Buscar

Lecturas del 24 al 28 de Agosto


LUNES 24 DE AGOSTO


JESUCRISTO “ES LA BUENA NOTICIA”

• ROMANOS 1:21-23 •


Al leer este capítulo, resulta vergonzosa tan detallada descripción de la bajeza de los seres humanos, pues nos vemos incluidos en algunas de las conductas propias de quienes desobedecen a Dios, sintiéndonos incómodos al saber que alguna vez fuimos parte de ello.


«Pues habiendo conocido a Dios»: esto no quiere decir un conocimiento personal o íntimo, sino que le conocieron como una Persona y que vieron Su poder en la creación. La caída del hombre en el huerto de Edén es el desprendimiento del conocimiento de Dios y de la comunión con Él.

«No le glorificaron como a Dios»: Por ser autónomos, nos convertimos en el centro y razón de nuestra existencia, vivimos para nosotros y en función de nosotros, tanto así que, ni siquiera Dios puede convertirse en la razón de nuestra vida.

«Ni le dieron gracias». La ingratitud constituye uno de los peores pecados. Shakespeare dijo: «Aborrezco más la ingratitud en un hombre que la mentira, la vanidad, la murmuración, la borrachera o cualquier otra mancha de vicio». El Señor Jesús, sanó a diez leprosos, pero solamente uno volvió para darle las gracias.

«Sino que se envanecieron en sus razonamientos». El verbo para «envanecieron» se deriva de la misma raíz de la palabra de los judíos para ídolos. Cuando el hombre rehúsa retener a Dios en sus pensamientos, entonces la vanidad llena el vacío.


«Y su necio (no inteligente) corazón (lugar de emoción, juicio y voluntad) fue oscurecido», o sea, recibió tinieblas espirituales. Aquí se trata de la rebelión intelectual contra Dios que, continúa aún en el día de hoy. Esto conduce a la inhabilidad para distinguir o discernir entre la verdad y el error. Este es el motivo por el cual, muchos de los intelectuales de nuestros días, se han entregado completamente a ideologías ateas; habiendo rechazado la revelación de Dios, aceptan los razonamientos de los hombres.

Finalmente, Jesucristo es LA BUENA NOTICIA. Porque significa que, quien ha desobedecido a Dios y ha llegado a las circunstancias más absurdas y degradantes, tiene esperanza; que nosotros mismos podemos ser regenerados y liberados del poder del pecado en nuestra vida, y que todo aquello que perdimos y que echamos a perder en nuestra vida de pecado, puede ser ocasión de bien. Claro, si nos volvemos a Dios y permitimos que Él haga de nosotros nuevas criaturas. Esta es la buena noticia, porque si bien la paga del pecado es muerte

(Juan 6:23), Dios vino a deshacer las obras de las tinieblas (1 Juan 3:8).



MARTES 25 DE AGOSTO


EXAMEN DE VISIÓN

• LUCAS 11:33-36 •




Imagina que esta mañana tomas el periódico para leer las noticias. Cuando tratas de enfocar las palabras ves todo distorsionado, como si las letras se movieran. ¿Cuál sería tu conclusión lógica: que algo anda mal con el periódico o que algo anda mal con tus ojos? ¿Llamarías a la sala de redacción del periódico a reclamar por la mala calidad de sus impresiones o llamarías al oftalmólogo para hacerte un examen de visión?


La respuesta es obvia en el plano natural. Pero por alguna extraña razón, en lo espiritual, cuando las personas miran la Palabra de Dios, cuando escuchan el Evangelio, cuando les presentan a Jesús, les parece más lógico sospechar de la Biblia que desconfiar de su propia capacidad de ver.


Esto mismo sucedió con los fariseos y maestros de la Ley, quienes le pedían a Jesús “alguna señal milagrosa del cielo para demostrar su autoridad” (Lucas 11:16). Ellos querían más evidencias de que Jesús es el Hijo de Dios. En respuesta, el Señor les aclaró que Él no estaba escondiendo ninguna evidencia: “Nadie enciende una lámpara y luego la esconde o la pone debajo de una canasta” (Lucas 11:33). Más bien, eran ellos los que no podían ver porque había un problema con sus ojos: “Cuando tu ojo es bueno, todo tu cuerpo está lleno de luz; pero cuando tu ojo es malo, tu cuerpo está lleno de oscuridad” (Lucas 11:34).


En la vida cristiana, hay momentos en que no logramos ver con claridad. Vemos la Bondad del Padre un poco borrosa y su Presencia un tanto lejana. Vemos los problemas muy grandes y su Poder muy pequeño. Vemos el futuro muy oscuro y nuestra vida muy gris. Nos cuesta enfocarnos en Jesús. En esos momentos, te puedo asegurar: NO HAY NADA MAL CON DIOS; es sólo que algo anda mal con tus ojos.



MIÉRCOLES 26 DE AGOSTO


EL ACTUAR EN LA VIDA

• SANTIAGO 2:17 •



Hay dos palabras importantes en la Biblia que si las llevas a la práctica tendrás una vida en “victoria”, son: la Oración y la Obediencia.

La oración es un privilegio que no podemos dejar escapar porque es la oportunidad de hablar con el Padre Dios en todo momento y en cualquier lugar. Es más, mientras Jesús estuvo en la tierra, todos los días oraba dejándonos un modelo de oración llamado “El Padre nuestro”; además, en la Biblia hay muchos versos sobre la oración.

La obediencia la representamos como un soldado, pues cuando entra en la milicia no llega a imponer lo que sabe o su manera de actuar; a él le dicen a qué hora se levanta, a qué hora se acuesta, a qué hora come y si no cumple con lo indicado lo pueden llevar a un juicio militar por desobediente.


Todos tenemos leyes que cumplir y hay tres ámbitos en donde se desarrollan:


1. Ámbito civil que se regula por medio de las autoridades como la policía y los jueces.


2. Ámbito natural, como, por ejemplo, la Ley de la Gravedad que, si arrojo algo el objeto cae. Este tipo de leyes no se pueden cambiar.

3. Ámbito espiritual: al igual que las naturales están allí escritas para todos “justos e injustos” y para obtener el beneficio de estas Leyes, se requiere obediencia en nuestro actuar.


Puedes orar por tus finanzas para que seas próspero y también hay dos principios que debes obedecer: primero no le debas nada a nadie y segundo el que siembra poco cosechará poco y el que siembra en abundancia, abundantemente cosechará.


¿Quieres tener larga vida y que te vaya bien en esta tierra? Honra a tus padres.

¿Quieres tener fe? Debes ser un oidor que aplica la Palabra de Dios.

¿Quieres prosperar? Debes sembrar.

Hay cosas por las que debes orar para conquistar; pero hay otras que ya te han sido dadas y debes obedecer en tu actuar para obtenerlas.



JUEVES 27 DE AGOSTO


LA RAZÓN DE MI EXISTIR

• APOCALIPSIS 2:1-7 •




En Apocalipsis, el apóstol Juan escribió siete cartas a las Iglesias de la época, las cuales contenían un mensaje de parte de Dios que sigue siendo relevante para la Iglesia actual. En el pasaje bíblico de hoy encontramos la primera carta dirigida a la Iglesia de Éfeso. Éfeso era una de las ciudades más importantes en toda Asia, pues su localización geográfica la había convertido en un centro económico, político y cultural. Pablo fue el fundador de la Iglesia allí y estuvo en Éfeso durante 3 años compartiendo todas las enseñanzas de Jesús.


En los versículos 2 y 3, podemos ver cómo Dios tiene un conocimiento íntimo y cercano de la realidad de esta Iglesia, reconociendo su arduo trabajo, su disciplina, su conocimiento doctrinal y su determinación; como seguidores de Jesús habían persistido con paciencia sin darse por vencidos.


Nada de esto está mal, pero en el versículo 4 vemos como la Iglesia de Éfeso había descuidado su primer amor. Robert M’Cheyne lo dijo de esta manera: «Ninguna cantidad de actividad al servicio del Rey compensará el descuido del Rey mismo».


Seguir a Jesús, confiar en su Palabra y obedecerlo significa: AMARLO. Si no hay amor, nuestra relación con Dios se torna fría y mecánica, como una vida que cumple las ordenanzas y mandatos, pero que ha olvidado su razón de existir: AMAR A DIOS.

Si las circunstancias, los problemas o los afanes de la vida te han llevado a descuidar tu relación con Dios, determina hoy en tu corazón restablecer tu conexión con Él; esto requiere de un proceso intencional – el amor no crece automáticamente, pero en el pasaje vemos los pasos a seguir:

1. Recuerda: ¿cómo te enamoraste de Jesús?, recuerda todo lo que Él ha hecho por ti.

2. Arrepentimiento: reconocer que nos hemos alejado y decidir volver a Él.

3. Hacer: ¿qué acciones me acercan a Él? Debemos fortalecer hábitos de oración, ayuno y lectura bíblica.



VIERNES 28 DE AGOSTO



¡LOCOS POR DIOS!, ¿CUERDOS POR USTEDES?

• 2 CORINTIOS 5:11-15 •



Estamos diciéndole a la gente y a nosotros mismos que somos pecadores, necesitamos reconocerlo para que Dios pueda actuar, pidiendo Su intervención y Su obrar en nuestras vidas, reconciliación, restauración y liberación.


Pablo no se está recomendando a sí mismo ni a sus colaboradores ante los corintios, porque ellos sabían quién era él y lo que les había dicho. También saben que muchos viven por la apariencia. No hay problema en aparentar ser bueno, siempre y cuando lo seamos, pero si sólo parecemos y no somos, podemos engañar a los hombres, pero no vamos a poder engañar a Dios en ningún momento.


1 Corintios 1:18 “porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios”. Ahora, sí estamos locos, es por Dios; y, si estamos cuerdos, es por ustedes (V. 13)

El amor de Cristo no es otra elección; cuando alguien nos ama como Cristo lo hace, nosotros tenemos que amarlo, no podemos hacer otra cosa, estamos obligados voluntariamente a amar, así como Él nos ama.

Cristo murió por todos en general, porque todos éramos reos de muerte por el pecado en el que todos habíamos incurrido.


Todos significa: los que, al estar unidos a Cristo por fe, con Él murieron y con Él están crucificados.

Todos murieron se refiere a los creyentes, en el sentido de que, al morir Cristo en la cruz, llevó sobre sí los pecados de ellos, pagó la pena que ellos merecían, murió como Sustituto.

Jesús murió para que nosotros vivamos, no para nosotros mismos; así como Él se desprendió del cielo y entregó todo para salvarnos, Él no quiere que vivamos para nosotros, sino para Él, cumpliendo el propósito para el cual nos envió a esta tierra.


¡A Dios le es manifiesto lo que somos!


178 vistas
LOGO 2019 WHITE-02.png

Síguenos en nuestras

REDES SOCIALES

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter Icono blanco

Calle 20 No. 98-20 | Fontibón, Bogotá, Colombia | +57 298 1021