Buscar

Lecturas del 1 - 5 de Marzo


LUNES 1 DE MARZO


LUZ, AMOR Y VIDA

• 1 JUAN 1 •


En la primera parte del primer versículo, encontramos la base para entender la Palabra de Dios, porque toda ella se apoya en él. Dios es desde la eternidad, ha estado presente siempre y lo estará por toda la eternidad. Juan confirma que, al ver y escuchar a Jesús, estaba viendo a Dios y oyendo Su Voz. En el evangelio de Juan se nos instruye acerca de la presencia de Jesús desde antes de la creación del mundo, es decir, que Cristo surge desde la eternidad para tener un encuentro con cada uno de nosotros en el tiempo señalado.

No puedo imaginar la emoción de Juan al escribir esto (Vs. 1-2), que me recuerda cómo Dios quiere que lo amemos (Mateo 22:37): Con todo el corazón, con toda nuestra mente, con todo nuestro ser. Él nos quiere decir: ¡lo hemos oído, lo hemos visto, lo hemos tocado y hemos comprobado que Jesús es VIDA! El reconocer esto involucra todo nuestro ser, nuestros sentidos y pensamientos. Y aunque ahora no podemos hacerlo físicamente, podemos concentrar toda nuestra atención en Él y mirarlo con los ojos de la fe, escuchar Su Voz por la Palabra y tocarlo al entrar en Su Presencia; al hacerlo, sólo puede brotar de nosotros: AMOR.


¿Cómo recibimos Luz, Amor y Vida?

1. Comunión con Dios, con Jesús, con nuestro prójimo (Vs. 3-4): Nos lleva a participar de la alegría de la salvación. Sólo una verdadera relación íntima y permanente con el Padre y Su Hijo, nos ayuda a tener empatía con los demás como dice Lucas 6:31.


2. Apartarnos de la oscuridad (Vs. 5-7): Nos hace limpios de pecado. ¡Dios es cien por ciento, bueno! Su extrema bondad es difícil de razonar en nuestra mente finita, pero es esa bondad la que nos lleva a pasar de las tinieblas a Su LUZ perfecta (Efesios 5:8).


3. Confesar nuestros pecados (Vs. 8-10): Seremos libres y perdonados. Confesar es declarar nuestras faltas y reconocer que necesitamos el perdón de Dios. Cuando confesamos honestamente nuestros pecados a Dios, Él es fiel y nos perdona. Cuando nos arrepentimos, Él nos limpia de nuestros pecados.


El regalo de Dios es andar en Su Luz, para vivir en Amor y recibir Vida Eterna.



MARTES 2 DE MARZO


ENTRENAMIENTO EN EL CAMPO DE BATALLA

• 1 SAMUEL 16:14-23 •




En el contexto bíblico podemos ver como Dios rechaza a un rey como Saúl, que por su orgullo, decide hacer su propia voluntad antes que la de Dios, desechando la autoridad de Dios que es el Rey de todo. Saúl no obedeció la orden de Dios contra los amalecitas, entonces el profeta Samuel le dice a Saúl que Dios lo rechaza por desobedecer la Palabra y también lo desecha como rey de Israel.

Luego el Señor le da la orden a Samuel de ungir al nuevo rey que Él ya ha escogido; Samuel temía por su vida, si Saúl se enteraba de esto. Entonces Dios le da una sabia estrategia. Ir a ofrecer un sacrificio junto con Isaí y su familia, de donde provendría el nuevo rey. Así que Samuel llega a la casa de Isaí; entre sus siete hijos presentes Samuel destaca al mayor, pero Dios le dice que no mire la apariencia como hacen los hombres, sino que mire su corazón. Cuando el profeta pregunta si estos son todos los hijos, el padre responde que el menor está cuidando de las ovejas; al parecer no es importante su presencia, es el rechazado, el apartado. Ahí podemos notar lo que Dios escoge para avergonzar a los sabios y a los fuertes, porqué Dios mira el corazón. Finalmente, el profeta unge a David y desde ese mismo instante la Presencia de Dios estaba con él.


1. Preparación: Dios prepara el camino para que David llegue al palacio del rey Saúl.


2. Intervención: Dios interviene con los servidores de Saúl al traer al hijo menor de Isaí para tocar el arpa para el Rey.


3. Entrenamiento: Dios le da un lugar a David en el palacio del rey como escudero para que sea entrenado en todos los asuntos del rey.


El Señor nunca se equivoca cuando escoge a alguien, así que le abre el camino a David en el palacio del Rey para ser entrenado en la milicia real muy cerca de todos los asuntos del soberano, así aprende lo que hace un rey. David era pastor de ovejas y su entrenamiento fue de fuerza, destreza y cuidado; todas estas son características que Dios forma en el corazón de un rey para que pueda gobernar bien una nación, pues un rey tiene que ser un hombre de estrategia, tener una fuerza militar bien consolidada, destreza para poder tomar decisiones sabias en bien de la comunidad y el cuidado necesario para proteger toda una nación. Aparte de eso, siendo David un hombre que toca un instrumento de cuerda, sería sensible a la adoración y alabanza para Dios, y este era el efecto que causaba, que al tocar su arpa, todo espíritu de parte del enemigo huía, porque el enemigo no soporta la adoración que proclamamos para Dios.

“ Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás (Efesios 2:10 NTV)”.




MIÉRCOLES 3 DE MARZO


UNA TAREA POR HACER

• JUDAS 1: 17-23 •



Judas, hermano del Señor, en esta carta defiende la fe apostólica contra las falsas enseñanzas que estaban surgiendo en las iglesias.


1. Quiere desenmascarar a los falsos maestros

2. Exhorta a los creyentes genuinos a:


a) Ser cautelosos, pero sin alarmarse.

b) Vivir santa y piadosamente.

c) Tener discernimiento, por el bien de sus hermanos.


Los falsos maestros eran los causantes de divisiones. Judas dice que ellos tienen el espíritu muerto a la vida sobrenatural y por esto no pueden ser guiados por el Espíritu Santo.


Nos habla de:

a) Edificarnos en nuestra fe: los que formamos la iglesia tenemos la obligación de edificarnos unos a los otros en nuestra fe, de compartir con otros las grandes cosas que el Señor ha hecho en nuestras vidas.

b) Orar en el Espíritu Santo: Esto es algo vital, es orar, con sensibilidad, en nuestra intimidad.

c) Conservarnos en el Amor de Dios: En un mundo donde se nos incita a buscar nuestro propio bienestar, es imprescindible que nos conservemos en el Amor de Dios, que su Amor sea el que gobierne nuestras vidas y seamos capaces de imitar su Amor sacrificial e incondicional con nuestro prójimo.

d) Esperar la misericordia del Señor para vida eterna: Debemos amar la Venida del Señor y compartir con otros nuestro deseo y paciencia, porque esto conforta el alma.


Judas ofrece normas para obrar correctamente con los hermanos que se dejan seducir por los falsos maestros: