Buscar

Lecturas del 3 al 7 de Agosto


LUNES 3 DE AGOSTO


EL REY DE GLORIA

• SALMOS 24 •


1. El Señor domina el mundo Vs. 1-2

David nos muestra al Señor como el Creador y Dueño de la tierra. La cual no le pertenece a quienes hoy la gobiernan, y que quieren dirigirla pues en realidad le pertenece a Dios.


2. ¿Quién ascenderá a donde está El Señor? Vs. 3-6

A la pregunta del V. 3, cuya respuesta está en el V. 4, se nos enseña que los únicos que van a ascender a aquel monte del Señor, serán aquellos que tienen manos limpias y un corazón puro, que no han adorado a ídolos vanos ni jurado por dioses falsos. Nadie podrá estar allí por sus propios méritos. Sólo estaremos en aquel lugar, por Cristo. Él se ha encargado de presentarnos ante el Trono de la Gracia, porque hemos confiado en Él como Salvador. Vs. 5 y 6: Y por esto recibiremos bendición, absolución ante el Juez, porque al Dios ante el cual venimos es de Salvación o sea que, la raíz del asunto no está en nosotros sino en su Voluntad de salvar.


3. Un Cántico al Rey de Gloria Vs. 7-10

Ahora imaginémonos cómo ellos entraban en Jerusalén cantando, a una voz, y desde las puertas preguntaban: ¿Y quién es este Rey de Gloria? Y el coro respondía versículos 8 y 9. Y otra voz desde las puertas preguntaba nuevamente ¿Quién es este Rey de Gloria? Y nuevamente el coro respondía y esta vez probablemente todo el coro y acompañado por la orquesta, lo que leemos en la segunda parte del verso 10.


Este pasaje ilustra dos eventos: Uno es una imagen del momento en que el Señor regresó al cielo y dos una imagen de Su regreso a la tierra.


El mundo no le conoce, le ha rechazado, pero este Salmo nos da la respuesta. El Rey de Gloria es el Señor, el Fuerte y Valiente, el Señor, el Poderoso en batalla. Las puertas se abrirán para permitir la entrada del Rey de Gloria. Él es el Señor Todopoderoso, es el Señor Jesucristo. Él es el Rey de reyes y el Señor de señores.


Puede usted pensar, estimado hermano, sobre cuál es su relación personal con Dios y con el Señor Jesucristo.



MARTES 4 DE AGOSTO


DERROTAS EN VICTORIAS - FINALES EN PRINCIPIOS

• MATEO 27:21 - JUAN 11:4 •



¿Sabías que nuestro Dios es especialista en convertir derrotas en victorias y donde todos vemos un final, Él lo convierte en un principio? En la Palabra de Dios podemos encontrar muchos ejemplos de esos, podemos ver que un día Marta y María vieron el final de la vida de su hermano Lázaro, pero Jesús lo convirtió en el principio de una nueva vida; podemos ver a David en una de sus más grandes derrotas, su pecado de adulterio con Betsabé, dice la Palabra que David se arrepiente de su pecado y lo que vemos como una derrota, el Señor lo convierte en una victoria ya que, del linaje de David y Betsabé viene nuestro Salvador Jesucristo.


También podemos ver lo que para muchos fue la más grande derrota, cuando a Jesús lo ponen frente al pueblo junto a Barrabás para decidir quién debe ser libre, el pueblo eligió a Barrabás; muchos dirían que el Señor fue derrotado, cada vez que fue azotado, humillado y al no salir ni una sola palabra de su boca, seguramente veían a un hombre fracasado, incluso sus discípulos no podían creer que Aquel hombre al que vieron hacer grandes milagros se encontrara al borde de la muerte, y como un ejército al borde de la derrota, declararon la retirada. Pedro uno de sus discípulos se avergonzó y lo negó.


Y finalmente, al ver todo el pueblo a Jesús crucificado, seguramente pensaron que ya había perdido la batalla; lo que no sabían era que, en ese momento, en donde ellos veían una derrota se estaba forjando la más grande victoria de la humanidad: Jesucristo nos estaba dando la victoria sobre la muerte y sobre el pecado, nos dio un pase directo a la comunión con el Padre.


Mi hermano, si tú ves tu vida y piensas que es el final, quiero decirte que el Señor quiere convertirlo en un principio. Tal vez pienses que perdiste la batalla ante el pecado; el Señor hoy te dice que quiere darte la victoria, sólo tienes que arrepentirte de lo que has hecho mal, y te dice como le dijo a aquella mujer que querían apedrear: ni yo te condeno, vete y no peques más. Recuerda siempre confiar en Él y tener FE. Cielo y tierra pasarán más su Palabra no pasará.



MIÉRCOLES 5 DE AGOSTO


FECHA DE CADUCIDAD NOT FOUND

• ÉXODO 3:1-6 •


Es probable que hoy surjan muchas frases como: “esto no cambiará, será nuestro fin, ya todo está dicho, o hay que luchar más fuerte para conseguir lo que queremos”; sin lugar a dudas todo lo que vemos con los ojos del alma tiene una fecha de vencimiento, pues es como si ya fuera tu final, o tus días tendrían que terminar haciendo lo que ahora es tu presente. En la historia que vamos a relatar hoy, Dios escoge a un hombre que había pasado por diferentes etapas de su vida, siendo preparado para un futuro inimaginable, y tal vez en su interior creería que la situación actual que estaba viviendo iba ser su final, sin saber que era su tiempo de entrenamiento para un futuro prometedor.


1. Despertar tu curiosidad: El Señor llamó la atención de Moisés al mostrarle un arbusto en llamas que no se consumía. Cuando el Señor llamó la atención en tu vida ¿Cómo llegó a ser tu norte, a tocar tu corazón para un llamado específico?

2. Desprenderse de sí mismo: Moisés tuvo que quitarse su calzado, despojarse de su humanidad para entrar en la Presencia de Dios, acudir a Su llamado, cumplir con Su propósito. ¿De qué te tienes que desprender hoy?: “Todo eso lo he dejado a un lado, y lo considero basura, con tal de llegar a conocer bien a Cristo, pues no hay mejor conocimiento. Y quiero que Dios me acepte, no por haber obedecido la Ley, sino por confiar en Cristo, pues así es como Dios quiere aceptarnos” Filipenses 3-7 TLA.

3. Darte un Propósito de vida: Todas las etapas de tu vida desde que tienes uso de razón han sido una preparación en el Plan de Dios para cumplir un propósito.


Conclusión

“En realidad, también yo he muerto en la cruz, junto con Jesucristo. Y ya no soy yo el que vive, sino que es Jesucristo el que vive en mí. Y ahora vivo gracias a mi confianza en el Hijo de Dios, porque él me amó y quiso morir para salvarme” Gálatas 2:20 (TLA).


Aplicación

Dios lo podría hacer todo Él mismo, pero es más común que la obra de Dios se haga con y a través de las personas, y nosotros somos colaboradores juntamente con Él (2 Corintios 6:1).



JUEVES 6 DE AGOSTO


UN CASTIGO AMOROSO

• JEREMÍAS 32:36-44 •