Buscar

Lecturas del 9 al 15 de Diciembre

Actualizado: 10 de dic de 2019



LUNES 09 DE DICIEMBRE


CUIDADO CON LO QUE COMES

Y CON QUIÉN COMES


• Proverbios 23:1-7 •


Este proverbio parece estar diseñado como una clase de etiqueta, enseñándonos como debemos comportarnos cuando somos invitados a una cena con gente que consideramos importante. Por eso nos indica que debemos tener cuidado cuando comamos con esa persona, porque puede tratar de sobornarnos. Nada bueno saldrá de esa comida. Sé moderado en el comer y así serás menos vulnerable a los deseos del gobernante.


Las cosas de este mundo no son felicidad, ni porción para el alma; porque quienes las aferran tan apretadamente, no pueden retenerlas para siempre, no pueden agarrarse a ellas por mucho tiempo.


Un ejemplo de lo anterior lo encontramos en la gente que ha ganado millones y luego lo ha perdido todo. Hasta la persona promedio puede gastar una herencia o un cheque, a la velocidad de un relámpago y tener muy poco que mostrar por ello. No desperdicie su tiempo persiguiendo tesoros terrenales efímeros. Por el contrario, acumule tesoros en el cielo, ya que los tales nunca se perderán.


Otro aspecto interesante de este proverbio radica en el lenguaje gráfico, con el que el escritor nos advierte que no debemos envidiar el estilo de vida de los que se han enriquecido mediante tacañería y miseria, ni ganar su favor adulándolos. Su amistad es falsa. Sólo te usarán para su propio beneficio.


No te hagas una carga para nadie, especialmente para los que no son sinceros. Sólo cuando seamos llamados por Dios a Su fiesta y a dejar que nuestras almas se deleiten, podremos participar en forma segura del Pan de Vida.




MARTES 10 DE DICIEMBRE


LA PRUEBA DEL CORAZÓN

• MALAQUÍAS 3:6-12 •


Jesús, Padre Eterno, prometió que se encargaría de sus hijos, “buscad primeramente el reino de Dios y su justicia”. Esto quiere decir que, cuando obedezco los mandamientos, los aplico y vivo, Dios suplirá mis necesidades básicas y actuará de tal manera como respuesta a las situaciones que se me presenten, siempre y cuando le obedezcamos. Claro que tenemos que entender que Él actúa de acuerdo a Su voluntad, plan y tiempos divinos y no en nuestro tiempo. Nuestras oraciones serán contestadas ahora o pueden llevar un tiempo definido por Dios, pero podemos estar seguros que la respuesta será clara y concisa y dará vida a nuestros corazones que dudan de la inmutabilidad de Dios.


Malaquías llegó como la última voz de Dios ante siglos de silencio. Sus amonestaciones fueron específicas y directas. Reprendió al pueblo y a los sacerdotes por su negligencia respecto a la adoración a Dios y el no haber vivido de acuerdo con la Palabra de Dios. Si los sacerdotes eran infieles, ¿cómo podían guiar al pueblo? Se habían vuelto piedras de tropiezos en vez de líderes espirituales.


De algún modo todos somos líderes; no pasemos por alto nuestras responsabilidades, ni nos guiemos por lo que nos conviene. La negligencia y la insensibilidad son actos de desobediencia, Dios quiere líderes fieles y sinceros.


Estimado hermano, cualquier persona que da ofrendas, diezmos y limosnas recibirá bendiciones de parte de Dios, sean o no, de tipo material. Él nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo. Y bendecirá de una forma misericordiosa a aquellos que son generosos con Él. El que siembra ricamente, cosechará abundantemente. Y el que cosecha miserablemente, recogerá pobremente. Si nosotros abrimos nuestro corazón a Dios, Él nos colmará de bendiciones. No necesariamente bendiciones materiales, sino más bien, mediante bendiciones espirituales.


Dios ama de forma completa y perfecta;

Su amor es de acción: dar, guiar, proteger, justicia y fidelidad a Sus promesas.


MIÉRCOLES 11 DE DICIEMBRE

La verdadera prueba

• Salmos 130 •

¿Por qué un Dios bueno y amoroso permite que pasen cosas como la muerte de alguien cercano, enfermedades, dificultades financieras, luchas, preocupaciones, etcétera?


Muy seguramente, pensarás ¿si Dios me ama tanto, porque permite en mí todas estas pruebas? o, puedes pensar que el amor Dios quiere que nuestras vidas sean fáciles y cómodas. Pues, el ser un discípulo de Jesús no nos hace inmunes a las pruebas o luchas de la vida.


La Palabra enseña que Dios ama a aquellos que son Sus hijos y por ello “todas las cosas les ayudan a bien” (Romanos 8:28). En ese orden, esto debería significar entonces que las pruebas y tribulaciones que Él permite en nuestras vidas, son parte de todas las cosas que nos ayudan a bien.

Por lo tanto, para el creyente, todas las pruebas y tribulaciones tienen un propósito divino, que ahora no alcanzas a entender.


Para Dios el propósito de las pruebas y tribulaciones es que seas transformado, cada vez más, a la imagen de Jesús y para lograr esta meta, se incluyen como parte del proceso de la santificación.

En 1 Pedro 1:6-7 se explica la manera en que las pruebas logran esto.


Sin embargo, debemos tener cuidado de no usar excusas por las pruebas y tribulaciones cuando son el resultado de nuestra maldad; por lo tanto, reconozcamos los errores y/o pecados y arrepintámonos rápidamente, pues Dios tendrá misericordia.


Desconozco tu prueba, tribulación o circunstancia difícil por la que estés atravesando, pero quiero dejarte en claro que, la verdadera batalla por la que estás luchando es pensar que Dios te ha olvidado y que no te ve.


Jesús dijo que enviaría al Espíritu Santo para que nos fortalezca, nos consuele y nos ayude todos los días de nuestra vida.


“Mas gracias sean dadas a Dios,

que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo”.

1 Corintios 15:57


JUEVES 12 DE DICIEMBRE


LA SOBREABUNDANTE «GRACIA»

• Romanos 5:12-21 •


Pablo nos recuerda que aunque no existía una Ley explícita, el hombre sabía que había desobedecido a Dios y tenía consciencia de su desobediencia, por una señal transmitida de generación en generación.