Buscar

Lecturas del 21 al 25 de Septiembre


LUNES 21 DE SEPTIEMBRE


NO ESPERES MÁS

• ISAÍAS 55:6-13 •


En este capítulo vemos como Dios estaba preparando al pueblo de Israel para regresar a Jerusalén luego de un largo exilio. El pueblo había padecido un periodo de prueba, donde muchos creían que Dios los había abandonado.

En el versículo 6 podemos ver al profeta Isaías haciéndoles una invitación urgente: “Ahora es el momento oportuno: ¡busquen a Dios!; ¡llámenlo ahora que está cerca” (TLA).


Actualmente, enfrentamos un periodo de prueba, todos estamos en el proceso de adaptarnos a lo que han llamado “la nueva normalidad”. Esto ha afectado diferentes áreas de nuestra vida, y cuantas veces hemos pensado ¿Será que Dios nos ha abandonado?. Tal como le sucedió al pueblo de Israel, hoy Dios quiere hablar a nuestro corazón; las pruebas aunque no nos gusten, reafirman nuestras convicciones y ayudan a pulir nuestro carácter.

De este pasaje podemos aprender:

1. Ahora es el momento oportuno. ¿Qué estás esperando para acercarte a Dios?, ¿qué estás esperando para invertir tiempo en tu relación con Él? Reorganiza tus prioridades, no esperes a tener vacaciones, un trabajo estable, o que todo esté bien, el momento es ahora.

2. Busquen a Dios. Buscar es una acción que implica un esfuerzo de parte de nosotros, es hacer lo necesario para conocer a Dios cada día más. No se trata de un sacrificio, Jesús ya lo hizo por nosotros. Lo que Dios quiere es que lo amemos y lo reconozcamos como nuestro Dios.

3. Llámenlo ahora que está cerca. Dios nunca se ha ido de nuestro lado, hablar con Él, es tan sencillo como coger nuestro celular y comunicarnos con alguien. No necesitas palabras especiales o un discurso elaborado, acude a Él con un corazón sincero y sin duda alguna Él te escuchará.


La humanidad tiene una gran necesidad: encontrar a su Salvador. Las limitaciones de nuestro pensamiento nos hacen creer que Él está lejos, que nos ha abandonado o que está enojado con nosotros, cuando en realidad Dios está siempre dispuesto a perdonarnos y abrazarnos con misericordia.


MARTES 22 DE SEPTIEMBRE


EL SACRIFICIO PERFECTO

• HEBREOS 10: 10-18 •



“JESÚS REDIMIÓ NUESTROS PECADOS LLEVÁNDOLOS A LA CRUZ”


Jesús declaró el carácter insuficiente del sacrificio del antiguo pacto, pues éste no podía quitar el pecado realmente, simplemente porque no bastaba para lograr la purificación y declaró su Voluntad de ofrecer un sacrificio perfecto bajo el nuevo pacto. La sumisión de Jesús ante la Voluntad del Padre tuvo su máximo cumplimiento en Su obediencia en la cruz, en un acto voluntario. En esa perfecta Voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo. De este sacrificio tenemos como resultado:


  • Transformación interior: santificación del creyente

  • Perdón de los pecados: justificación del creyente

  • Todo sacerdote está día tras día ministrando


Los sacerdotes tenían que estar de pie continuamente en su trabajo y tenían que ofrecer sacrificios dos veces al día, ellos no podían sentarse.


Jesús se ha sentado a la Diestra de Dios habiendo terminado Su trabajo de sacrificio por el pecado, Él no necesita estar de pie día tras día ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, como se tenía que hacer en el antiguo pacto.


  • Porque con una sola ofrenda hizo perfecto para siempre a los santificados.


Esto nos deja ver claramente que la Obra de Jesús es eficaz y nos hizo perfectos una vez y para siempre ante los ojos de Dios. Jesús quiere y puede salvar a toda la humanidad.


  • Este es el pacto.


El nuevo pacto tiene que ver con una transformación interior. Dios cambia el corazón del hombre y dice que pondrá sus leyes en nuestros corazones y que las escribirá en nuestras mentes. En este nuevo pacto ofrece perdón total y es tan completo que, Dios puede decir que ni siquiera se acordará de ellos, todo esto a la luz de la Palabra.


Como resultado de este sacrificio perfecto, Jesús dice: nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones.


«Pues la Voluntad de Dios fue que el sacrificio del cuerpo de Jesucristo nos hiciera santos, una vez y para siempre».



MIÉRCOLES 23 DE SEPTIEMBRE


UNA CITA DIVINA

• HECHOS 8:30-40 •



Definitivamente se necesita gran valentía y denuedo, pero eso es lo que Espíritu Santo le dice que haga a Felipe. El Etíope era un hombre rico, con poder y de cierta manera una celebridad; FELIPE es usado por el Espíritu Santo, que le muestra la necesidad de Jesús. FELIPE estaba seguro de que Dios había entregado una puerta abierta, un corazón preparado.


En este caso FELIPE es guiado verdaderamente por el Espíritu Santo, no por sus propios caprichos y sentimientos. Él sabía que Dios lo había colocado allí para traerle entendimiento a este hombre.


Ej: las mariposas vagan sobre las flores de los jardines y no logran nada, las abejas se meten en la flor y se llevan la comida especial. No obtendremos nada si sólo aleteamos en nuestras Biblias, tenemos que meternos.


El etíope estaba leyendo Isaías 53:7-8, la obra sacrificadora del Mesías, de llevar el pecado, que estaba por venir. Te ruego que me digas ¿de quién dice el profeta esto? ¿de sí mismo o de otro?


Los Judíos de aquel tiempo tenían diferentes maneras de entender la identidad de este SIERVO SUFRIDO.


Algunos pensaban que el siervo sufrido era la misma nación de Israel, por las guerras, exilios y persecuciones que habían tenido.

Otros pensaban que el siervo sufrido era Isaías, escribiendo de él mismo.