Buscar

Lecturas de Agosto 05 al 11



LUNES 05 DE AGOSTO

DIOS SE HIZO HOMBRE

• JUAN 1:1-18


Juan, un discípulo, escribió su Evangelio para edificar la fe y la confianza en Jesucristo. Su libro es una presentación temática de la vida de Jesús. Se inicia vinculando a Jesús, el Verbo, con el Dios de la creación. La encarnación de Jesús es, pues, un gran acontecimiento.


El Verbo era una expresión muy usada por teólogos y filósofos, judíos y griegos de maneras diferentes. En las Escrituras hebreas, el Verbo era un agente de creación, la fuente del mensaje de Dios a su pueblo por medio de sus profetas. En la filosofía griega, el Verbo era el principio de la razón que gobernaba al mundo o el pensamiento que estaba aún en la mente, mientras que en el pensamiento hebreo, el Verbo era otra forma de decir Dios.


Juan muestra a Jesús como un ser humano que conocía y amaba, pero que era a la vez el Creador del universo, la suprema revelación de Dios, la imagen viviente de la santidad de Dios, y «todas las cosas en Él subsisten» (Colosenses 1:17).Para los judíos, «el Verbo era Dios» era una blasfemia. Para los lectores griegos, «aquel Verbo fue hecho carne» era impensable. Para Juan, este nuevo entendimiento del Verbo era el evangelio, las buenas nuevas de Jesucristo.


Cuando Dios creó, hizo algo de la nada. Debido a que somos seres creados, ¿de qué nos enorgullecemos?. Existimos sólo porque Dios lo quiso, tenemos dones porque Dios nos los ha dado. Con Dios usted es algo especial; separado de Dios no es nada, y si intenta vivir sin Él, abandonará el propósito por el cual fue hecho.


Siguiendo a Jesús, la luz verdadera, evitamos andar como ciegos y caer en el pecado. Él ilumina la senda que tenemos delante, para que sepamos cómo vivir, disipa la oscuridad del pecado de nuestras vidas.


MARTES 06 DE AGOSTO

SANTIFICACIÓN POR EL ESPÍRITU SANTO

• 2 TESALONICENSES 2:13–17 •


En este pasaje bíblico el Señor nos enseña, por medio de Pablo, de manera firme que la salvación empieza y termina con Dios. No podemos hacer nada para obtenerla por nuestros propios méritos, debemos aceptarla como regalo de Dios; no hay otra forma en que podamos obtener el perdón de nuestros pecados. Pablo anima a los creyentes, recordándoles que fueron elegidos por Dios desde el principio y que la santificación es el proceso de crecimiento cristiano a través del cual el Espíritu Santo nos lleva a la semejanza de Cristo.Se nos comunican las buenas nuevas para poder participar de la gloria de Jesucristo y enfrentar presiones por persecuciones, falsos maestros, mundanalidad y apatía para renegar de la verdad y abandonar le fe.


Dios ha escogido al creyente desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad; creciendo en la Gracia, estudiando la Palabra de Dios fortaleciéndose y desarrollándose espiritualmente. Es la Palabra lo que permite al creyente estar firme, fiel y estable.


El Señor Jesucristo trae consuelo a nuestros corazones y lo hace por medio de su Palabra, la cual nos afirmará, nos fortalecerá, para que tanto en obra, como en palabras hagamos todo lo que sea bueno y nos presentamos aprobados ante Dios.


La palabra de Dios no solo nos consolará, sino que también nos edificará y al estar arraigados en ella, nos confirma y afirma para no ser arrastrados por cualquier viento de doctrina. Nuestras mentes y corazones deben estar centrados en Cristo Jesús. Esto evitará que vayamos tras cada moda o novedad que nos llame la atención; necesitamos estar arraigados y afirmados en la fe.


Si usted cree firmemente que Cristo un día vendrá, debe mantenerse muy ocupado ahora, trabajando para Él, llevando a cabo la obra del Señor aquí en la tierra.”

MIÉRCOLES 07 DE AGOSTO

JESÚS NOS GUARDA EN COMPLETA PAZ

• ISAÍAS 26 •


Qué difícil es no dejarnos de preocupar o perturbar la mente cuando estamos en medio de dificultades sean financieras, físicas (salud), familiares; y es aún más difícil confiar en el Señor y sus promesas pues sólo vemos un caos familiar cuando los diagnósticos son en contra o cuando la economía está en déficit.


En el versículo tres hay una promesa para estos tiempos de dificultad: “El Señor guarda en completa paz, a aquel cuyo pensamiento en Él persevera.


Al leer este verso nos damos cuenta de cuan bendecidos son los hijos de Dios, porque la paz es para los que confían en la obra terminada de Cristo para la salvación, confirmada en su resurrección.


Y es que el Señor Jesucristo procuró la paz para todos en la cruz y la paz que Él transmite a tu corazón y mente es por medio del Espíritu Santo como está escrito en Gálatas 5:22: “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad”.


Esto requiere fe y acción porque la fe sin obras es muerta, esto quiere decir que creemos con la mente, confiamos con el corazón y actuamos para que Dios bendiga la obra de las manos porque Él nos dará lo que promete.


Tenemos que tener en cuenta que la paz de Dios no siempre es la eliminación de los problemas en nuestras vidas, pero es Su presencia la que nos da libertad en el interior de nuestra alma; incluso en medio del dolor, la enfermedad y la tristeza, podemos tener Su paz.


“Coloca tu confianza en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Toma en cuenta a Dios en tus acciones y Él te ayudará en todo.”

Proverbios 3:5-6.



JUEVES 08 DE AGOSTO

¡¡¡¡¡¡ESE DÍA SE CUMPLIRÁ!!!!!!

• 2 PEDRO 3:8-18 •


Todo predicador en su mensaje ha de reconocer que el Señor ha de venir para preparar a su pueblo, para que viva conforme a la voluntad divina. Porque el ladronzuelo sólo entra a una propiedad cuando cree que no será sorprendido en flagrancia, cuando nadie esté presente, cuando menos se lo esperen.


Isaías profetizó acerca de un cielo nuevo y una tierra nueva (Isaías 66:22) Nosotros como pueblo de Dios esperamos el cumplimiento de esta profecía que tendrá lugar de seguro cuando el Señor haya de venir a juzgar a los vivos y a los muertos.


Pedro nos exhorta a vivir de manera que no se encuentre en nosotros con tres cosas específicas: sin mancha alguna, sin defecto y en paz. Sin macha que corrompa nuestro servicio y honra para con Dios, encontrarnos sin defecto es algo que sólo puede ocurrir cuando operamos en la gracia de Dios y en paz.


Debemos aprender a tener prudencia y sabiduría en lo que concierne al conocimiento de las escrituras para que no traguemos entero todo aquello que se nos predica, también para que no seamos arrastrados por aquellos que enseñan cosas engañosas, por creyentes libertinos que harán que caigamos y perdamos la estabilidad que ya habíamos logrado en el Señor.


Finalmente, no nos dejemos influen- ciar por enseñanzas engañosas y por personas que no someten su naturaleza carnal viviendo bajo su influjo, vayamos en pos de crecer en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo añadiendo a nuestra fe, virtud, conocimiento y entendimiento de las escrituras, dominio propio y paciencia, para que el amor de Dios en fraternidad y presencia sea manifiesto a todos.