Buscar

Lecturas del 1 - 5 de Marzo


LUNES 1 DE MARZO


LUZ, AMOR Y VIDA

• 1 JUAN 1 •


En la primera parte del primer versículo, encontramos la base para entender la Palabra de Dios, porque toda ella se apoya en él. Dios es desde la eternidad, ha estado presente siempre y lo estará por toda la eternidad. Juan confirma que, al ver y escuchar a Jesús, estaba viendo a Dios y oyendo Su Voz. En el evangelio de Juan se nos instruye acerca de la presencia de Jesús desde antes de la creación del mundo, es decir, que Cristo surge desde la eternidad para tener un encuentro con cada uno de nosotros en el tiempo señalado.

No puedo imaginar la emoción de Juan al escribir esto (Vs. 1-2), que me recuerda cómo Dios quiere que lo amemos (Mateo 22:37): Con todo el corazón, con toda nuestra mente, con todo nuestro ser. Él nos quiere decir: ¡lo hemos oído, lo hemos visto, lo hemos tocado y hemos comprobado que Jesús es VIDA! El reconocer esto involucra todo nuestro ser, nuestros sentidos y pensamientos. Y aunque ahora no podemos hacerlo físicamente, podemos concentrar toda nuestra atención en Él y mirarlo con los ojos de la fe, escuchar Su Voz por la Palabra y tocarlo al entrar en Su Presencia; al hacerlo, sólo puede brotar de nosotros: AMOR.


¿Cómo recibimos Luz, Amor y Vida?

1. Comunión con Dios, con Jesús, con nuestro prójimo (Vs. 3-4): Nos lleva a participar de la alegría de la salvación. Sólo una verdadera relación íntima y permanente con el Padre y Su Hijo, nos ayuda a tener empatía con los demás como dice Lucas 6:31.


2. Apartarnos de la oscuridad (Vs. 5-7): Nos hace limpios de pecado. ¡Dios es cien por ciento, bueno! Su extrema bondad es difícil de razonar en nuestra mente finita, pero es esa bondad la que nos lleva a pasar de las tinieblas a Su LUZ perfecta (Efesios 5:8).


3. Confesar nuestros pecados (Vs. 8-10): Seremos libres y perdonados. Confesar es declarar nuestras faltas y reconocer que necesitamos el perdón de Dios. Cuando confesamos honestamente nuestros pecados a Dios, Él es fiel y nos perdona. Cuando nos arrepentimos, Él nos limpia de nuestros pecados.


El regalo de Dios es andar en Su Luz, para vivir en Amor y recibir Vida Eterna.



MARTES 2 DE MARZO


ENTRENAMIENTO EN EL CAMPO DE BATALLA

• 1 SAMUEL 16:14-23 •




En el contexto bíblico podemos ver como Dios rechaza a un rey como Saúl, que por su orgullo, decide hacer su propia voluntad antes que la de Dios, desechando la autoridad de Dios que es el Rey de todo. Saúl no obedeció la orden de Dios contra los amalecitas, entonces el profeta Samuel le dice a Saúl que Dios lo rechaza por desobedecer la Palabra y también lo desecha como rey de Israel.

Luego el Señor le da la orden a Samuel de ungir al nuevo rey que Él ya ha escogido; Samuel temía por su vida, si Saúl se enteraba de esto. Entonces Dios le da una sabia estrategia. Ir a ofrecer un sacrificio junto con Isaí y su familia, de donde provendría el nuevo rey. Así que Samuel llega a la casa de Isaí; entre sus siete hijos presentes Samuel destaca al mayor, pero Dios le dice que no mire la apariencia como hacen los hombres, sino que mire su corazón. Cuando el profeta pregunta si estos son todos los hijos, el padre responde que el menor está cuidando de las ovejas; al parecer no es importante su presencia, es el rechazado, el apartado. Ahí podemos notar lo que Dios escoge para avergonzar a los sabios y a los fuertes, porqué Dios mira el corazón. Finalmente, el profeta unge a David y desde ese mismo instante la Presencia de Dios estaba con él.


1. Preparación: Dios prepara el camino para que David llegue al palacio del rey Saúl.


2. Intervención: Dios interviene con los servidores de Saúl al traer al hijo menor de Isaí para tocar el arpa para el Rey.


3. Entrenamiento: Dios le da un lugar a David en el palacio del rey como escudero para que sea entrenado en todos los asuntos del rey.


El Señor nunca se equivoca cuando escoge a alguien, así que le abre el camino a David en el palacio del Rey para ser entrenado en la milicia real muy cerca de todos los asuntos del soberano, así aprende lo que hace un rey. David era pastor de ovejas y su entrenamiento fue de fuerza, destreza y cuidado; todas estas son características que Dios forma en el corazón de un rey para que pueda gobernar bien una nación, pues un rey tiene que ser un hombre de estrategia, tener una fuerza militar bien consolidada, destreza para poder tomar decisiones sabias en bien de la comunidad y el cuidado necesario para proteger toda una nación. Aparte de eso, siendo David un hombre que toca un instrumento de cuerda, sería sensible a la adoración y alabanza para Dios, y este era el efecto que causaba, que al tocar su arpa, todo espíritu de parte del enemigo huía, porque el enemigo no soporta la adoración que proclamamos para Dios.

“ Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás (Efesios 2:10 NTV)”.




MIÉRCOLES 3 DE MARZO


UNA TAREA POR HACER

• JUDAS 1: 17-23 •



Judas, hermano del Señor, en esta carta defiende la fe apostólica contra las falsas enseñanzas que estaban surgiendo en las iglesias.


1. Quiere desenmascarar a los falsos maestros

2. Exhorta a los creyentes genuinos a:


a) Ser cautelosos, pero sin alarmarse.

b) Vivir santa y piadosamente.

c) Tener discernimiento, por el bien de sus hermanos.


Los falsos maestros eran los causantes de divisiones. Judas dice que ellos tienen el espíritu muerto a la vida sobrenatural y por esto no pueden ser guiados por el Espíritu Santo.


Nos habla de:

a) Edificarnos en nuestra fe: los que formamos la iglesia tenemos la obligación de edificarnos unos a los otros en nuestra fe, de compartir con otros las grandes cosas que el Señor ha hecho en nuestras vidas.

b) Orar en el Espíritu Santo: Esto es algo vital, es orar, con sensibilidad, en nuestra intimidad.

c) Conservarnos en el Amor de Dios: En un mundo donde se nos incita a buscar nuestro propio bienestar, es imprescindible que nos conservemos en el Amor de Dios, que su Amor sea el que gobierne nuestras vidas y seamos capaces de imitar su Amor sacrificial e incondicional con nuestro prójimo.

d) Esperar la misericordia del Señor para vida eterna: Debemos amar la Venida del Señor y compartir con otros nuestro deseo y paciencia, porque esto conforta el alma.


Judas ofrece normas para obrar correctamente con los hermanos que se dejan seducir por los falsos maestros:


1. Los débiles o neófitos que no pueden discernir, sino vacilar, a éstos hay que instruirlos con paciencia, para que conozcan las verdades de la fe cristiana.


2. Los que ya han caído en la seducción, debemos utilizar todos los medios para arrancarlos del fuego que los quema.


3. Los que no están dispuestos a escuchar consejos, ni nada y quieren seguir viviendo esa vida. Conducirnos con temor de contaminación de corrupción.



JUEVES 4 DE MARZO


EN EL DESIERTO

• SALMOS 63 •




¿Cuál es nuestra actitud hacia Dios frente a desiertos como la soledad, la tristeza, la muerte, la enfermedad, problemas económicos, desempleo, como lo que estamos pasando en este tiempo? ¿Agradecemos a Dios por el desierto por el que estamos pasando? Agar vio a Dios en el desierto, Moisés vio a Dios en el desierto, Elías vio a Dios en el desierto, David vio a Dios en el desierto. Y tú ¿has visto a Dios en medio del desierto?

A muchos cristianos les han enseñado que el cristianismo es amor y paz, piensan que nunca pasarán situaciones difíciles y en el momento de pasar por el desierto, lloran, no claman; reclaman, piensan que Dios es injusto, sin saber que es parte del proceso de Dios en sus vidas.


Aprendamos cómo David, trata una difícil situación de su vida:


V. 1. Oh Dios, mi Dios eres Tú: Esta es una expresión de reconocimiento y confianza en Dios. Estaba en el desierto pasando necesidades. De madrugada, busca con ardiente deseo a Aquel Quien es Dios, no espera hasta el mediodía; se levanta al cantar el gallo, para reunirse con Dios. ¿Por qué? Mi alma tiene sed de Ti.


V. 2. Para ver Tu Poder y Tu Gloria: tenemos muy poca sed de estas cosas sublimes. El deseo de todo cristiano debería ser, gozar más de la Gloria de Dios. Recordar en ese momento de aflicción, aquellos momentos en los que adoramos a Dios en la iglesia.


V. 3. La misericordia de Dios es mejor que una vida de comodidades, en un palacio, con salud, honores, riquezas y placeres. ¿Puedes amar a Cristo sin hablar jamás o raramente de Él, de Su Amor, sin alabarlo jamás, para que los demás se enamoren de Él?


V. 4. En Tu Nombre alzaré mis manos. El alzar las manos es una expresión de humillación, de rendición total delante de Él.


V. 5. Como de meollo y de enjundia será saciada mi alma. Cuando el Señor pone su Espíritu en nosotros, nuestras almas hambrientas serán saciadas; su Espíritu nos da a Cristo, nuestra satisfacción. Si tienes a Jesús, lo tienes todo, sin Él somos unos miserables, aunque tengamos dinero y salud.


V. 7. Porque has sido mi socorro. La memoria nos proporciona pruebas de la fidelidad del Señor y nos guía hacia adelante en una confianza creciente en Él. David sabía cómo Dios lo trataba, por tanto, esperaré en Dios del mismo modo. Dios nos enseña a llevar con paciencia las cruces que pone sobre nosotros. Él participa de nuestros sufrimientos y aflicciones. Él nos impone cargas y Él mismo nos ayuda a llevarlas. Y así en la sombra de tus alas me regocijaré. La misma sombra de Dios es dulce para el creyente. Como el pájaro se cobija del calor del sol en el follaje frondoso y canta alegremente, también el creyente entona sus cantos de alabanza a la sombra de las Alas de Dios.


V. 8. Mi alma está apegada a Ti. Éste es el lenguaje del hombre afligido en sus peores momentos; el objeto de su afán no es el cielo, ni la tierra, sino Dios mismo. Era pegarse al Espíritu del Señor.


V. 9. Caerán en las honduras de la tierra. Todo golpe dirigido a los fieles va a repercutir en el perseguidor; el que golpea a un creyente, clava un clavo a su propio ataúd.


V. 10. Serán pasto de los chacales. ¿No es contra la ley de la naturaleza que el hombre sea carne para las fieras? Sí, la carne de estos animales es carroña, no la carne de los hombres. ¿Qué sentencia pronuncia David sobre los que buscan el alma de los justos para destruirla? Serán pasto de las zorras; o de los chacales.


V. 11. Porque la boca de los que hablan mentira será cerrada. Si no por la vergüenza, el temor o la razón, será cerrada por unas paladas de tierra del sepulturero; porque el mentiroso es un diablo humano, maldición de los hombres, maldito por Dios, que ha dicho: «Todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre».



VIERNES 5 DE MARZO


Y TÚ, ¿A QUÉ HAS VENIDO?

• MATEO 5: 17-20 •




¿A qué vino Jesús?

Queriendo dar respuesta a la pregunta que constantemente le hacían quienes le seguían, perturbados por las enseñanzas de los fariseos que lo acusaban de querer eliminar la Ley Mosaica; Jesús, les dice que vino a cumplir la Ley, no a abrogarla (dejarla sin efecto en su totalidad). Así, quiso demostrar que a nosotros no nos es permitido desobedecerla; si alguien que pretende ser discípulo de Cristo se permite cualquier desobediencia a la Ley de Dios, o enseña al prójimo a hacerlo, no puede ser un verdadero discípulo.


Categorías de la Ley.

Jesús, que no ponía atención a ciertos rituales, causaba resquemores en los judíos, en especial en los fariseos, por la no realización de éstos por parte de Jesús y sus discípulos. Ej. El sanar a un enfermo en día de reposo. Para entender por qué Jesús y los discípulos no atendían algunos aspectos de la Ley de Moisés, vale la pena analizar cómo estaba conformada la Ley.


CATEGORÍAS DE LA LEY

La Ley tenía 3 categorías:

1) La Ley ceremonial. Estaba relacionada específicamente con la adoración en Israel (Ej. Las ofrendas en Levítico 1:2-3). Su propósito fue señalar a Cristo Jesús; sin embargo, dejaron de ser necesarias después de la muerte y resurrección de Jesús. Si bien es cierto que ya no estamos atados por las leyes ceremoniales, los principios que las respaldan, adorar y amar al Dios Santo, son todavía aplicables. Los fariseos con frecuencia acusaban a Jesús de violar las leyes ceremoniales. NO NECESITAMOS MÁS SACRIFICIOS, CRISTO PAGÓ POR NOSOTROS.


2) La Ley civil. Era la Ley de Dios que tenía que ver con el vivir diario de Israel, véase Deuteronomio 24:10-11, por ejemplo: “Cuando entregares a tu prójimo alguna cosa prestada, no entrarás en su casa para tomarle prenda. Te quedarás fuera, y el hombre a quien prestaste te sacará la prenda”. Porque la cultura y la sociedad modernas son radicalmente diferentes, todas estas directivas no pueden seguirse al pie de la letra. Pero los principios que las sustentan no tienen fin y deben guiar nuestra conducta. Jesús los cumplió para dar el ejemplo.


3) La Ley moral (como los Diez Mandamientos). Es un mandato directo de Dios y requiere obediencia estricta, véase Éxodo 20:13, por ejemplo «No matarás». Jesús enseñó que “cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio”. Los fariseos leían esta Ley y, como jamás habían matado, se sentían muy rectos. Jesús obedeció la Ley moral en su totalidad.


Cómo entrar al Reino de los Cielos


JESÚS CLARIFICÓ QUE OBEDECER LA LEY DE DIOS ERA MÁS IMPORTANTE QUE EXPLICARLA. Es mucho más fácil estudiar la Ley de Dios y decir a otros que la obedezcan, que ponerla en práctica. ¿Cómo le va con su obediencia a Dios?


69 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo