Buscar

Lecturas del 19-23 de Abril

Actualizado: abr 27


LUNES 19 DE ABRIL


COMO JUZGUES SERÁS JUZGADO

• Mateo 7: 1-2 •


Estos versículos han sido mal interpretados. Para decir que no debemos emitir ningún tipo de juicio; estudiemos lo que el texto nos está diciendo.


El texto nos está diciendo que no debemos emitir ningún tipo de juicio, el contexto nos indica que debido a que después de sacar la viga de tu ojo podrás ver bien para juzgar

(Mateo 7:5); además en el verso 6 tenemos un juicio sobre algunas personas que son como “perros” y “cerdos”.


¿Qué es lo que Jesús nos quiere enseñar en estos versículos?

La clave está en entender el verbo “juzgar” (krino) que significa: decidir, opinar, creer, considerar, afirmar después de comparar, etc.


¿Cómo está usando el Señor “juzgar” en estos textos? En este pasaje no se dice que a un hijo de Dios se le prohíbe juzgar a otras personas. Lo que significa realmente es que no debemos juzgar los motivos internos de los demás, en el sentido de condenarlos, ni de estar por encima, creyéndonos superiores moralmente. Esto era exactamente lo que hacían los fariseos. Ellos veían a los demás como pecadores y se veían como justos, pensando que los demás eran maldecidos por Dios debido a sus pecados.


¿ Cómo debemos juzgar?


1. Con compasión.

Santiago 2:13 “Pues a los que no tienen compasión de otros, tampoco se les tendrá compasión cuando sean juzgados, porque la compasión prevalece sobre el juicio”.


2. Con justicia.

En el Antiguo Testamento, para acusar a una persona, debían declarar dos o tres testigos para probar la acusación.

Éxodo 21:1 advierte: “No te dejes llevar por falsos rumores. No te dejes llevar por el impío para ser testigo falso”.


3. Sin prejuicios.

Esto está muy relacionado con lo anterior, pero esto es aún más grave porque se emite un juicio directamente de un hermano sin ni siquiera conocerlo en realidad sino dejándose llevar solamente por lo externo. Nuestros juicios hacia nuestros hermanos siempre deben tener un límite porque, aunque nosotros podemos ver frutos o a veces no podemos verlo con claridad, sólo Dios es Quien conoce el corazón de cada uno de los hermanos.


4. Sin hipocresía .

Mateo 7:3-5: Jesús pone un ejemplo que probablemente tenía que ver con el oficio de carpintero de su padre José. Como carpintero, Jesús tuvo que haber experimentado muchas cosas que hacían los carpinteros en el mundo antiguo como era cortar, medir, amarrar o mover grandes vigas. Por tanto, la imagen que Jesús usa iba a ser sumamente clara, graciosa y hasta irónica. ¿Se la puede imaginar? “¿Porque miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no miras la viga que está en tu propio ojo? ¿Cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo cuando tienes una viga en el tuyo”.


Esto aplicaba muy bien a los judíos, quienes eran realmente hipócritas, al hacer sus juicios sobre las personas cuando ellos mismo estaban practicando pecados y ocultándolos con la falsa religiosidad para acusar a los otros de pecadores.

Los judíos decían algunas cosas ciertas sobre la Ley, pero condenaban a los demás pueblos como paganos; sin embargo, ellos mismos no vivían de acuerdo con lo que predicaban, sino que eran verdaderamente hipócritas.

Jesús nos enseña que quien está más preocupado de señalar los pecados ajenos que los propios es un hipócrita que no se da cuenta de su propia condición espiritual.


“Hermanos, si alguno es sorprendido en alguna falta, ustedes que son espirituales, restáurenlo con espíritu de mansedumbre. Piensa en ti mismo, no sea que también tú seas tentado”.


“Corregirlo, pero no como a enemigo, ni como adversario exigiendo castigo,

sino como el médico que provee las medicinas”

Juan Crisóstomo



MARTES 20 DE ABRIL


DAVID EJEMPLO DE GRATITUD

• 2 Samuel 9 •



Muchas veces los problemas de nuestra cotidianidad, nos llevan a olvidarnos de la gratitud que debemos y los compromisos que tenemos, no sólo con nuestros amigos, sino para con Dios mismo.


Sin embargo, existen personas que poseen esta manifestación de piedad y no descansan hasta haberlos cumplido. Y los objetos más apropiados para mostrarles bondad y caridad, muchas veces no se encuentran sin buscarlos. Jonatán fue el amigo dilecto de David, por tanto, éste fue bondadoso con Mefiboset, el hijo de Jonatán. Dios es fiel con nosotros; no seamos infieles los unos con los otros. Si la providencia nos hace progresar, y decaen nuestras amistades y familiares, debemos tener el cuidado de buscar la justa oportunidad de ser amables con ellos. “Por amor de Jonatán”, esto constituye una referencia al pacto de amistad y solidaridad que habían acordado David y Jonatán en 1 Samuel 20:13-17.

La mayoría de los reyes en los días de David trataban de acabar con las familias de sus rivales para evitar que sus descendientes llegaran al trono. Pero David mostró generosidad con Mefi-boset, cuyo padre fue el príncipe Jonatán y cuyo abuelo fue el rey Saúl. 1) David fue generoso, en parte, debido a su lealtad al rey anterior ungido por Dios; 2) en parte por razones políticas, para unificar a Judá e Israel y, 3) principalmente, por su voto de tratar con generosidad a todos los descendientes de Jonatán (1 Samuel 20:14-17V. 9:3).


La razón del porqué Mefi-boset llegó a estar lisiado se encuentra en que cuando tenía cinco años, Saúl y Jonatán murieron, entonces la nodriza huyó, tomó al niño, éste se le cayó y quedó cojo. Aunque temía por su vida, y pudo haberse sentido indigno, eso no quería decir que debía rechazar los presentes de David. Cuando Dios nos ofrece, misericordiosamente, el perdón de nuestros pecados y un lugar en el cielo, quizá nos sintamos indignos, pero recibiremos esos regalos si tan sólo los aceptamos. Una recepción aún más cálida que la que David dio a Mefi-boset nos espera a todos los que estemos dispuestos a recibir los regalos de Dios al confiar en Jesucristo, no porque lo merezcamos sino porque es la Promesa de Dios.


David era un hombre de Dios y su bondad con Mefiboset nos recuerda la Bondad y Amor de Dios, nuestro Salvador, por el hombre caído, que nada lo obliga. Así también, El Hijo de Dios busca la raza caída y perdida que no lo buscó a Él, porque, ¡Él vino a buscar y a salvar lo que se había perdido!



MIÉRCOLES 21 DE ABRIL


SOMOS SU VOZ

• Marcos 1: 1-8 •


El silencio del desierto fue interrumpido por una voz que gritaba ¡Preparen el camino para el Señor!; ésta voz anunciaba la llegada del Rey y predicaba la importancia de cambiar la manera de pensar y actuar, insistiendo hasta el cansancio en bautizarse en agua para el perdón de pecados.

La voz que clamaba en el desierto anunciando que tras de sí vendría Aquel que bautizaría en el Espíritu Santo, es la voz de Juan el Bautista, elegido desde el vientre para anunciar las buenas noticias de libertad en Jesús, invitando al arrepentimiento.

El desierto despertaba de su lánguida aridez al escuchar la voz de Juan el Bautista, tal como lo hacen espiritualmente las vidas que son alcanzadas por la buena noticia que es Jesús, el Mesías, el Hijo de Dios.


A nuestro alrededor siguen existiendo las vidas áridas, sin esperanza, envueltas en el caos, en la desolación y prisioneras del pecado, por lo que estamos llamados a ser la voz de Aquel que murió por amor en la cruz del calvario y resucitó para salvación del mundo; somos la voz que debe gritar que Su segunda venida está cerca.


Somos la voz que continúa anunciando el Reino de Su gracia en un tiempo donde el cielo y la tierra dan cuenta de la inminencia de Su regreso, el tiempo se acaba y tal como Juan el Bautista debemos:


1. Enfocarnos en pregonar las buenas noticias del evangelio de salvación.

2. Menguar para que Cristo crezca en nuestras vidas.

3. Vivir todos los días predicando con nuestro ejemplo.


Aplicación:

¿Somos esa voz que se alza para decirle al mundo que es necesario un arrepentimiento genuino y que sólo Jesús es fuente de salvación?




JUEVES 22 DE ABRIL


UN PASO A LA VEZ

• 1 Reyes 17: 8-15 •



Elías era un profeta de Dios, un varón que retó a toda una nación de baales, manifestando su fe al Señor. Pero después de haber vencido a los profetas de Baal estuvo, en una cueva temeroso por las amenazas de Jezabel y Dios tuvo que tratar con él y sus temores; luego llegó a Elías una segunda orden del Señor, que le instruía a dirigirse a Sarepta de Sidón; nación pagana, corrupta e idólatra. Cuando Dios te mueve hacia un lugar debes obedecer. Dios movió a este profeta y le habló claro, nuevamente Elías tenía que depender de Dios ya que en este lugar el Señor iba a utilizar a una viuda para nuevamente sustentarlo; no fue enviado a un potentado hacendado o militar, ahora Dios lo envía a una viuda, ellas eran conocidas por su pobreza y humildad y en aquella época había muchas.


Lucas 4: 25-26. En verdad os digo que muchas viudas había en Israel en los días de Elías, cuando el cielo fue cerrado por tres años y seis meses, y hubo gran hambre en toda la tierra. Pero a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una viuda en Sarepta de Sidón. Elías tenía que confiar en que Dios lo dirigiría a la correcta. Ella respondió, te aseguro ante el Señor tu Dios; podemos notar que la viuda de Sarepta le estaba diciendo que el dios de ella no era el mismo que el Dios de Elías, quizá ella adoraba a más de un dios, a causa de la condición pagana de su gente. La misma mentalidad que tenía esta viuda la tienen muchas personas sin Dios y sin esperanza; lo más lamentable es que muchas personas se encuentran en esta misma condición de la viuda de Sarepta ya que su fe no está puesta en nuestro Dios, confían en sus fuerzas, en su inteligencia en su propio razonamiento, dejando por completo a Dios; esta viuda estaba siendo probada por el Dios verdadero, ella determinó en medio de su necesidad creerle al Dios de Elías, ella no fue elegida solamente para dar la provisión a Elías, sino para que la salvación y la verdad llegaran a su vida.


Todo milagro pequeño o grande, comienza con un acto de obediencia.



VIERNES 23 DE ABRIL


ES HORA DE PESCAR

• Lucas 5:1-11 •



Y aconteció, que, estando Jesús, junto al lago de Genesaret, las gentes se agolpaban sobre él para oír la palabra de Dios. Y vio dos barcos que estaban cerca de la orilla del lago: y los pescadores, habiendo descendido de ellos, lavaban sus redes.


Estos pescadores estaban limpiando sus redes, cansados y desanimados después de una larga e infructuosa noche. Estaban listos para retirarse a descansar. Era tiempo de irse a casa, sin comida, y a dormir por un rato.


1. BOGA MAR ADENTRO.

Le dijo Jesús a Pedro: “Lleva la barca hacia aguas más profundas, y echen allí las redes para pescar”.


Pedro y sus colaboradores eran pescadores experimentados. Sabían que, si durante toda la noche no se había pescado nada, era mejor no intentarlo durante el día siguiente temprano. Pero vino Jesús y les dijo que salieran de nuevo a pescar. Y respondiendo Simón, le dijo: Maestro, habiendo trabajado toda la noche, nada hemos tomado.


2. MAS EN TU PALABRA ECHARÉ LA RED

Fue este acto de obediencia frente a la duda, el que abrió la puerta al milagro de una gran cosecha de peces. Así es con nosotros. Solamente cuando somos obedientes a Cristo, y a Su Palabra, incluso cuando sus mandamientos nos parezcan tontos o exagerados, podemos recibir Su poder y experimentar Sus milagros.


Y habiéndolo hecho, encerraron gran multitud de pescado, que su red se rompía; entonces hicieron señas a sus compañeros que estaban en el otro barco, que viniesen a ayudarlos; y vinieron, y llenaron ambos barcos, de tal manera que se anegaban.


3. DEJÁNDOLO TODO, LE SIGUIERON

Lo cual, viendo Simón Pedro, se derribó de rodillas a Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador. Y Jesús dijo a Simón: No temas: desde ahora pescarás hombres. Y como llegaron a tierra los barcos, dejándolo todo, le siguieron.

Esta es la primera vez que Simón es llamado Pedro en este evangelio. Pero Jesús no le dice que se aparte, sino que lo llama a acercarse aún más, a compartir su misión a Israel: “No temas; desde ahora serás pescador de hombres”. También sus colaboradores Jacobo y Juan.

A) Dios tiene un lugar especial donde se produce la pesca milagrosa y siempre es «más adentro». A la orilla del mar se puede pescar algo, pero la pesca sobreabundante está «mar adentro». Vivimos en tiempos de superficialidad espiritual.


B) En este milagro no se crean peces como en el caso de los milagros de la multiplicación, sino que Dios de alguna manera acumula una gran cantidad de peces en un lugar determinado desde donde son luego tomados por la red. Nos acordamos de que toda la creación obedece a Dios.


C) Las redes al estar tan llenas estaban a punto de romperse, pero no se rompieron, y los barcos que se hundían no se hundieron. Aunque no lo consideremos como un milagro más, el hecho de que el corazón de Pedro haya cambiado al reconocer la santidad de Jesucristo es algo maravilloso.


Estamos ante el desafío de quedarnos en la orilla de los mares vacíos y superficiales de este mundo, por comodidad, por resignación, o por falta de fe, o salir al mar, al mar profundo, que en verdad no está vacío. Allí donde nuestro Señor quiere hacernos “pescadores de hombres”.


Hoy como ayer, Jesús nos llama a echar nuestras “redes” en un mar que parece vacío,

pero que en realidad está lleno de “peces” para ser “pescados.”

133 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo