Buscar

Lecturas del 11 - 16 de Enero


LUNES 11 DE ENERO


ALEGRÍA INCONTENIBLE

• SALMOS 100 •


Bienvenido a nuestros 21 días de Ayuno, Oración y Entrega. Hoy es el día número uno y estamos felices de poder acercarnos a la Presencia de Dios y compartir juntos este tiempo.


El mundo en el que vivimos cada vez más lleno de tecnología, ha hecho que simplifiquemos muchas de las tareas que realizamos a diario, haciendo que nuestra vida sea más fácil, y que podamos lograr ciertas cosas de manera más rápida. En términos de productividad esto suena muy efectivo, pero seamos sinceros, hay actividades que pierden calidad, y al restarles complejidad hay menos interés.


Cuando leemos el Salmo 100, en los primeros versículos podemos ver 3 acciones importantes: Cantar, servir y venir ante la Presencia de Dios; acciones que conocemos y que en nuestra vida cristiana hacemos normalmente, pero que, con seguridad al pasar los días las hemos simplificado a una tarea cotidiana. El salmista acompaña estas acciones con un sentimiento que nace desde el interior de cada ser humano: “Alegría incontenible”.


“Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.


Servid a Jehová con alegría;

Venid ante su presencia con regocijo (Salmos 100:1-2 RV60).

¡Alegría incontenible! esa felicidad imposible de ocultar cuando reconocemos a nuestro Dios. Aquí está la clave, entender que Dios nos ha creado, que le pertenecemos, que, gracias a Jesucristo, por su sacrificio en la cruz, tenemos una nueva vida, y que todo lo que somos y tenemos es gracias a Él. Alegría incontenible al saber que Él nos conoce, que nos ha hecho parte de Su pueblo y que cuida de nosotros.


No hay nada simple en esto; como no agradecer Su bondad, Su amor incondicional y Su infinita misericordia; tenemos muchas razones para agradecer y vivir alegres.


Piensa por un momento, ¿tienes motivos para agradecer a Dios?, Haz una lista de todas las cosas que Dios ha hecho por ti y luego haz una oración.


Oración:

Señor, hoy reconozco que Tú eres mi Dios, que me amas y me cuidas. Quiero agradecerte porque Tus bendiciones son mayores que mis aflicciones, hoy lo puedo ver.



MARTES 12 DE ENERO


TU PALABRA ME APASIONA

• SALMOS 119: 105-112 •


Para este segundo día de AYUNO y ORACIÓN, qué mejor que meditar en estos versículos del salmo 119, así: El versículo 105 nos enseña cómo la Palabra de Dios se muestra en cada paso de la vida del salmista y en los planes futuros también; cuando él dice TU PALABRA ES LÁMPARA QUE GUÍA MIS PASOS, LUZ QUE ALUMBRA MI CAMINO, está dejando en claro que cada paso que da cada día, es iluminado por la Palabra de Dios y que, en su andar, en las decisiones que toma, también la Palabra le ilumina. Esto nos enseña muchas cosas, reflexionemos en algunas:

1. ¿Es la Palabra de Dios mi brújula en cada paso que doy cada día?

2. ¿Es la Palabra de Dios la guía para mi camino, mi andar, mis decisiones y planes?

3. ¿Estoy yo andando en oscuridad?


Sólo la Palabra tiene la oportunidad de iluminar mis pasos, de no seguirla estoy andando en la oscuridad.


El V. 106 muestra el compromiso que el salmista tiene con la Palabra de Dios, él lo presenta de la siguiente manera: “YO JURÉ OBEDECER TUS JUSTAS ÓRDENES Y SIEMPRE CUMPLIRÉ MI JURAMENTO”. Es evidente el nivel de compromiso que asume y hace público; presta atención, el juramento es guardar, es algo más que la lectura, es atesorarla y llevarla con él en todo momento.


En los Vs. 107-108, él le pide al Señor: “DAME DE NUEVO LA VIDA TAL COMO LO PROMETISTE” y esta petición viene acompañada de una condición de aflicción. “SEÑOR, YA HE SUFRIDO BASTANTE”. Me pregunto: ¿cuántas veces en medio de la aflicción mi oración ha sido, DAME DE NUEVO LA VIDA, conforme a tu Palabra? Tal vez nunca lo hayamos hecho; sin embargo, esta petición es coherente con Hebreos 4:12. ¿Cuál palabra busco cuando estoy afligido? ¿La palabra del hombre? O la única Palabra que me puede dar vida, aún estando muerto o afligido... SU PALABRA.

En el V. 110 vemos cuál es la actitud en medio de la persecución de sus enemigos. YO NUNCA ME ALEJO DE TUS INSTRUCCIONES. Una vez más, me pregunto: ¿cómo reacciono cuando he sido perseguido o me he sentido acorralado?


A veces lo último que hacemos es recurrir a Su Palabra, Sus promesas; de hecho, muchas veces ni las conocemos. Dios nos ayude a recurrir a Él cualquiera que sea nuestra situación.

En los Vs. 111-112 el salmista reitera su compromiso con la Palabra De Dios: “TUS REQUISITOS ME ENSEÑAN LO MÁS VALIOSO, LO QUE HACE FELIZ A MI CORAZÓN”. ¿Por qué él ha tomado como herencia la Palabra? Porque es el gozo de su corazón. En la medida que conozco más la Obra de Dios, por medio de su Palabra, se llenará de gozo mi corazón.



MIÉRCOLES 13 DE ENERO


EL PODER DE LA ORACIÓN

• HECHOS 12: 6-10 •


Herodes Agripa I Era nieto de Herodes el Grande, quien gobernó durante el nacimiento de Jesús y, sobrino de Herodes Antipas, que tuvo parte en el juicio de Jesús. El rey Herodes echó mano a algunos de la iglesia para maltratarles. Y mató a espada a Jacobo, el primero de los doce que seguían a Jesús, en ser martirizado.

1. Herodes encarcela a Pedro. Viendo que la muerte de Jacobo había agradado a los judíos, procedió a encarcelar a Pedro. Estaban en los días de los panes sin levadura. Y una vez preso, lo entregó a cuatro grupos de cuatro soldados cada uno, para vigilarlo, pues se proponía sacarlo al pueblo después de la pascua.

2. La iglesia ora por Pedro. Pedro estaba custodiado en la cárcel; pero la iglesia oraba sin cesar a Dios por él. Herodes tenía a sus soldados y sus cárceles; pero la iglesia tenía el poder de la oración. El resultado se vería pronto. Aquella misma noche, que parecía ser la última antes de su ejecución, Pedro estaba profundamente dormido, sin demostrar señal de ansiedad, entre dos soldados, sujeto con dos cadenas, y los guardas custodiando la cárcel. Estaba completamente confiado y satisfecho bajo el cuidado del Señor, así que dormía ¡Yo quiero tener esa clase de paz!

Un ángel se le acercó y le dijo: Levántate pronto, Pedro obedeció, aunque no entendía. Sabía que Dios estaba haciendo algo y que la explicación vendría después. Muchos, ¡estamos preocupados por la puerta de hierro! Pero Dios se encargará cuando lleguemos a ella. A Pedro, se le abrió por sí misma. Podemos decir que la puerta se abrió automáticamente para Pedro.

Herodes asignó alta seguridad para guardar a Pedro. “Normalmente fue considerado suficiente que un prisionero fuera esposado a un solo soldado, pero como precaución especial, Pedro tenía un soldado en cada lado y sus muñecas y tobillos fueron encadenados”.

La conciencia tranquila, la esperanza viva y la consolación del Espíritu Santo, pueden mantener en paz a los hombres ante la perspectiva total de la muerte. Herodes peleó contra Dios. Mató a Jacobo, pero no venció al plan de Dios. Él arrestó a Pedro, pero la iglesia que oraba con fervor vio a Dios rescatarlo y la obra del apóstol continuó. La libertad de Pedro representa nuestra redención por Cristo.