Buscar

Lecturas del 1 al 5 de Junio



LUNES 1 DE JUNIO


¿REALMENTE ERES FIEL?

• DANIEL 6:18-28 •

En el capítulo 6 del libro de Daniel podemos ver como él era un hombre fiel a Dios, de tal manera que era bendecido por el Señor y contaba con todo Su respaldo y protección.


Cuando una persona decide entregarle su vida a Dios y serle fiel, sin importar las circunstancias de la vida, en ese mismo instante queda bajo la cobertura y protección de nuestro Padre celestial, tal como lo dice en Salmos 91, empezamos a morar bajo la sombra del Omnipotente.


En este capítulo podemos notar que, aunque las circunstancias se pusieron duras para Daniel y amenazaban su vida, él seguía levantando adoración y oración a nuestro Señor, él continuó teniendo su tiempo de relación y comunión con el Padre y no trató de ocultarlo; aunque esto podía acabar con su vida, él sabía a quién debía fidelidad.


La Palabra nos cuenta que Daniel fue entregado al rey y posteriormente lanzado al foso de los leones; él pudo ver la oscuridad, estuvo toda la noche ahí, pero no recibió ni un solo rasguño.

1 de Pedro capítulo 5, nos dice que el enemigo anda como león rugiente buscando a quien devorar; en el capítulo de Daniel, verso 22, él dice lo siguiente: “Mi Dios envió a su ángel para cerrarles la boca a los leones”, lo que quiere decir que, aunque el enemigo logre encontrarte no podrá tocarte.

Tal vez estés pasando por un momento de oscuridad y te sientes en un foso y piensas que es el fin, pero la última palabra la tiene Dios, y Él hoy te dice que no estás solo; en el libro de Juan 16:7, Jesucristo nos dice que Él se va pero que envía al Consolador, así que en estos momentos duros y de oscuridad no vuelvas atrás, mantente fiel al Padre y no tengas miedo, porque a tu lado está el Espíritu Santo quien te guiará, te cuidará y te dará la Paz que necesitas para soportar la noche dentro del foso.



MARTES 2 DE JUNIO


EL PODER DE LA ORACIÓN

• JUAN 14:14 •


“Si algo pidieres en mi nombre, yo lo haré”.


La ORACIÓN ES:


Comunicación

Cuando decides comunicarte con Dios, tu relación se verá fortalecida. En realidad, esa es la esencia de la oración: comunicarse de corazón a Corazón con el Señor.

Puedes orar en cualquier parte, en cualquier momento.

No es necesario estar en un templo ni en ningún lugar en particular.

La oración establece un vínculo entre el Señor y tú, independiente de donde te encuentres.

Inigualable.

• Nada que el hombre haya construido, podrá igualar y menos superar el poder de ese elemento que el Señor brinda para beneficio de nuestras vidas.

Comparando el poder de la bomba atómica con el de la oración, podemos saber:


LA BOMBA ATÓMICA.

Su poder

1. Tenía una fuerza de 25 Kilotones equivalente a 25.000 toneladas de dinamita, era un elemento no muy grande para haber causado tanta destrucción (3,25 mts de largo y pesaba 4 ½ toneladas).

2. Sus secuelas perduran aún hoy después de 75 años de lanzada.

3. Es un peligro para la humanidad. Esa energía se usó para obras de paz, pero después (Chernóbil y el terremoto de Japón), se descubrió que fácilmente, se presentan tragedias.

4. Tiene un gran poder de destrucción.


PODEROSA ES LA ORACIÓN

Salmos 34:17. “CLAMAN LOS JUSTOS Y JEHOVÁ OYE” (RV60).

1. La respuesta de Dios siempre enriquece el Espíritu, por eso debemos confiar en lo que hará (Romanos 8:28).

2. Entendamos que los tiempos de Dios no son los nuestros.

3. Él promete responder nuestro clamor (Jeremías 33:3).

La Oración, poderosa arma… de amor.

1. Transforma vidas. Sanidad, conversión (Lucas 7:10).

2. Destruye muros. Pablo y Silas (Hechos 16:25-26).

3. Siembra esperanza. Pide y recibirás (Mateo 7:7-8).

4. Nace en el Corazón de las personas. De la abundancia del corazón habla la boca (Mateo 12-34).

5. Su efecto perdura aún después de la muerte. (1 Tesalonicenses 4:14).


DIOS nos ama y responde nuestra Oración.

¡Clamemos a Él y se apiadará de nosotros! (Jonás 4:5-11)


MIÉRCOLES 3 DE JUNIO


PLENAMENTE CONVENCIDO

• ROMANOS 4:18-25 •

Abraham extendió su mirada más allá de las circunstancias, fijándola en la promesa. No estuvo indeciso. Ese es el pensamiento central en este pasaje. Creyó en la promesa, a pesar de las condiciones que estaban en su contra.


Por el contrario, depositó su confianza en la promesa, basándose en Quién la había dado, adorando de esa manera a Dios. Es que el hombre fue creado para glorificar, para honrar a Dios, pero, por la desobediencia él hizo lo contrario, y la única manera de que usted pueda traer gloria y honra a Dios, es creyendo en Él.

«Plenamente convencido» quiere decir que estaba rebosante de confianza. No le quedaba lugar para la duda. Así que Dios, tomando en cuenta su fe, le aceptó como justo. Esta fe en la resurrección, que implica vida después de la muerte, es lo que aceptó Abraham, en lugar de su propia justicia que él no tenía.


Dios declaró justo a Abraham por su fe en la promesa de levantar a un hijo de la tumba de la muerte, es decir, de la esterilidad de la matriz de Sara, su mujer. Y Dios ha prometido vida eterna a quienes creen que Él, levantó a Su propio Hijo de la tumba, es decir, del lugar de la muerte.


Es allí donde su fe es reafirmada y tomada en cuenta, no es la fe que genera resultados siempre, o la que obtiene una respuesta a la oración la que da gloria a Dios; la fe que da verdadera gloria a Dios, es aquella que, probada bajo el fuego y la inclemencia de las circunstancias adversas, se mantiene firme, aunque la esperanza parezca perdida por completo. Allí se forma la verdadera fe.


Eso sí que es fe, no sólo en la muerte de Cristo, sino también en Su resurrección.

¿Ha llegado usted tan lejos en su relación con Dios? ¿Cree usted en Él?



JUEVES 4 DE JUNIO


FE DE RATAS

• HEBREOS 11:32-40 •


En 1967, el científico alemán Rudolf Bilz desarrolló una curiosa investigación con ratas de campo. Las puso en un tanque con agua, cuya altura y paredes lisas les impedían salir por sí solas. Tras nadar desesperadamente sin encontrar salida, las ratas morían a los 15 minutos.


El investigador tomó otro grupo de ratas y las puso en el mismo tanque; esta vez, antes de que murieran, introdujo una tablilla de madera en el tanque. Las ratas pudieron descansar sobre la tabla y apoyarse para salir. Al día siguiente, puso a las mismas ratas de nuevo en el tanque. De manera increíble, estos roedores lograban resistir hasta 80 horas nadando porque tenían la esperanza que tarde o temprano llegaría su tabla de salvación. El principio es sencillo: La fe produce en nosotros la capacidad de superar las pruebas.


De esto nos habla el autor de la carta a los Hebreos cuando dice que “Por la fe esas personas conquistaron reinos, gobernaron con justicia y recibieron lo que Dios les había prometido. Cerraron bocas de leones, apagaron llamas de fuego y escaparon de morir a filo de espada. Su debilidad se convirtió en fortaleza” (Hebreos 11:33-34).


El propósito del autor no es resaltar los logros de estas personas; su intención es que entendamos cuál fue el motor de sus proezas: la fe en Dios. La misma fe que se requiere para nuestra salvación “pues Dios tenía preparado algo mejor para nosotros” (Hebreos 11: 40). Esa fe que nos salva, nos sostiene en cada paso del camino.


Cuando la vida nos ponga en un tanque de dificultades y tentaciones, no tenemos que hundirnos ni desesperarnos; podemos encontrar en Cristo la esperanza y fortaleza necesarias para resistir y salir adelante. Así como en el estudio de las ratas, nosotros también encontraremos ayuda de lo alto y descansaremos en el trozo de madera, no de una tablilla, sino de la Cruz, donde Jesús dio Su vida para salvarnos.


VIERNES 5 DE JUNIO



NECESITAMOS PASAR POR MARA

• ÉXODO 15:22-27 •


El pueblo de Israel había cruzado el Mar Rojo de forma milagrosa y esto les trajo alegría y celebración. Cuando somos rescatados del mundo, Su gozo entra en nuestras vidas. Sin embargo, una vez empezamos a caminar con el Señor, Él necesita formarnos y poner a prueba nuestra fe, quiere que le sigamos no por la emoción del momento, sino para enseñarnos a llevar una vida dentro de Su propósito.


Una vez Israel inició su caminar por el desierto, después de tres días sin beber agua, llegan a una fuente de agua amarga a la cual bautizan Mara. La palabra Mara significa amarga. Mara para nosotros representa las dificultades y luchas que tendremos que pasar en nuestra vida cristiana. Por lo tanto, es importante que analicemos tres aspectos que el Señor quiere hablar a nuestras vidas a través de este pasaje bíblico.


Las dificultades te acercan a Dios: El pueblo de Israel olvidó que el Señor les había permitido pasar el Mar Rojo en seco y renegaron contra Moisés. Nuestra vida cristiana deberá ser probada para comprobar su autenticidad. Salmos 66:10-12 nos enseña que el Señor nos probará y permitirá pasar por el agua y por el fuego, pero, el salmista termina diciendo que nos sacará a una vida de abundancia. Una vida de gozo, paz, contentamiento y fe, porque hemos entendido que todas las cosas ocurren para nuestro bien.


¿Cuál será tu actitud frente a la prueba? Tienes que evaluar si tu confianza está puesta en Él o sólo quieres que Él solucione todos tus problemas, porque entonces si las cosas no salen como queremos, pretendemos culparlo y reclamarle, cuando lo único que deberíamos hacer es agradecerle por haber puesto Sus ojos en nosotros y libertarnos de Egipto que representa al mundo.


Pelea menos y ora más: Moisés no peleó con Dios por la rebeldía del pueblo, fue a Dios en busca de respuesta y Él contestó. Le dijo que arrojara un madero, el cual endulzó el agua para que la pudieran beber. Recuerda que en un madero Jesús fue colgado para morir por nosotros y convertir nuestra vida amarga en una vida de agua viva, cambiando nuestras lágrimas por alegría y nuestro lamento en danza.


No olvides que todas las pruebas y dificultades son temporales y si mantienes tus ojos puestos en Dios y no en las circunstancias, Él te conducirá a Elim y allí te dará descanso y consuelo. Dios te bendiga.


0 vistas
LOGO 2019 WHITE-02.png

Síguenos en nuestras

REDES SOCIALES

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter Icono blanco

Calle 20 No. 98-20 | Fontibón, Bogotá, Colombia | +57 298 1021