Buscar

Lecturas del 7 - 11 de Junio


LUNES 7 DE JUNIO


CAMINO LIBRE

• Éxodo 12-31-51 •


El Señor había preparado el camino para Su pueblo y así conducirlos a la verdadera libertad; ocurrieron una serie de sucesos que marcarían la historia de Israel en un antes y un después de la salida de Egipto; sería la vivencia de un pueblo escogido y salvado de la cautividad por el pago de uno solo. Dios les estaba enseñando que, a través de la Pascua, vendría un verdadero sustituto que iba a dar su vida por el rescate de todos.


1. PASOS DE FE: La instrucción a Moisés y Aarón de salir de la tierra que los había esclavizado, para ir a servir al Dios verdadero, era un paso de fe que tendrían que dar y seguir el camino que les esperaba. Aunque incierto, este camino era seguro y el único que les daría la verdadera libertad. Debían provisionarse de ganado, comida y prepararse para lo que vendría (Vs. 31-32).


2. PASOS DE JUSTICIA: Los egipcios no veían la hora en que los israelitas abandonaran su nación, ya que había temor de que, si se quedaban, morirían por su presencia; habían aprendido que el Dios verdadero y poderoso estaba con el pueblo de Israel, y no querían sufrir más. Dios muestra Su propósito con Su pueblo ya que los egipcios les dieron todo cuanto Israel pedía, así entregaron sus tesoros y Dios les dio gracia delante de ellos porque, de esta manera, devolvieron tantos años de injusticia donde no pagaron sus sueldos y fueron maltratados injustamente (Vs. 33-34).


3. PASOS DE OBEDIENCIA: Así el pueblo emprendió el camino hacia Sucot, aprox. 600 mil hombres sin contar mujeres y niños, podemos suponer que fueron más o menos unos 2´000.000 de personas. No solamente los israelitas partieron de Egipto sino también con ellos algunos egipcios o descendientes entre israelitas y egipcios; en el camino cosieron el pan no leudado que sacaron de Egipto, tal vez el Señor propició que no tuvieran tiempo para fermentar el pan y así ellos dieron un paso de obediencia para prepararse a la celebración que vendría, la Pascua, donde se come al pan sin levadura (aditivo que hace hinchar la masa para producir un pan de mayor tamaño pero también simboliza en nuestras vidas todo eso añadido que el Señor no quiere que tengamos, como las mentiras, envidia, pecado)

(Vs. 37-43).


430 años estuvieron los israelitas en Egipto y ese mismo día, Dios los envío hacia un camino de libertad y, les ordenó que debían guardar Su Nombre a través de la Pascua. Luego da unas normas para que cumplieran con la celebración de la Pascua (Vs. 40-51).


Conclusión

Hoy, el Señor nos pide que hagamos memoria estableciendo la Santa Cena entre nosotros y todo aquel que, se haya arrepentido en su corazón y esté a cuentas con Él, pueda participar de esta conmemoración.


Él circuncidó nuestro corazón, convirtiéndolo en un corazón para Él y todo aquel que a Él viene, Él no lo echa fuera. Hoy tú puedes participar libremente de celebrar a Jesucristo que vive en ti, Aquel que murió en una cruz por amor a ti y puedes establecer una relación con Él, como tu Señor y Salvador. No olvides que te abrió el camino libre para que puedas comprender que a través de Su sangre te compró por amor.



MARTES 8 DE JUNIO


PARECÍA QUE...

• Hechos 5: 1-11 •


Esta lectura comienza a describir los hechos que condujeron a la muerte de Ananías y Safira: Era obvio que estaban imitando a Bernabé (Hechos 4:36-37); ellos vieron que él había recibido cierta publicidad por lo que hizo y pensaron que sería bueno que ellos también recibieran alguna notoriedad. Podemos ver que hay algunas personas que entregan donaciones y lo hacen con el único propósito de que se les preste atención. Esa ha sido y es actualmente la condición de la naturaleza humana, y esa era la condición de Ananías y Safira.


En la Iglesia primitiva, los creyentes estaban dando todo lo que tenían. Ananías y Safira no dieron todo, sino retuvieron parte del precio obtenido por la venta de la propiedad. Ellos dijeron que lo estaban dando todo, en realidad estaban guardándose parte del dinero para ellos mismos.

Aquí es donde se especificó que el pecado de Ananías y de su mujer no fue haberse quedado con el dinero, sino el de haber mentido al Espíritu Santo de Dios .


Simón Pedro quedó tan sorprendido como los demás cuando Ananías cayó muerto. No creemos que él supiera lo que iba a ocurrir. La pregunta entonces es ¿quién causó realmente la muerte de Ananías? Dios mismo la causó. En este caso, Dios ejerció una estricta disciplina en la iglesia.

Aunque, no había sabido lo que iba a suceder a Ananías, Simón Pedro sí supo lo que iba a sucederle a ella. Era fácil darse cuenta de lo que le ocurriría a Safira.

Ahora, hay cosas que me sorprenden en este incidente. El hecho de que una mentira de esta naturaleza, como la que vivieron Ananías y Safira, no podía existir en la Iglesia Primitiva, había santidad en la vida de la Iglesia. Ananías y Safira mintieron al Espíritu Santo de Dios y fueron removidos de la comunidad de creyentes.

Además, en esta Iglesia hubo una decepción, una separación, una deslealtad, que requirió una disciplina. Un gran temor vino sobre la Iglesia. Fueron los jóvenes quienes los enterraron; son los jóvenes quienes te reemplazarán el día de mañana, ellos aprenden de ti, por lo tanto, su futuro depende de ti, y nos recuerda que nuestros actos terminan contagiando a los demás.

Por último, el poder de Dios continuó operando en la Iglesia y multitudes se salvarían.



MIÉRCOLES 9 DE JUNIO


ACÉRCATE A DIOS

• Lucas 15:11- 24 •


Dios quiere que transformemos nuestra mente para que no nos conformemos a los patrones de este mundo, y mientras mas lejos estemos de Dios más deformada estará nuestra vida. En cambio, en cuanto más nos acercamos a Él, nuestra vida será transformada.


Hay una historia muy famosa en la Biblia que contó Jesús, acerca de lo que sucede cuando estamos alejados del Padre y en ella explica cómo nos reconectamos y acercamos a Dios de nuevo. Se llama la historia del Hijo pródigo o el Padre Amoroso. En esos pasajes encontramos las cosas que debemos hacer cuando estamos perdidos, cuando hemos estado distraídos, cuando hemos estado distanciados de Dios.


Tal vez, en el paso sentiste la Presencia de Dios, sentiste el gozo de Dios, pero hoy, se ha enfriado y ya no lo sientes más. ¿Cómo hacer que regrese ese sentimiento? ¿Cómo me acerco a Dios?

1. Reconocer el punto de estar cansado de mi vida.

Nada va a pasar en tu vida hasta que reconozcas que estás cansado de lo que estás viviendo: estás cansado del ritmo de tu existencia, estás cansado del estrés constante en tu diario vivir y ya no quieres estar de esta forma. Estás cansado de hacer las cosas a tu manera y sólo obtener fracaso tras fracaso. Nada va a cambiar hasta que reconozcas que estás insatisfecho con tu vida.

Jeremías 23:13 “Cuando ustedes me busquen me encontrarán siempre y cuando lo hagan de todo corazón”.

2. Admitir mi pecado

Significa que enfrentas tus fallas, tus debilidades y reconoces que has actuado a tu manera. El vivir la vida desconectado de Dios es ilógico y sin sentido. ¿Cómo funciona vivir sin Dios? Estrés, soledad, miedo, amargura, culpa, etc.

Salmos 51:1-4 “Reconozco que he sido rebelde, y que contra ti he pecado”.

3. Me rindo y me ofrezco

El joven pródigo aceptó que ya no quería ser más ese egoísta que había solicitado su herencia y ahora llega diciendo: déjame ser un siervo. La verdadera transformación ocurre cuando quieres ser la persona que Dios quiere que seas.



JUEVES 10 DE JUNIO


VIENE POR NOSOTROS

• 1 Tesalonicenses 4: 13-18 •



Hace años visito a mi papá en Boyacá, donde se fue a vivir. Cada encuentro es “todo un acontecimiento” para nosotros, no sólo por la distancia geográfica sino por la alegría de reunirnos. Con el tiempo, he notado el efecto que produce en mi viejo el solo hecho de saber que lo voy a ir a recoger para dar un paseo: se alista, se alegra, se anima, desde que sabe de nuestro encuentro; algo sucede en el corazón de mi papá al saber que alguien viene

por él.


Así mismo, algo debe suceder en nuestro corazón al saber que Jesús viene por nosotros “pues el Señor mismo descenderá del cielo con un grito de mando, con voz de arcángel y con el llamado de trompeta de Dios” (1 de Tesalonicenses 4:16). Comprender que “… seremos arrebatados en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire” (V. 17), lejos de generarnos miedo o ansiedad, debe producirnos gozo, ánimo y expectativa.


Pablo escribe a la iglesia de Tesalónica acerca del próximo gran acontecimiento en la agenda de Dios: el rapto o el arrebatamiento, con el objetivo de que: “… no se entristezcan como los que no tienen esperanza” (V. 13), al pensar en sus familiares y amigos que han muerto. La venida de Jesús nos cambiará la forma de ver la vida y la muerte. Mientras para el mundo la vida es una parranda y la muerte una pérdida, para quienes amamos a Dios la vida es una prueba y la muerte, ganancia.


La iglesia de Tesalónica, al igual que la iglesia de hoy, necesitaba ánimo y Pablo lo ofrece con la verdad de que Jesús viene por Su iglesia. Es como si les dijera: Aquel que va a levantar tu cuerpo en los tiempos finales, puede levantar tu alma en los tiempos presentes.



VIERNES 11 DE JUNIO


“LA BENDICIÓN DE DIOS”

• Números 6: 22-27 •



Una bendición es una forma de pedir que el favor de Dios descans