Buscar

Lecturas del 30 de Marzo al 5 de Abril

Actualizado: 1 de abr de 2020



LUNES 30 DE MARZO


MANTENER LA UNIDAD DE LA IGLESIA

• 1 CORiNTiOS 1:10-17 •

El apóstol Pablo comienza a tocar los problemas que la iglesia estaba atravesando. Trata de arreglar los problemas de división entre ellos, enseñándonos que la iglesia de Cristo debe estar unida.

Pablo fundamenta su acusación no basado en rumores o testigos falsos, sino que revela la fuente de su información; esto nos enseña que para confrontar a los que hacen mal se debe contar con testigos que estén dispuestos a sacar a la luz los errores de los demás con la finalidad de corregirlos. Lamentablemente, hoy en día, vivimos en medio de una serie de murmuradores cuyas palabras sólo son rumores sin fundamento, combinados con un montón de mentiras y algo de verdad.

Al parecer se habían creado al menos cuatro grupos dentro de la iglesia de Corinto. El primero, era los que se hacían llamar los de Pablo. Posiblemente este partido lo constituían los cristianos gentiles, en su mayoría, que compartían las enseñanzas de la salvación por gracia, sin la necesidad de las obras de la Ley. Otros decían ser de Apolos. Apolos era oriundo de la renombrada ciudad de Alejandría, muy famosa en su tiempo por su alta educación. Aunque tenía un dominio cabal de las Escrituras y enseñó sobre Jesús, en Éfeso, tuvo que ser instruido por Aquila y Priscila para así ganar un conocimiento más preciso del camino de salvación.

Pablo, pregunta: ¿Acaso está dividido Cristo?; definitivamente no. En esta carta y en Romanos, el apóstol compara la iglesia con un cuerpo, donde Cristo es la cabeza y como tal necesita estar unido para su buen funcionamiento. También pregunta: ¿Fue crucificado Pablo por vosotros?; definitivamente no. Es obvio que, Pablo no murió por ellos, menos Apolos o Pedro, o cualquier otro hombre de esta tierra, sino solamente Cristo, a Quien debemos nuestra completa devoción y entrega. Finalmente pregunta: ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?; definitivamente no. El bautismo obedece a una ordenanza del mismo Cristo.


MARTES 31 DE MARZO


JESÚS ES TU CREADOR

• COLOSENSES 1:15-23 •


…porque por medio de él fueron creadas todas las cosas (V. 16a)


Increíble confirmación de que Jesús es Dios, la imagen visible y el Creador de todo en los cielos y en la tierra, lo visible y lo invisible. Si alguna duda había respecto a la divinidad de Jesús, este pasaje la deja totalmente disipada, ratificando que todo fue creado por Él y para Él. Entonces, Él es nuestro Creador y Salvador. Cada respiro que damos es un regalo Suyo, de manera que lo mínimo que podemos hacer al despertar cada día es agradecer el don de la vida, independientemente de cómo nos estemos sintiendo.

Este acto de gratitud, nos conecta con Dios y nos ayuda a empezar victoriosos el día. El reconocerle como Dios nos da el derecho de ser justificados, defendidos y declarados libres e inocentes. En éstos momentos en que el mundo se sumerge en una total incertidumbre, en que nos vemos obligados a estar prevenidos y cumpliendo con medidas que atentan con nuestra estabilidad financiera, por el colapso económico que atraviesa el planeta, ¡qué mejor opción podemos tomar, que la de llevar todos nuestros pensamientos y planes a los pies de Cristo!

Si todas las cosas subsisten en Él, la mejor actitud nuestra es permitir que Jesús sea todo en nuestra vida, pues entonces todos resistiremos y subsistiremos mientras haya más de Él en nosotros (Juan 3:30). A Dios le plació habitar en Él, pero también hoy habita en nosotros, lo que nos fortalece sabiendo que siempre está con nosotros y para nosotros, esta es la base de nuestra plena confianza, en que esto pasará y saldremos victoriosos en la prueba.


A fin de presentarlos santos, intachables e irreprochables delante de él (V. 22a).


MIÉRCOLES 1 DE ABRIL


SIEMPRE DAR GRACIAS A DIOS POR NUESTROS HERMANOS

• 2 TESALONICENCES 1:3-12 •

La iglesia de Tesalónica crecía en fe y amor, evidente en su actuar. La fe crece en la medida en que el conocimiento de la Palabra es mayor y su práctica se acrecienta y asienta en el amor.


Perseverar y soportarlo todo son parte del crecimiento espiritual del creyente, pues éste confía en que todo ha sido dispuesto por el Señor, para su edificación y perfeccionamiento.


La consecuencia de todo acto injusto sembrado en la vida, se recoge en sufrimiento, pero este sufrimiento tiene la intención de despertar el corazón de aquel que ha actuado mal, aunque para algunos sólo genera endurecimiento de su corazón.


El sufrimiento en el creyente es temporal, mientras se descubre el propósito y sentido que tiene; cuando éste se resuelve, la angustia desaparece y el reposo de Dios se hace evidente en nuestras vidas; la ansiedad permanece en la ignorancia, pero cuando se encuentra la Verdad, el quebranto es el camino al despertar de nuestra consciencia hacia Dios. La manifestación del Señor en fuego representa la purificación que tendrá lugar en la tierra, y la aparición de los ángeles tiene un sentido de autoridad y poder.


Entonces se desatará la retribución sobre aquellos que no le conocieron, ni obedecieron; es claro que, se hace énfasis en aquellos que no le conocieron, no porque no tuvieran la oportunidad, sino porque no se dieron la oportunidad de establecer una relación con Él. También se habla de aquellos que, entendiendo la verdad, no obedecieron al mensaje que les fue presentado y encargado.


Cuando oramos por alguien no lo hacemos para que cambie según nuestras expectativas, sino que debemos orar para que Dios les halle dignos de Su llamamiento, y para que sean perfeccionados por Dios dispuestos al bien y obrar conforme a la fe.


Cuando alguien se encuentre dispuesto para ser perfeccionado, deje atrás todo apego, egocentrismo y mentira.


JUEVES 2 DE ABRIL


JESÚS: NUESTRO ABOGADO

• ROMANOS 8:28-39 •


“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (V. 28).


Esta promesa no es para todos. Es sólo para los que aman a Dios y forman parte de los planes divinos, ella no significa que todo lo que nos pasa es bueno. Los «llamados» son todos a los que el Espíritu Santo convence, enseña por qué orar, muestra cómo hacerlo, acalla temores y ayuda a superar todas las desilusiones, permitiendo que reciban a Cristo.


Estas personas tienen una nueva perspectiva en la vida. Confían en Dios, buscan Su seguridad en el cielo, no en la tierra en los tesoros de la vida, aprenden a aceptar el dolor y la persecución, porque Él está con ellos. Reconocen que la humanidad se creó para servir y glorificar a Dios. Si usted aceptó a Cristo, regocíjese porque Dios siempre lo ha conocido. Su amor es eterno. Su sabiduría y poder son supremos. Él le guiará y le protegerá hasta el día en que llegue a Su presencia.


Pablo dice que Jesús ruega a Dios por nosotros en el cielo. Dios nos absolvió y quitó nuestro pecado y culpa; es Satanás, no Dios, el que nos acusa. Cuando esto sucede, Jesús es el abogado que está a la diestra de Dios para defendernos.

35-39 Estos versículos contienen una de las promesas más reconfortantes de todas las Escrituras. Lo