Buscar

Lecturas del 14 - 18 de Diciembre


LUNES 14 DE DICIEMBRE


¿QUÉ VAS A HACER HOY?

• HEBREOS 11: 23-27 •


En estos pasajes vemos la vida resumida de Moisés y con tres grandes decisiones que marcaron su destino o final. La pregunta que quiero que medites en este día es:


¿Qué necesitas hacer hoy, para saber dónde estarás mañana?


Lo primero que quiero que sepas es que hay decisiones que ya están tomadas por ti:


1. Dios escogió a Moisés. De igual manera Dios te escogió porque permitió que tú nacieras.


2. Los padres toman decisiones. Cuando los niños están pequeños los padres son los responsables de tomar decisiones por ellos, por ejemplo, no pueden comer tantos dulces, no permiten que vean películas que no son convenientes para su edad, los acompañan e instruyen mientras ven la programación de TDkids Chanel.


3. Moisés tomó decisiones cuando llegó a la madurez y estas decisiones las puedo resumir

en 4 palabras: Rehusó, Eligió o prefirió, Consideró y Perseveró.


Ahora quiero darte una pequeña explicación para que siempre tengas en cuenta estas palabras al tomar decisiones:

a. Rehusó. Debes rehusarte a ser definido por otros, tus amigos o las presiones de este mundo que te llevan a querer tener mejores cosas que los demás. Tú eres quien Dios dice que eres.

b. Elegir. Moisés eligió el dolor a corto plazo por la ganancia a largo plazo y, te soy sincero, lo correcto siempre es lo más difícil de hacer; pero si no te esfuerzas hoy, la vida será mas difícil después.


c. Consideró. Es decir, fue firme en tomar la decisión de sufrir por la causa de Cristo, antes que basarse en las cosas temporales como la popularidad, el prestigio y el poder. El propósito de Dios es más importante que tu fama.


d. Perseveró. Y la clave para estar firme es colocar tu fe en Dios y dejar de preocuparte por tu status, tu salario; debes salir de la carrera de ratones y correr detrás de Jesús, Quien te dará la corona por correr hacia la meta de la eternidad.




MARTES 15 DE DICIEMBRE


HA NACIDO EL SALVADOR

• ISAÍAS 9: 1-7 •



1.- NO HABRÁ MÁS PENUMBRA Significa sombra débil entre la luz y la oscuridad, que impide percibir donde empieza una y acaba la otra. Sin Cristo somos débiles, presa fácil para el enemigo. El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos. Multiplicaste la gente, y aumentaste la alegría. Se alegrarán delante de ti como se alegran en la siega, como se gozan cuando reparten despojos (Isaías 9:2-3).


Importante reconocer que todos andábamos en tinieblas, amargura, dolor, en oscuridad; sin Cristo hay penumbra, pero cuando aceptamos a Jesús se produce un nuevo nacimiento y empieza a alumbrar nuestras vidas.

Reflexionemos: ¿Aún estoy en tinieblas y dependo de lo que el mundo vende o dice? ¿recurro a palancas humanas para conseguir un trabajo, un préstamo, etc. o tengo la luz de Cristo, voy y me arrodillo, confío en Dios y espero a que Él me responda?

Ejemplo: cuando usamos gafas y vemos borroso, necesitamos limpiar los lentes para tener claridad; la Palabra dice: “mi pueblo perece por falta de conocimiento”. Dios desea que Su luz resplandezca en nuestras vidas y reconozcamos que necesitamos un Salvador.


2.- CUIDADO CON LA OSCURIDAD ESPIRITUAL No te engañes, Dios no puede ser burlado, cuidado con separarte del camino correcto y tomar decisiones que luego te traerán consecuencias.


3.- DIOS NOS HA LLAMADO A LIBERTAD.

(Vs. 4-7) Porque tú quebraste su pesado yugo, y la vara de su hombro, y el cetro de su opresor, como en el día de Badián. Porque todo calzado que lleva el guerrero en el tumulto de la batalla, y todo manto revolcado en sangre, serán quemados, pasto del fuego. Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.


Recibe gozo, paz, alegría, sanidad, restauración, amor para ti y tu casa.



MIÉRCOLES 16 DE DICIEMBRE


CONFÍA AHORA Y SIEMPRE EN EL SEÑOR

• SALMOS 131 •


Empieza con su corazón porque es el centro de nuestra naturaleza y si hay orgullo allí lo contamina todo. Al leer este salmo nos podemos hacer una pregunta: ¿por qué comienza hablando del envanecimiento, la grandeza y la exaltación? El envanecimiento es el resultado de sobreestimarnos y subestimar a los demás. David era rey y esta posición o lugar en el escalafón humano podía haberlo exaltado, más no fue así, sino que nos enseña el comportamiento piadoso que tuvo al asumir su puesto de rey; la humildad está en conexión con el corazón.


Cuando la madre da el pecho a su bebé se establecen unos lazos entrañables que duran toda la vida; el niño recibe mucho más que la leche, está conectado a la madre, come de su ser, siente su olor, el calor de su cuerpo su respiración, el latir de su corazón, está siendo abrazado al comer, los dos son uno. Alrededor del año o 2 años cuando es destetado, protesta, se queja. Pero aceptar el cambio es parte del proceso de maduración, es destetado, pero no abandonado, ya no es un bebé, está aprendiendo a andar, pero tampoco es un adulto independiente, necesita aprender a confiar en su madre, ella está presente y pendiente de todas sus necesidades.


David está diciendo que no está quejándose y ansioso porque ha sido destetado, sino quieto y confiado: “He acallado mi alma como un niño destetado de su madre”. Como creyentes describe nuestra relación con Dios. No somos bebés, pero tampoco nos hemos desentendido de Él, ni Él de nosotros. El creyente al madurar nunca madura para ser independiente de Dios, sino para entrar en una relación de confianza con Él, al aprender a defenderse y hacer por sí mismo las cosas que puede y dejar con Dios lo que sólo Él puede hacer. Con la misma simplicidad de sumisión que David expresa en este salmo deberíamos reposar y depender de nuestro gran Dios, el Señor no nos trata como indefensos bebés, sino como hijos pequeños madurando, pero siempre teniendo necesidad de Él.



JUEVES 17 DE DICIEMBRE


¡UNA URGENCIA!

• 1 TIMOTEO 2: 1-8 •



El primer versículo nos muestra la exhortación que Pablo le hace a Timoteo, que significa “invitar, animar, ofrecer apoyo, alentar, advertir y consolar, no regañar”. Él, ante todo, nos indica la prioridad, muchas veces dejamos la oración como última opción. Tratamos de agotar todos nuestros recursos, antes de presentar nuestra situación ante el Señor.


Pablo le indica a este nuevo siervo, lo más prioritario que debe hacer en todo momento y cómo Dios instituyó que por medio de la oración y la predicación del evangelio, Su reino avance y se establezca en la tierra. Dios desea que todos los hombres sean salvos sin hacer acepción de personas; no hay nadie que por más autoridad que tenga no necesite a Dios.


Siguiendo nuestro estudio podemos analizar las palabras que Pablo utiliza:

Oraciones: Hablar, estar en comunión con el Padre.

Peticiones: significa acercarse con confianza y de manera personal para intervenir o interceder por otras personas.

Acción de gracias: agradecer a Dios, debe estar presente en todas las oraciones.

Y este es el objetivo de cumplir la invitación que Pablo le hace a Timoteo, hacer la Voluntad de Dios, y Él se agrada de vernos hacer esta tarea. Además, nos muestra que Dios no se complace con que los hombres se pierdan, Él desea que tanto hombres como mujeres, ricos o pobres, enfermos o sanos, hombres en autoridad y hombres que se someten a la autoridad, sean salvos.

Pablo reafirma su autoridad cómo apóstol de Jesús, de forma que podemos entender que su «exhortación» no proviene de sus propios pensamientos, sino del mismo Jesús. Entonces, Pablo en lugar de indicar la actitud y vida espiritual correcta al orar, utiliza la frase «Levantando manos santas, sin ira ni contienda». Entonces, las instrucciones de Pablo son que al orar llevemos una vida santa, esto es sin rivalidades ni envidias, esto no agrada a Dios y hace difícil orar, por eso Jesús nos dice que interrumpamos nuestra adoración, si es necesario, para hacer La Paz con otros (Mateo 5: 23-24); nuestra meta debe ser tener una relación correcta con Dios y con los demás y además FIlipenses 2: 14 nos dice «Haced todo sin murmuraciones y contiendas».


Es hora de reflexionar sobre la importancia, la prioridad y la URGENCIA de la oración en nuestras vidas. Que la iglesia del Señor sea un pueblo conocido por su dependencia total del Poder de Dios.



VIERNES 18 DE DICIEMBRE


QUE NO TE INTIMIDE

• 1 SAMUEL 17: 45-47 •



Hace unos años asistí a una reunión de pastores para servir como traductor a un predicador que venía de Canadá. Al iniciar la reunión, el pastor anfitrión expresó su inseguridad y nerviosismo por estar frente a una audiencia de pastores y ministros. Estuvo varios minutos justificando por qué se sentía intimidado.


Aquel predicador canadiense se me acercó y me dijo: “- Lo único que nos debe impresionar de las personas es la Santidad de Jesús en sus vidas. Todo lo demás… que no te intimide”.


Es fácil que nos sintamos intimidados frente a los desafíos de la vida: una familia por levantar, un ministerio por desarrollar, un empleo por conseguir, una deuda por pagar, etc. La Biblia nos cuenta una historia increíble con varias lecciones prácticas para vencer al gigante de la intimidación; se trata de la historia de David y Goliat. Dejemos que las palabras del joven pastor de ovejas nos animen a enfrentar con fe aquello que nos intimida.

“—Tú vienes contra mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR Todopoderoso, el Dios de los ejércitos de Israel, a quien has desafiado” (V. 45). David nos revela dos maneras de pararse ante la vida: confiando en lo que tienes en tus manos o confiando en Quién te tiene en Sus manos.

Goliat venía con una espada en la mano; David venía en las Manos de Dios. Cuando algo te intimide porque no tienes el talento, la experiencia, los diplomas, los contactos que otros sí tienen en sus manos, recuerda que es Dios quien sostiene tu vida. Entonces podrás ver que el Señor no sólo te dará la victoria en tus luchas diarias sino que las utilizará para poner en tus manos las herramientas que necesitarás en el futuro. Recuerda que más adelante en la historia, David utilizó la espada de Goliat mientras tuvo que huir perseguido por el rey Saúl.


105 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo