Buscar

Lecturas del 17 al 21 de Agosto


LUNES 17 DE AGOSTO


BENDICE AL SEÑOR TODOS LOS DÍAS

• SALMOS 103:9-18 •


Salmo de David cuando tenía un mayor sentido de la importancia del perdón, debido al conocimiento más profundo del pecado, que, en sus días de juventud, indica que está en sus años más débiles.

1. Bendecir a Dios por todos sus beneficios.

“Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios”.

2 Crónicas 32:25 describe a un hombre Ezequías, que se olvidó de los beneficios que Dios le había dado, al menos por un tiempo: Pero Ezequías no actúa de acuerdo al favor que le había sido mostrado, porque su corazón se enalteció; por lo tanto, la ira estaba sobre él, sobre Judá y sobre Jerusalén.


2. Reconocer lo que Dios hace por ti cada día.

3. Tienes un Dios justo.

4. Tienes un Dios de misericordia.

5. Tienes el perdón de Dios.

6. Él conoce tu condición y se compadece.

EL CONTRASTE QUE MUESTRA LA GRANDEZA DE DIOS.


1. Entre el tiempo del hombre y la permanencia de Dios. David extiende sus pensamientos acerca de la débil condición del hombre y de su naturaleza como polvo. La humanidad es tan transitoria como la hierba y como la flor del campo que florece un día y se marchita al siguiente. Dios es Todopoderoso, Eterno y Creador de todo; las promesas son hechas para los que le temen, para aquellos que guardan Su pacto, y para aquellos que se acuerdan de Sus mandamientos para ponerlos por obra.


2. EL CONTRASTE ENTRE DIOS Y TODA LA CREACIÓN.

Bendice, alma mía, a Jehová: David termina el Salmo de la misma manera en que lo comenzó, con un llamado a su alma para bendecir a Dios, dándole el honor y la alabanza que merece.



MARTES 18 DE AGOSTO


¿QUÉ QUIERES QUE TE HAGA?

• MARCOS 10:46-52 •



Era común ver mendigos en muchas ciudades. Por los trabajos fuertes, los paralíticos o impedidos eran obligados a pedir limosna. Éste era para el Señor, su último viaje a Jerusalén. Como Él mismo había anunciado, su destino era la cruz.


V. 47 Cuando Bartimeo percibió la Presencia de Jesús, inmediatamente comenzó a «dar voces» para llamar su atención. Era la única oportunidad, ya que Jesús nunca más pasaría por allí. Gritó: Jesús, Hijo de David. Qué increíble, un judío ciego y mendigo, percibió con claridad Quien era Jesús, lo que los eruditos rabinos de Jerusalén no lograron.


V. 48 Para la multitud el ciego no tenía ninguna importancia, además, su forma de gritar y llamar la atención, incomodaba a Jesús.


V. 49 ¿Pasaría de largo el Maestro? ¿Haría oídos sordos a su clamor? Por supuesto que no. Él se conmovía ante la necesidad y miseria de un hombre como Bartimeo. Y qué contradictoria es la gente, hacía un momento le estaban mandando callar, y ahora le animan para que fuera a Jesús, porque seguro le sanaría.


V. 50 Su reacción al llamado de Jesús fue inmediata. No como muchas personas que cuando escuchan el evangelio dicen: Soy muy joven, cuando esté a punto de morirme le entregaré mi vida al Señor, mostrando insensatez, pues nadie sabe el momento de su muerte; no les interesa su salvación, porque de otro modo, no dejarían pasar ni un instante, antes de entregarle su vida. El ciego arrojó su capa, era lo único que tenía, para Él la capa era tan valiosa como las fincas o las casas que el joven rico pudiera tener.

V. 51 La pregunta resulta extraña: ¿Qué quieres que te haga? Si Jesús tenía poder para sanarle y aquel hombre lo necesitaba tanto, ¿por qué hacerle esa pregunta? Tal vez, lo más probable es que él quisiera algún tipo de ayuda económica. Pero NO, Bartimeo quería recobrar la vista para ver a Jesús; una vez que fue sanado decidió acompañarle en el camino hacia Jerusalén sin separarse de Él.


V. 52 La sanidad se produjo en respuesta a la fe, a su reconocimiento de Jesús como Mesías, y por su petición al Señor, recibió la vista, ganó su independencia y nunca más tendría que volver a mendigar. Recuperó su dignidad social e incluso pudo ir a Jerusalén y participar de la Pascua como un judío más.



MIÉRCOLES 19 DE AGOSTO


CUANDO DIOS HACE TRONAR SU VOZ

• JOB 37:5-7 •


Para aquellos que dudan de que el Señor se comunica directamente con nosotros, puedo decir que siento tan grande emoción al saber que algo en mi espíritu me ha movido a cambiar el tema asignado, debiendo llevar este mensaje que Dios me dio para compartir con todos ustedes.


Hoy, sé que en las cosas de Dios no hay casualidades, sentí que Su mano me guió para encontrar versículos y, Su corazón hasta me mostró de qué versión bíblica debería extraer el mensaje que explicaremos este día.

En oración nocturna, encontré en el salmo 37:5, una Palabra de estímulo; en la mañana siguiente, en el chat del devocional, quise mostrar ese versículo, busqué en una Biblia el capítulo y el versículo 37:5 y lo copié, poniendo al final Salmos 37:5; al instante, revisando vi que no había tomado el salmo 37, sino que lo mostrado pertenecía al libro de JOB.


Los versículos encontrados dicen: “V. 5. Cuando Dios hace tronar su voz, se producen maravillas, suceden grandes cosas que nadie puede comprender”. La belleza de esta descripción está en mostrar que Dios está en todas las partes de la tormenta, dirigiéndola a donde Él desea; el salmo 29, explica con claridad esta afirmación, revelando Su poder sobre la naturaleza, enseñándonos que Dios nos dará fuerza y paz para soportar, las tormentas de la vida.


V. 7 “Hace que los hombres se queden en sus casas y que todos reconozcan que Él es quien actúa”. Quiere decir que, en el invierno, la gente se encierra en sus casas, Él sella la mano de todo hombre. La actividad agrícola se suspende durante el invierno a causa del frío y las lluvias. Como la versión de la Biblia donde encontré estos versículos, DIOS HABLA HOY, Él está mostrando Su poder en esta pandemia, pero no debemos descorazonarnos, Él también nos dejó un esperanzador mensaje: Encomienda al Señor tu camino, confía en Él y Él hará (Salmos 37:5).


“La Voz de Dios, manifestará Su poder en todo tiempo”



JUEVES 20 DE AGOSTO


MUERTE Y RESURRECCIÓN

• MATEO 28:1-10 •



Al tercer día de la muerte de Jesús, las mujeres se prepararon como era la costumbre judía, para limpiar su cuerpo con especies aromáticas y vendas.


1. - Jesús murió: María Magdalena y la otra María iban a buscar el cuerpo de Jesús, pero se dieron cuenta de que la piedra estaba movida.

V. 3 “mensajeros de Dios”, un ángel del Señor bajo del cielo y acercándose al sepulcro quitó la piedra y se sentó sobre ella.


V. 4 Los guardianes tuvieron tanto miedo del ángel que se pusieron a temblar y quedaron como muertos, el ángel dijo a las mujeres:


2-. No tengan miedo: Sé que ustedes buscan a Jesús el que fue crucificado.


Lucas 24:5b (NVI) ¿Por qué buscan ustedes entre los muertos al que vive? No está aquí; ¡ha resucitado! Recuerden lo que les dijo cuando todavía estaba con ustedes en Galilea:

V. 7 “El hijo del hombre tiene que ser entregado en manos de hombres pecadores y ser crucificado, pero al tercer día…”


3.- “JESÚS RESUCITARÁ” Hoy te invito hermano, mujer que leen esto, cobren ánimo, Jesús vive, Él resucitó, salgan de ese temor innecesario.


Piensen por un momento ¿qué han dejado morir en sus vidas? Un sueño, una carrera universitaria, un matrimonio, un viaje. Es hora de creer en Jesús, porque Él es el Camino, la Verdad y la Vida: vuelvan a soñar en grande vuelen alto, remóntense a las alturas, superen sus límites; aprendan de las crisis, porque hay revelación, hay nuevas estrategias para los hombres y mujeres visionarios. Si pueden creer, verán la Gloria del Señor.

Saquen de sus vidas la frustración, la impotencia, entreguen todo fracaso, el no puedo; suelten todo en las Manos de Jesús, porque la Palabra dice: Todo lo puedo en Cristo, porque Él es mi fortaleza.


Si Jesús prometió que abriría camino en el desierto, Él lo hará, y les aseguró que estará con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.


Salmos 33:11 (RV60) El consejo de Jehová permanecerá para siempre; los pensamientos de Su corazón por todas las generaciones.


Daniel 6:20-23 (NTV) Dios salvó a Daniel de la boca de los leones; cuando lo rescataron no tenía ningún rasguño, porque había confiado en Dios.


Salmos 138:3 El día que clamé, me respondiste; me fortaleciste con vigor en mi alma.


Invitación: Señor Jesús yo te reconozco como mi Único y Suficiente salvador, yo me arrepiento de todos mis pecados cometidos hasta hoy, perdóname Señor Jesús, Tú eres mi Señor, mi Salvador. Por favor, llena todo el vacío de mi corazón y guíame a través de tu Santo Espíritu. Amén.



VIERNES 21 DE AGOSTO



DEJA DE CARGAR A TU DIOS

• SALMOS 115:1-9 •



Israel siempre estuvo rodeado de pueblos paganos que adoraban a sus dioses hechos de oro y plata; mientras permanecieron en el exilio y aun después de regresar, fueron objeto de burla por parte de ellos. No obstante, los judíos habían aprendido a poner su confianza en el Dios de los cielos y no en imágenes talladas por hombres.


De igual manera, nosotros como iglesia podemos caer en el error de hacer de las cosas de este mundo, ídolos que nos aparten de la Voluntad de Dios. Por esto debemos tener en cuenta lo siguiente:


1. Vs. 1-3. Toda la Gloria pertenece a Dios. Adorémoslo cada día y vivamos en gratitud por lo que ha hecho en nuestra vida, nos ha escogido para ser Su pueblo santo en medio de millones de personas que aún no lo conocen o lo han rechazado. No nos ha escogido porque seamos los mejores en lo que hacemos, lo ha hecho por Su amor y Su gran misericordia (Salmos 96:4).

2. Vs. 4-8. Identificar y derribar ídolos: Muchas veces nos esforzamos por ser los mejores en nuestro trabajo, alcanzar una reputación, un ascenso, tener bajo control todos los asuntos de nuestro día a día, ser los mejores padres o los mejores sirviendo a la causa de Dios, pero con el tiempo traen fatiga y cansancio, si hemos puesto nuestra confianza en ello y no en mantener una relación constante con el Señor.


¿Dios te está llevando? ¿O tú estás llevando a tu dios? Recuerda que los tesoros terrenales un día pasarán o ya no traerán más gozo. Sin embargo, uno de los propósitos que Dios tiene para tu vida, es que lo pongas en el primer lugar de tu corazón y aprendas a depender de Él en cualquier circunstancia.


3. V. 9. Pon tu confianza en Dios: Cuando las burlas de otros nos desanimen, hace falta insistir en una decisión definida de renovar la confianza en Dios y de recordar todo lo que Él ha hecho para ayudarnos en el pasado y protegernos. Salmos 37:3-5 nos menciona los beneficios de poner nuestra confianza en Dios.


175 vistas
LOGO 2019 WHITE-02.png

Síguenos en nuestras

REDES SOCIALES

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter Icono blanco

Calle 20 No. 98-20 | Fontibón, Bogotá, Colombia | +57 298 1021