Buscar

Lecturas del 3-7 de Mayo


LUNES 3 DE MAYO


BENDICIONES ESPIRITUALES

Efesios 1:3-14


Pablo escribió esta carta a la iglesia de Éfeso y a todos los creyentes, con fin de darles una enseñanza profunda en la manera de nutrir y mantener la unidad de la iglesia; en ella envía bendiciones espirituales, para que sepamos que, en Cristo tenemos todos los beneficios de conocer a Dios: salvación, adopción, perdón, visión, dones del Espíritu, poder para hacer la Voluntad de Dios y esperanza de eternidad con Cristo. Viviendo en Cristo, podemos disfrutar de estos privilegios. Las bendiciones que vienen de los lugares celestiales en Cristo, son eternas, no temporales.


Destaca Pablo: “nos escogió en Él” (V. 4) para enfatizar que la salvación depende por completo de la gracia de Dios. No porque lo merezcamos. No influimos en la decisión de Dios para que nos salve, lo hace de acuerdo a Su plan. Por lo tanto, no hay lugar para creer que la salvación dependa de nosotros ni lugar para el orgullo. La salvación se originó en la mente eterna de Dios mucho antes de que existiéramos. Dios nos escogió y cuando llegamos a pertenecerle por medio de Jesucristo, nos mira como si nunca hubiéramos pecado. Todo lo que podemos hacer es agradecerle por Su maravilloso amor.


El creyente reconciliado y adoptado, el pecador perdonado, da toda la alabanza de su salvación a su bondadoso Padre. Su amor estableció este método de redención, no escatimó a su propio Hijo, y trajo a los creyentes a que oyeran y abrazaran esta salvación. Fue riqueza de su gracia proveer como garantía a su propio Hijo, y entregarlo libremente. Este método de la gracia no estimula el mal; muestra el pecado en toda su odiosidad. Las acciones del creyente, y sus palabras, declaran las alabanzas de la misericordia divina.

Cristo unió en Su persona los dos bandos en disputa, Dios y el hombre, y dio satisfacción por el mal que causó la separación. Obró por su Espíritu las gracias de fe y amor por las cuales somos hechos uno con Dios, y unos con otros. Dispensa todas sus bendiciones de acuerdo a su beneplácito. Su enseñanza divina condujo a los que quiso, a que vieran la gloria de las verdades, mientras otros fueron dejados para blasfemar. Para esto fuimos hechos y para esto fuimos redimidos; este es el gran designio de Dios en todo lo que ha hecho por nosotros; que todo sea atribuido para la alabanza de Su gloria.


Con la cual nos hizo “aceptos en el Amado” (V. 6) significa que Dios nos aceptó por gracia, aunque no lo merecíamos y ahora pertenecemos a Su querido y amoroso Hijo. Cuya muerte señala dos verdades maravillosas: redención y perdón. Redención era el precio pagado para obtener la libertad de un esclavo. Con su muerte, Jesús pagó el precio para liberarnos de nuestra esclavitud al pecado. El perdón se garantizaba en los tiempos del Antiguo Testamento con base en la sangre vertida de animales y ahora recibimos el perdón con base en el derramamiento de la sangre de Jesús, quien fue el sacrificio perfecto y verdadero.



MARTES 4 DE MAYO


LA SOBERANÍA DE DIOS

Job 1:1-22



Dios es soberano sobre todas las cosas, ángeles escogidos y caídos, sobre cada detalle de Su creación, por eso las preguntas que le hace a Job, y eso incluye el sufrimiento de los suyos. Dios es soberano aun de lo que padecen Sus hijos. Creer esto ahora es lo que nos ayudará cuando lleguen las pruebas a pasarlas en victoria. Dios es el dueño absoluto de nuestras vidas.

1. JOB 1:1 HUBO UN VARÓN EN TIERRA DE HUS, LLAMADO JOB

(V. 1) Hubo un varón en tierra de Hus, llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, y temeroso de Dios, y apartado del mal.

La descripción con que retratan a Job como hombre perfecto (tam: completo moralmente) tiene que ver con la integridad de Job, era un hombre confiable y moralmente correcto.


Recto (yashár: íntegro, justo, razonable, recto) tiene que ver con su lealtad a la ley de Dios. Estos dos adjetivos nos hablan de un hombre que cuando se enfrenta con una decisión, intenta hacer lo correcto.

Y temeroso de Dios, y apartado del mal. Este es el segundo par de adjetivos que describen un hombre justo y honorable. El hecho de que Job temía a Dios significa que se maravillaba en Dios – que comprendía su lugar en relación con Dios. “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová” (Salmos 111:10). El hecho de que Job se alejaba del mal significa que no sólo decidía hacer el bien sino que también decidía evitar el mal. Dos decisiones conscientes y hechas con propósito. No permitía ser tentado. Cuando entraba en contacto con el mal, se alejaba rápidamente. Era un hombre de integridad – no un hombre sin pecado-. Hacía ofrendas quemadas, algo que servía como expiación de sus pecados y los pecados de su familia (V. 5).


2. JOB 1:2-22 ¿NO HAS CONSIDERADO A MI SIERVO JOB?

El libro empieza estableciendo el limpio carácter de Job (1:1, 5) y su prosperidad (Vs.2-4). Nos presenta la reunión de seres celestiales incluyendo a “Satanás” (V. 6).


Dios le pregunta a Satanás dónde ha estado y éste dice que viene: “De rodear la tierra, y de andar por ella” (V. 7). Satanás no dice porque ha estado rodeando la tierra y no hace ninguna pregunta de lo que encontró. No obstante, Dios le responde diciendo, “¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios, y apartado de mal?” (V. 8).


Satanás responde con una pregunta: “¿Teme Job a Dios de balde?”. Implica que Job sirve a Dios porque Dios le ha bendecido – y que Job pronto le abandonará si percibe que Dios le ha abandonado. Satanás reta a Dios: “Mas extiende ahora tu mano, y toca a todo lo que tiene, y verás si no te blasfema en tu rostro” (V. 11). En vez de hacerlo, Dios le da permiso a Satanás para que él mismo lo haga (V. 12). Esto resulta en la muerte de los hijos de Job y en la pérdida de sus muchas posesiones (Vs. 13-19).


Pero en lugar de maldecir a Dios, Job dice, “Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo tornaré allá. Jehová dio, y Jehová quitó: sea el nombre de Jehová bendito” (V. 21). “En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno” (V. 22).

¿Como has reaccionado durante este tiempo difícil que estamos viviendo?



MIÉRCOLES 5 DE MAYO


CÓMO SE DEBE VIVIR

Filipenses 2:12-18


En el capítulo 1, Pablo, nos presenta la forma del vivir cristiano. Este capítulo está resumido en un versículo que dice: Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. El Señor Jesucristo era el centro de la vida del Apóstol Pablo. Ahora, en el capítulo 2, de Filipenses, el Apóstol presentó las normas para el vivir cristiano. Las normas se resumen en conocer la mente y el pensar de Cristo.


Cuando Pablo dijo que Cristo es la norma del vivir cristiano, es pensar que Cristo tendría que estar en nosotros, por medio del poder del Espíritu de Dios. Cuando hacemos las cosas por nosotros mismos, no sólo no las hacemos bien, sino que siempre nos salen mal.


¿Cómo es nuestro comportamiento cuando nadie nos ve? ¿Podemos decir que vivimos una vida sin dobleces, transparente, sin manchas?


Pablo conocía personalmente a muchos hermanos de la iglesia de Filipos, y hacía bastante tiempo que no los veía, pero se alegraba de escuchar buenas noticias de ellos, seguían creciendo y no se habían apartado del camino del Señor. Pero ahora estando encarcelado y lejos, tenía muchos deseos de volver. Una vida que empieza por fe y que vive por fe, es una fe real y práctica. Dios siempre está cerca, pues Él produce en nosotros el deseo de servirle y buscarlo. Nuestra fe es viva, dinámica, no estática ni religiosa. Dios produce en nosotros el querer como el hacer, pero de nosotros depende el esforzarnos por hacer Su voluntad.


No significa por tu propio esfuerzo, como algunos lo han interpretado. El apóstol está diciendo: “Ahora que estoy ausente, no necesitáis depender de mis conocimientos y consejo. Comenzad a caminar sin mi asistencia, ya que tenéis a Dios en vosotros, y eso es todo lo que necesitáis”. En otras palabras: “Dejad de apoyaros en mí. Comenzad a aplicar estas cosas vosotros mismos”. Esta es una etapa necesaria en el crecimiento de cualquier cristiano.




JUEVES 6 DE MAYO


¡TODO ES FRAUDE!

Isaías 1:10-20



El apóstol Pablo declaró que de acuerdo al estado espiritual, existen dos tipos de personas:

el carnal y el espiritual.

El carnal vive de acuerdo a los deseos de su carne y a las pasiones del mundo.

Mientras que el espiritual vive para Dios y sus pasos son dirigidos por el Espíritu Santo.


En la carta a Gálatas dice que las personas carnales se reconocen porque manifiestan los siguientes frutos…

Gálatas 5:19-21 PDT. “…inmoralidad sexual, impureza, descontrol, idolatría, participar en brujerías,

odio, discordia, celos, iras, rivalidades, peleas, divisiones, envidias, borracheras, parrandas y

otras cosas parecidas…”


Entonces, puede que una persona declare que es cristiana, pero si se manifiestan estos frutos,

no es más que una persona carnal…

Ahora, en el capítulo 6 de Romanos, el apóstol Pablo explica que nosotros los creyentes somos libres del control del pecado.


Así que podemos declarar que estamos muertos al pecado, pero vivos en Cristo.

A medida que crecemos en la fe, Dios a través del Espíritu Santo produce en nuestra vida una transformación.

Romanos 6:1-2 NTV “Ahora bien, ¿deberíamos seguir pecando para que Dios nos muestre más y más Su gracia maravillosa? ¡Por supuesto que no! Nosotros hemos muerto al pecado, entonces, ¿cómo es posible que sigamos viviendo en pecado?”.


En estos versículos Pablo da la idea de vivir un estilo de vida practicando permanentemente el pecado.


Pero, cuando nacemos de nuevo nuestra relación con el pecado cambia para siempre, y entendemos que la Misericordia de Dios no debe convertirse en excusa para vivir un estilo de vida laxo y pecaminoso.


Si hemos muerto al pecado, no debemos vivir aún en él.

Antes estábamos muertos en el pecado, ahora hemos muerto al pecado.

Romanos 6:4 TLA “…Al ser bautizados, morimos y somos sepultados con él; pero morimos para nacer a una vida totalmente diferente…”.


El bautismo simbolizaba la muerte y sepultura de nuestra vieja manera de vivir, pero acto seguido la persona sumergida en el agua bautismal salía buscando aire para respirar, lo que simbolizaba la resurrección a una vida nueva, en Cristo.


Romanos 6:5-7 TLA “Si al bautizarnos participamos en la muerte de Cristo, también participaremos de su nueva vida. 6 Una cosa es clara: antes éramos pecadores, pero cuando Cristo murió en la cruz, nosotros morimos con él. Así que el pecado ya no nos gobierna. 7 Al morir, el pecado perdió su poder sobre nosotros.”


¡¡SOMOS LIBRES DEL PECADO!!


Romanos 6:14 TLA “Así el pecado ya no tendrá poder sobre ustedes, porque ya no son esclavos de la Ley. Ahora están al servicio del amor de Dios”.


Cristo nos redimió del pecado y nos hizo libres.Esta es una frase muy común, la corrupción del mundo ha llegado a tal nivel, que casi es un milagro que, en cualquier situación, negocio, informe, noticia, no se hable del tema. Aunque usted no lo crea, esta porción tiene muchas frases expresadas por el mismo Creador, que nunca hubiera imaginado que Él las diría. He leído la Biblia completa varias veces, pero nunca había reparado en la forma tan fuerte como Dios habla a Su pueblo, en este caso a nosotros.


Antes de revisar la porción que vamos a estudiar hoy, Isaías 1:10-20, vamos a leer el versículo 9 (TLA): “Si el Señor Todopoderoso no hubiera intervenido para salvar a unos cuantos de nosotros, habríamos sido destruidos como lo fueron Sodoma y Gomorra.”.

Estamos viviendo una pandemia, podríamos decir que, como el pueblo de Israel, Dios ha salvado a unos de nosotros, porque con tanto desenfreno en el mundo, también ahora Él podría haber destruido toda la tierra.

Pero miremos cómo nos habla nuestro Padre Celestial, hoy:


V. 10 – Jefes de Sodoma y Gomorra, o sea los peores

V. 11 – Me tienen harto con sus sacrificios, no me los traigan más… Y bueno, ustedes dirán ya no se hacen sacrificios por derramamiento de sangre, pero Dios quiere que sintamos dolor por nuestro pecado, que nos humillemos y nos arrepintamos de ellos. El problema es que muchas veces ni siquiera reconocemos el pecado en nuestras vidas, cuando pensamos mal, cuando hablamos mal, cuando actuamos mal, cuando oímos mal.

V. 12-13 - El incienso que me traen hiede en mis narices. ¡todo es fraude! El fraude es la acción contraria a la verdad y a la rectitud. Dios nos dice que las oraciones que llevamos ante Él sólo tienen la intención de conseguir un beneficio propio, pretendiendo parecer piadosos y tratando de engañar deliberadamente al Padre, olvidando que Él no puede ser engañado.

V. 14 - Los detesto a todos, no puedo verlos ni pintados. ¿Cómo entonces creer que todos iremos al Reino de los cielos, con una afirmación como esta? Claramente Dios es un Dios de Amor, pero también es Fuego consumidor y se cansa de la ingratitud, del pecado y la hipocresía del hombre (Hebreos 12:28-29).

V. 15 - Cuando oren… no miraré ni escucharé. Muchas veces nuestras oraciones no pasan del techo de nuestra casa, porque no somos sinceros, honestos e íntegros con Dios. Pretendemos presentarnos ante el Padre para buscar Su gracia y Su favor, sin hacer nuestra parte. Sin embargo, el Señor, que renueva su misericordia cada mañana nos da la solución.

V. 16 - ¡Oh, lávense, límpiense! Que NO les vea nunca más cometer esas faltas. Dios ve nuestros corazones. Él sabe cómo tratamos a los demás y como nos comportamos fuera de la iglesia. Sabe que no podemos confesar nuestros pecados, porque muchas veces ni siquiera nos damos cuenta que estamos pecando. Eso sólo demuestra que no sabemos Quién es Él, porque de saberlo conoceríamos lo que debemos hacer y cómo lo debemos hacer.

V. 17 - Aprendan a hacer el bien. Lo que significa, aprender a vivir en amor, a ver con amor, hablar con amor, actuar con amor, oír con amor, pensar con amor.

V. 18 – Vengan, arreglemos cuentas. Cuando lo hagamos, confesando nuestro pecado, Él nos limpiará de nuestra maldad (1 Juan 1:9). Él es fiel y justo para perdonarnos y limpiarnos. Nos da la oportunidad de ponernos a paz y salvo. Jesús pagó la deuda y nosotros con nuestra permanencia en el pecado no lo hemos reclamado. Lo hemos recibido por gracia, pero no podemos seguir haciendo lo que nos plazca.

V. 19 - Si me dejan ayudarlos. Dios está aquí para ayudarnos, pero hay una condición. Que podamos obedecer. Es de voluntad propia, es una decisión propia y personal, dejar de ser un fraude.

V. 20 – Pero si continúan… morirán. Es tiempo de dejar de hacer lo que no agrada a Dios, es tiempo de realmente seguir e imitar a Jesús, es tiempo de reclamar el paz y salvo con nuestro Padre Amado y vivir como verdaderos ciudadanos del Reino. dejamos el pecado por amor a Dios.




VIERNES 7 DE MAYO


“SUFICIENTEMENTE COMPLETOS”

Colosenses 2:8-23



Pablo escribió a varias iglesias desde Roma, entre ellas la de Colosas, por un problema de sincretismo religioso que estaba afectando la Iglesia (unión de tradiciones religiosas diferentes que se asimilan mutuamente), por tanto, el apóstol empieza a recordarles el plan de Dios para sus vidas y a Cristo como Señor supremo y suficiente en todo.


1. No se dejen engañar: Los colosenses estaban siendo presionados por filosofías místicas acerca de guardar fiestas, días sábados, y prácticas de ciertas enseñanzas sobre cómo alcanzar la perfección de una forma sobrenatural por medio de seres superiores; todo esto con palabras convincentes, menospreciando y relegando la supremacía de Cristo, dando lugar a un culto extraño. Pablo les recuerda que en Cristo están completos y Él es la cabeza de toda autoridad. Vs. 8-10/16-19.


2. Vivan en Libertad: Pablo les exhorta a que no se dejen juzgar ni deben participar del ascetismo (trato duro del cuerpo para alcanzar perfección moral y espiritual), les recuerda que la circuncisión es del corazón (quitar el pecado de nuestra vida en el momento que nos acercamos a Dios), y no por prácticas del Judaísmo Místico, pues ya estamos completos en Cristo, no por este tipo de rituales. Además, desarmó toda autoridad espiritual triunfando sobre ellos en la Cruz.

3. En Cristo toda la plenitud de Dios habita: Pablo les dice que nada nos hace falta para la salvación y la vida, coloca a Jesús en el lugar que le corresponde, Él está por encima de todo. Porque Cristo mismo, que es Dios, vive en ustedes. Cristo es el cumplimiento de la Palabra, toda fiesta judía o ritual no es necesario, porque en Cristo estamos completos. Todo lo que hagan, haganlo con gratitud y dando gracias por medio de Cristo.


Aplicación: Ninguna influencia externa puede controlar la vida de un creyente, porque Cristo vive en ti, esta carta da testimonio de la suficiencia de Cristo, la Iglesia depende de Él, mantente firme y no te dejes engañar. Te dejo 3 retos:

1. No te dejes presionar por la imposición de nuevas filosofías que capturan tu mente y corazón.


2. Vive agradecido, no te envuelvas por otro tipo de seguridad que no sea Jesús (el trabajo, una relación, comodidades), olvidando que Cristo es Suficiente.


3. Sólo necesitas a Jesús, no necesitas algo más...

75 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo