanidad, ejerciendo un dominio sobre la misma con temor, de allí que la gracia y la justicia que reinan ahora para los que estamos en Cristo, hace que ya no haya más temor a la muerte, porque estamos muertos para tener la vida de Cristo en nosotros.


Finalmente, en donde abunda el pecado, la Ley trae juicio y este juicio hace que la Gracia sea disponible para aquellos que reconocen su verdadero estado de muerte espiritual y su necesidad de Dios. Cuando el hombre recibe esta gracia, la Luz de Dios le permite entender lo que está más allá de lo evidente, una vida en la eternidad sin fin y la libertad del dominio que ejercía el pecado sobre nuestras almas.



VIERNES 13 DE DICIEMBRE

Dios nos redimirá junto a Israel

• Isaías 43


Pablo dijo, refiriéndose al propósito de Dios con Israel: «¿Ha desechado Dios a su pueblo?» Romanos 11:1. La respuesta fue: «¡De ninguna manera!» Dios no ha terminado con Israel.


V. 1 Habló de su origen: «Creador tuyo, oh Jacob». Él tomó un Jacob, que quiere decir deshonesto, suplantador, y formó a partir de él, una nación. Dios tomó el barro, sopló en él el espíritu de vida y formó un ser humano vivo, que se rebeló. Ahora Dios nos hace hijos suyos por medio de nuestra confianza en Cristo. El primer hombre nos transmitió una naturaleza caída, pero Dios nos ha dado una nueva.


No creamos que el hombre venga del mono, aunque, lo cierto es que venimos de algo peor. Yo era un pecador perdido, rebelde, tomado de la tierra: «Polvo eres, y al polvo volverás». Comenzando con Jacob, Dios formó una nación. Después los redimió de Egipto por medio de la sangre y con poder, y aquellas personas formaron Israel.

V. 2 Ésta es una promesa específica a Israel y a la forma en que Dios los liberó en el pasado, cuando cruzaron el Mar Rojo, y más adelante, el Río Jordán. Pero también tiene una aplicación maravillosa para todos los hijos de Dios, pues dice: «cuando pases por las aguas, yo estaré contigo». A veces, nos hemos introducido en aguas profundas, sin poder tocar el fondo, sintiendo hundirnos, pero Él ha prometido «los ríos, no te anegarán» porque Él interviene y nos libra de la situación.


V. 4 No podemos imaginarnos cuanto amó Dios a Israel, cuanto nos ama y cuan hermosos y valiosos somos para Él. Vs. 5,6: Dios indicó con claridad, que Él iba a recoger a la nación de Israel. Dios dijo: «Oíd palabra de Jehová, naciones». Se dirige a quienes niegan o dudan si Dios ha terminado de actuar con Israel. Indiferentemente de cuál sea la situación, Dios dijo que tenía la intención de reunir a Israel y a nosotros nos basta con Su Palabra.


Gracias, Señor, por la obra maravillosa de la redención para con nosotros e Israel, eres fiel, maravilloso.


SÁBADO 14 DE DICIEMBRE


La oración del que sufre

• Salmos 102 •


La desesperación es mala consejera, por lo general siempre nos lleva a tomar malas decisiones. La única forma de salir de la desesperación es aprender a entregarnos a Jesucristo.


El salmista sintiéndose mal, se olvidó de comer. Cuando nos atacan la enfermedad y la desesperación, ni nos ocupamos de nuestras necesidades básicas. En esos momentos, Dios es nuestro único consuelo y fortaleza. Aun cuando estemos muy débiles para luchar, podemos apoyarnos en El. Nuestras debilidades permiten conocer que la gran fortaleza de Dios está a nuestro alcance. Aunque necesitemos estar solos y el retiro nos puede confortar, tengamos cuidado de no ofender a los que tratan de ayudarnos. No rechace su ayuda, ni conversación. Sufrir en silencio no es saludable, ni mucho menos cristiano. Aceptemos con gentileza el apoyo y la ayuda de familiares y amigos, no olvidemos que la soledad produce:


1. Desesperación.

2. Miedos.

3. Tristeza. Hace que nos sintamos menos que los demás, nos hace ver sólo problemas y no nos permite ver la solución.


Dios no nos hizo para estar solos, la soledad, más que física, es un sentimiento, es decir, está en nuestra mente y en nuestro corazón, no te distancies de los demás deja el orgullo y los complejos, recuerda: Jesucristo está contigo, esto hará que nunca te sientas solo o sola.


El Reino futuro de Cristo en la tierra abarcará dos acontecimientos:


1. Se restaurará a Jerusalén (Sion) y todo el mundo adorará a Dios. El salmista sentía el rechazo y el abandono por sus grandes problemas. Las dificultades y las angustias pueden abrumarnos y hacernos sentir que Dios nos ha olvidado. Pero Dios, nuestro Creador, está eternamente junto a nosotros y cumplirá todas Sus promesas, aun cuando nos sintamos solos.


2. El mundo perecerá, pero Él permanecerá. Hebreos 1: 10-12. Jesucristo, el Hijo de Dios, también estaba presente y activo en la creación del mundo.


DOMINGO 15 DE DICIEMBRE


CONOCIENDO A CRISTO, VESTIDOS DE CRISTO

• Efesios 4:17-32


…se les habló y enseñó de Jesús según la verdad que está en él (V. 21)


Los primeros versículos hablan de aquellos que no han conocido a Jesús, que andan en la vanidad de su mente (V.17), sin entendimiento (V.18), con el corazón endurecido ignorando la salvación de Dios (V.18), insensibles a la gravedad de su pecado (V.19).


Nos advierte de no andar como ellos, ya que nosotros ya hemos creído en la Verdad y hemos recibido la Vida, por eso caminamos en el Camino (V. 21). Aprendimos de Cristo (no “sobre” Cristo), con la vivencia, no con el entendimiento; Él está vivo (V. 20). Debemos dejar atrás al viejo hombre pecaminoso (V.22) y renovar nuestro pensamiento (V. 23), revistiéndonos del nuevo hombre, que es según Dios (V. 24).


Pablo no nos presenta un listado de buenas obras, nos dice que nuestro carácter debe ser transformado al carácter de Jesús; una nueva forma de ser, nuevo temperamento, nueva identidad en Él. No son obras externas sino proponerse ser humildes, mansos, tolerando a los demás, amando, perdonando, protegiendo, construyendo. Siendo “hijos del Rey”, “ciudadanos celestiales”.


¿Cómo hacerlo? Hablando sólo la verdad (V. 25); teniendo dominio propio (V. 26); trabajando honestamente para compartir con otros (V.28); hablando lo bueno, para edificar al oyente (V. 29); dejando la amargura, el resentimiento, la ira, el enojo y haciéndonos perdonadores (V. 31).


No podemos olvidar que debemos caminar en el Camino nuevo, que nos da nuestra nueva Vida, siguiendo la Verdad. Entonces, conozcamos a Cristo y vistámonos de Él.


… y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo (V. 32).

165 vistas