Buscar

Lecturas del 3-7 de Mayo


LUNES 3 DE MAYO


BENDICIONES ESPIRITUALES

Efesios 1:3-14


Pablo escribió esta carta a la iglesia de Éfeso y a todos los creyentes, con fin de darles una enseñanza profunda en la manera de nutrir y mantener la unidad de la iglesia; en ella envía bendiciones espirituales, para que sepamos que, en Cristo tenemos todos los beneficios de conocer a Dios: salvación, adopción, perdón, visión, dones del Espíritu, poder para hacer la Voluntad de Dios y esperanza de eternidad con Cristo. Viviendo en Cristo, podemos disfrutar de estos privilegios. Las bendiciones que vienen de los lugares celestiales en Cristo, son eternas, no temporales.


Destaca Pablo: “nos escogió en Él” (V. 4) para enfatizar que la salvación depende por completo de la gracia de Dios. No porque lo merezcamos. No influimos en la decisión de Dios para que nos salve, lo hace de acuerdo a Su plan. Por lo tanto, no hay lugar para creer que la salvación dependa de nosotros ni lugar para el orgullo. La salvación se originó en la mente eterna de Dios mucho antes de que existiéramos. Dios nos escogió y cuando llegamos a pertenecerle por medio de Jesucristo, nos mira como si nunca hubiéramos pecado. Todo lo que podemos hacer es agradecerle por Su maravilloso amor.


El creyente reconciliado y adoptado, el pecador perdonado, da toda la alabanza de su salvación a su bondadoso Padre. Su amor estableció este método de redención, no escatimó a su propio Hijo, y trajo a los creyentes a que oyeran y abrazaran esta salvación. Fue riqueza de su gracia proveer como garantía a su propio Hijo, y entregarlo libremente. Este método de la gracia no estimula el mal; muestra el pecado en toda su odiosidad. Las acciones del creyente, y sus palabras, declaran las alabanzas de la misericordia divina.

Cristo unió en Su persona los dos bandos en disputa, Dios y el hombre, y dio satisfacción por el mal que causó la separación. Obró por su Espíritu las gracias de fe y amor por las cuales somos hechos uno con Dios, y unos con otros. Dispensa todas sus bendiciones de acuerdo a su beneplácito. Su enseñanza divina condujo a los que quiso, a que vieran la gloria de las verdades, mientras otros fueron dejados para blasfemar. Para esto fuimos hechos y para esto fuimos redimidos; este es el gran designio de Dios en todo lo que ha hecho por nosotros; que todo sea atribuido para la alabanza de Su gloria.


Con la cual nos hizo “aceptos en el Amado” (V. 6) significa que Dios nos aceptó por gracia, aunque no lo merecíamos y ahora pertenecemos a Su querido y amoroso Hijo. Cuya muerte señala dos verdades maravillosas: redención y perdón. Redención era el precio pagado para obtener la libertad de un esclavo. Con su muerte, Jesús pagó el precio para liberarnos de nuestra esclavitud al pecado. El perdón se garantizaba en los tiempos del Antiguo Testamento con base en la sangre vertida de animales y ahora recibimos el perdón con base en el derramamiento de la sangre de Jesús, quien fue el sacrificio perfecto y verdadero.



MARTES 4 DE MAYO


LA SOBERANÍA DE DIOS

Job 1:1-22



Dios es soberano sobre todas las cosas, ángeles escogidos y caídos, sobre cada detalle de Su creación, por eso las preguntas que le hace a Job, y eso incluye el sufrimiento de los suyos. Dios es soberano aun de lo que padecen Sus hijos. Creer esto ahora es lo que nos ayudará cuando lleguen las pruebas a pasarlas en victoria. Dios es el dueño absoluto de nuestras vidas.