Buscar

Lecturas de Agosto 19 al 25



LUNES 19 DE AGOSTO

EL SEÑOR ESTRUCTURA EL

CAMPAMENTO DE ISRAEL

• NÚMEROS 2 •


"Congregados tras las banderas"


Israel estaba organizada en tribus, por: (1) Era un medio eficaz de administrar y gobernar un grupo tan grande. (2) Hacía más fácil la división de la tierra prometida. (3) Era parte de su cultura y herencia (la gente no era conocida por su apellido, sino por su familia, clan y tribu). (4) Se podía llevar más fácilmente un registro genealógico si las tribus estaban juntas. Así se mostraban como miembros del pueblo escogido de Dios. (5) Los viajes eran más eficientes. Todos conocían el estandarte de su tribu (una especie de bandera) y así permanecían juntos evitando perderse.


El campamento se organiza con tres tribus a cada lado del tabernáculo, de manera que la morada de Jehová se encuentre en el medio. Cuando éstas dejaban el campamento e iniciaban la marcha, las seis tribus situadas al este y al sur se ponían al frente, seguidas por los levitas que viajaban junto al tabernáculo en el centro; a continuación, marchaban las seis tribus acampadas al oeste y al norte, respectivamente. Ya sea acampadas o sobre la marcha, el tabernáculo se mantenía en el lugar central.


A cada lado del tabernáculo se daba prioridad a una de las tribus: Judá al este, Rubén al sur, Efraín al oeste y Dan al norte. Bajo los estandartes (símbolos no militares) de las casas de sus padres, se agrupaban las tribus en el campamento, mientras la bandera se referiría específicamente a la agrupación militar. ¿Cómo aglutinar casi 600,000 guerreros, sin considerar mujeres y niños? En el Sinaí, el pueblo fue obediente a Dios y a Moisés. Cuando abandonaron el monte, comenzaron a quejarse, refunfuñar y a desobedecer. Moisés ya no pudo manejar correctamente a los israelitas.



MARTES 20 DE AGOSTO


LECCIONES DE VIDA DE UN REY BUENO,

JOSAFAT


• 1 REYES 22:41–50 •


En muchas ocasiones vivimos obsesionados con el control; creemos ser dueños de nuestra vida, nuestras circunstancias y nuestro porvenir. Para ello confiamos en nuestros recursos, nuestra planificación o nuestras capacidades. Sin embargo, muchas veces vivimos circunstancias sobre las que no tenemos ningún control y que hacen que nuestros planes se tambaleen: imprevistos de salud, decisiones que toman otras personas y nos afectan, relaciones difíciles, circunstancias que simplemente no dependen de nosotros.


El ejemplo de Josafat no es el de alguien que se acordó de Dios sólo en un momento de desesperación. Por el contrario, fue alguien que, aunque imperfecto, vivió en constante comunión con Dios y que precisamente por ello pudo apoyarse en Él en los momentos cruciales. Además, esta historia no sólo nos da ejemplo de la búsqueda de auxilio, sino también de adoración, alabanza y fe ante las promesas de Dios, y de agradecimiento tras su cumplimiento. Nosotros también podemos recordar momentos en que Dios nos ayudó en el pasado y tenemos en la Palabra del Señor numerosas promesas en las que podemos confiar, que nos alientan a seguir y por las que debemos adorar y alabar a Dios.


El rey Josafat conocía la clave para que su nación tuviera un avivamiento espiritual. Esa clave

nosotros también la conocemos hoy en día. Dios manda a sus hijos que se dediquen a obedecer Su ley y mandatos y que le sirvan con corazón fiel y sincero. Reforzar las fortalezas contra los enemigos:


Orando siempre, leer la Biblia y asistir a la iglesia. Buscar siempre la Voluntad de Dios en la toma de decisiones. Comunicar la verdad y obrar con justicia. Cuando reconocemos que no sabemos qué hacer, Dios toma nuestros problemas a su cargo.


«No tengan miedo ni se asusten ante ese gran ejército, porque esta guerra no es de ustedes sino de Dios» (2 Crónicas 20:15).

MIÉRCOLES 21 DE AGOSTO

¿OVEJA O CABRITO?

• MATEO 25:31-46 •


Jesús hace referencia al juicio que hará en su segunda venida, cuando regrese y se presente como el Rey de la Tierra y también, como el Juez del mundo.


Ten en cuenta que Dios a todos les da oportunidad de que se arrepientan como lo dice en 2 Pedro 3:9: No es que el Señor, como piensa la gente, se tarde en cumplir lo que prometió. Lo que pasa es que Dios es paciente porque no quiere que nadie sea destruido, sino que todos

cambien su vida y dejen de pecar.


Cuando Jesús juzgue al mundo, hará diferencia entre dos tipos de personas, a las que compara con ovejas y cabritos.


¿Por qué esa diferencia entre ovejas y cabras?


Ten en cuenta algo muy importante, Jesús es el Buen Pastor, pero es un Pastor de ovejas, no de cabras, como lo explicó en Juan 10:14-16. Las cabras son animales muy ágiles e independientes, es más, pueden perfectamente sobrevivir en libertad sin necesidad de un pastor.


Mientras que las ovejas tienen mentalidad de grupo; tanto así que, una oveja separada de su rebaño puede llegar a morir.


Una vez expuestas, brevemente algunas diferencias, considera si en tu vida (espiritualmente hablando) eres ¿oveja o cabra?


Evalúa con toda honestidad tu comportamiento en cuanto a tu relación y sujeción a Nuestro Buen Pastor: Jesucristo.


A primera vista, en los siguientes pasajes pareciera que la base de tal juicio depende de las buenas obras que haya hecho cada cual, a lo largo de su vida, como ayudar a los necesitados. Sin embargo, el auténtico fundamento del juicio es la relación personal con Cristo que se manifiesta en la solidaridad prestada a otros.


Lo mismo pasa con la fidelidad a Dios: de nada nos sirve decir que le

somos fieles, si no hacemos nada que lo demuestre (Santiago 2:17).



JUEVES 22 DE AGOSTO

¿CUÁL ES TU TAREA?

• GÉNESIS 35:1-15 •


Dios llama a Jacob, para que vaya a Betel, se prepara para salir y comienza a asumir el liderazgo de su familia, con las tareas que debería hacer para renovar su pacto, así:


1. Debían librarse de los ídolos o dioses extraños que se encontraban en su poder, recordemos que cuando Jacob había huido de la casa de Labán, Raquel había robado los ídolos familiares, viajando en el camello sentada sobre ellos. Jacob ignoraba lo del robo y cuando Labán les alcanzó en su huída, negó con sinceridad que tales objetos se encontrasen

entre ellos.