LOGO 2019 WHITE-02.png

Síguenos en nuestras

REDES SOCIALES

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter Icono blanco

Calle 20 No. 98-20 | Fontibón, Bogotá, Colombia | +57 298 1021

Buscar

Lecturas de Agosto 19 al 25



LUNES 19 DE AGOSTO

EL SEÑOR ESTRUCTURA EL

CAMPAMENTO DE ISRAEL

• NÚMEROS 2 •


"Congregados tras las banderas"


Israel estaba organizada en tribus, por: (1) Era un medio eficaz de administrar y gobernar un grupo tan grande. (2) Hacía más fácil la división de la tierra prometida. (3) Era parte de su cultura y herencia (la gente no era conocida por su apellido, sino por su familia, clan y tribu). (4) Se podía llevar más fácilmente un registro genealógico si las tribus estaban juntas. Así se mostraban como miembros del pueblo escogido de Dios. (5) Los viajes eran más eficientes. Todos conocían el estandarte de su tribu (una especie de bandera) y así permanecían juntos evitando perderse.


El campamento se organiza con tres tribus a cada lado del tabernáculo, de manera que la morada de Jehová se encuentre en el medio. Cuando éstas dejaban el campamento e iniciaban la marcha, las seis tribus situadas al este y al sur se ponían al frente, seguidas por los levitas que viajaban junto al tabernáculo en el centro; a continuación, marchaban las seis tribus acampadas al oeste y al norte, respectivamente. Ya sea acampadas o sobre la marcha, el tabernáculo se mantenía en el lugar central.


A cada lado del tabernáculo se daba prioridad a una de las tribus: Judá al este, Rubén al sur, Efraín al oeste y Dan al norte. Bajo los estandartes (símbolos no militares) de las casas de sus padres, se agrupaban las tribus en el campamento, mientras la bandera se referiría específicamente a la agrupación militar. ¿Cómo aglutinar casi 600,000 guerreros, sin considerar mujeres y niños? En el Sinaí, el pueblo fue obediente a Dios y a Moisés. Cuando abandonaron el monte, comenzaron a quejarse, refunfuñar y a desobedecer. Moisés ya no pudo manejar correctamente a los israelitas.



MARTES 20 DE AGOSTO


LECCIONES DE VIDA DE UN REY BUENO,

JOSAFAT


• 1 REYES 22:41–50 •


En muchas ocasiones vivimos obsesionados con el control; creemos ser dueños de nuestra vida, nuestras circunstancias y nuestro porvenir. Para ello confiamos en nuestros recursos, nuestra planificación o nuestras capacidades. Sin embargo, muchas veces vivimos circunstancias sobre las que no tenemos ningún control y que hacen que nuestros planes se tambaleen: imprevistos de salud, decisiones que toman otras personas y nos afectan, relaciones difíciles, circunstancias que simplemente no dependen de nosotros.


El ejemplo de Josafat no es el de alguien que se acordó de Dios sólo en un momento de desesperación. Por el contrario, fue alguien que, aunque imperfecto, vivió en constante comunión con Dios y que precisamente por ello pudo apoyarse en Él en los momentos cruciales. Además, esta historia no sólo nos da ejemplo de la búsqueda de auxilio, sino también de adoración, alabanza y fe ante las promesas de Dios, y de agradecimiento tras su cumplimiento. Nosotros también podemos recordar momentos en que Dios nos ayudó en el pasado y tenemos en la Palabra del Señor numerosas promesas en las que podemos confiar, que nos alientan a seguir y por las que debemos adorar y alabar a Dios.


El rey Josafat conocía la clave para que su nación tuviera un avivamiento espiritual. Esa clave

nosotros también la conocemos hoy en día. Dios manda a sus hijos que se dediquen a obedecer Su ley y mandatos y que le sirvan con corazón fiel y sincero. Reforzar las fortalezas contra los enemigos:


Orando siempre, leer la Biblia y asistir a la iglesia. Buscar siempre la Voluntad de Dios en la toma de decisiones. Comunicar la verdad y obrar con justicia. Cuando reconocemos que no sabemos qué hacer, Dios toma nuestros problemas a su cargo.


«No tengan miedo ni se asusten ante ese gran ejército, porque esta guerra no es de ustedes sino de Dios» (2 Crónicas 20:15).

MIÉRCOLES 21 DE AGOSTO

¿OVEJA O CABRITO?

• MATEO 25:31-46 •


Jesús hace referencia al juicio que hará en su segunda venida, cuando regrese y se presente como el Rey de la Tierra y también, como el Juez del mundo.


Ten en cuenta que Dios a todos les da oportunidad de que se arrepientan como lo dice en 2 Pedro 3:9: No es que el Señor, como piensa la gente, se tarde en cumplir lo que prometió. Lo que pasa es que Dios es paciente porque no quiere que nadie sea destruido, sino que todos

cambien su vida y dejen de pecar.


Cuando Jesús juzgue al mundo, hará diferencia entre dos tipos de personas, a las que compara con ovejas y cabritos.


¿Por qué esa diferencia entre ovejas y cabras?


Ten en cuenta algo muy importante, Jesús es el Buen Pastor, pero es un Pastor de ovejas, no de cabras, como lo explicó en Juan 10:14-16. Las cabras son animales muy ágiles e independientes, es más, pueden perfectamente sobrevivir en libertad sin necesidad de un pastor.


Mientras que las ovejas tienen mentalidad de grupo; tanto así que, una oveja separada de su rebaño puede llegar a morir.


Una vez expuestas, brevemente algunas diferencias, considera si en tu vida (espiritualmente hablando) eres ¿oveja o cabra?


Evalúa con toda honestidad tu comportamiento en cuanto a tu relación y sujeción a Nuestro Buen Pastor: Jesucristo.


A primera vista, en los siguientes pasajes pareciera que la base de tal juicio depende de las buenas obras que haya hecho cada cual, a lo largo de su vida, como ayudar a los necesitados. Sin embargo, el auténtico fundamento del juicio es la relación personal con Cristo que se manifiesta en la solidaridad prestada a otros.


Lo mismo pasa con la fidelidad a Dios: de nada nos sirve decir que le

somos fieles, si no hacemos nada que lo demuestre (Santiago 2:17).



JUEVES 22 DE AGOSTO

¿CUÁL ES TU TAREA?

• GÉNESIS 35:1-15 •


Dios llama a Jacob, para que vaya a Betel, se prepara para salir y comienza a asumir el liderazgo de su familia, con las tareas que debería hacer para renovar su pacto, así:


1. Debían librarse de los ídolos o dioses extraños que se encontraban en su poder, recordemos que cuando Jacob había huido de la casa de Labán, Raquel había robado los ídolos familiares, viajando en el camello sentada sobre ellos. Jacob ignoraba lo del robo y cuando Labán les alcanzó en su huída, negó con sinceridad que tales objetos se encontrasen

entre ellos.


2. Jacob ordenó a los suyos «Purificaos». Para el creyente esto implica la confesión de pecados. El creyente debe tomar en serio el problema del pecado en su vida y enfrentarlo. Por más que sepamos que somos hijos de Dios, también somos humanos, débiles e imperfectos. De ahí nace nuestra necesidad de limpieza y purificación, que sólo podemos obtener confesando a Dios nuestros pecados.


3. Él les dice: «Mudaos los vestidos». En otras palabras, libérense de las vestiduras viejas. Es la imagen simbólica de las costumbres humanas, del modo de vivir y de pensar. Por ejemplo, un jinete llevará una ropa adecuada y un futbolista la propia para practicar su deporte. Un cristiano debe vivir de un modo acorde con lo que dice creer. Las personas que le rodean en el trabajo, la escuela y el vecindario deben ver y comprender, de acuerdo a cómo vive y se comporta, que su vida es diferente por los valores que la controlan.


Finalmente, Jacob recordó aquel día en que, huyendo de su hogar como un joven, solitario y con nostalgia, había llegado a Betel, donde Dios se encontró con él y le consoló manifestándole su fidelidad. Y le dijo: Tienes que regresar al lugar donde empezaste. Debes comenzar de nuevo, precisamente allí, renovando el pacto que había «No tengan miedo ni se asusten ante ese gran ejército, porque esta establecido con Abraham e Isaac.


VIERNES 23 DE AGOSTO

SIN CONSUELO

• SALMOS 77 •


…trato de buscar una respuesta (V. 6b PDT)


Alguna vez se ha encontrado en una situación en la que dice: “No sé qué hacer, no puedo explicar lo que estoy viviendo. Me siento agobiado, enojado, perturbado, el mundo se me ha venido encima y no sé por qué”. Asaf escribió este salmo sumido en total desesperación. Su condición era tal, que no aceptaba consuelo (V. 2). Este hombre, un adorador, que amaba a Dios y Su Palabra, se encontraba quebrantado a tal punto, que nada de lo que le dijeran lo podía sacar de su condición (V. 4).


La Biblia no relata qué causó la angustia del director de alabanza de David, pero estaba tan mal que no podía dormir (V. 4). Él era un hombre de oración, sabía que Dios le escuchaba (V. 1), pero sólo encontraba Su silencio (Vs. 7-20).


Tal vez este es su caso. Se encuentra sumido en una gran depresión y tristeza, no duerme, sus amigos le aconsejan, pero usted no escucha; ora al Padre, pero no obtiene respuesta y se dice: “Dios no contesta mis oraciones”. Se siente presionado más allá de sus fuerzas.


En 2 Corintios 1:8, Pablo describe estos sentimientos de angustia. También Jesús enfrentó la prueba más intensa de su vida (Juan 12:27). Dios nunca nos deja solos y no nos prueba más allá de nuestra capacidad.


Tenemos que entender que nuestra hora oscura, nuestra prueba dolorosa, ha sido permitida por el Señor para Su propio propósito glorioso. Pablo salió victorioso, Jesús nos dio la salvación. No olvide lo que Dios ya ha hecho (V. 11-13) y disponga su corazón para ayudar a otros que viven su misma situación.


Compartiendo juntos encontrarán una medida

del amor sanador de Dios.

SÁBADO 24 DE AGOSTO

SABER ESPERAR

• LAMENTACIONES 3 •


Estar preparado es importante, saber esperar lo es aún más, pero aprovechar el momento adecuado es la clave de la vida.


Cuando no alcanzamos nuestras metas, nuestros sueños, a pesar de luchar mucho, no debemos enojarnos, seguramente no es el tiempo oportuno, sólo es cuestión de esperar y no buscar culpables.


Israel estaba pasando por momentos de gran dificultad. Y como casi todos los seres humanos

sólo empezó a acusar a Jehová de ser el culpable de todo lo que le estaba pasando.


Ningún ser humano está exento de tener problemas. Jesucristo nos dice que mientras estemos en este mundo siempre tendremos aflicciones, Él nos promete que, mientras estemos a su lado, nos dará paz aun en medio de las dificultades.


Jesucristo no nos promete quitarnos todas las dificultades, Él nos promete que cuando pasemos por el fuego estará con nosotros para evitar que nos quememos. Si alguien te pregunta y donde estaba tu Dios cuando tuviste ese problema, tranquilamente podrías contestar: Él estaba conmigo, por eso lo pude superar.


El buscar culpables por todo lo que nos pasa nos convierte en personas que pierdan de vista las soluciones.


¿Qué debemos creer cuando estamos pasando por dificultades?


1. Que Dios no nos abandona, sólo tenemos que esperar con paciencia.

2. Que la misericordia de Dios es la que nos sostiene.

3. Que Dios es bueno. Nuestras dificultades nos impiden verlo.

4. Todo lo que vivimos proviene de Dios.

5. Todo lo que nos sucede es para nuestro bien. Dios nunca hará algo para dañarnos.


No pierdas el tiempo lamentándote y buscando culpables. Esfuérzate, reconoce tus errores para poderlos corregir y sobre todo busca de Dios y sométete a Él.


“La dicha de la vida consiste en tener siempre algo que

hacer, alguien a quien amar y alguna cosa que esperar”.

DOMINGO 25 DE AGOSTO

RELACIONES

• PROVERBIOS 13 •


No es bueno que el hombre esté solo (Génesis 2:18)


Fuimos creados como seres sociables y necesitamos del compañerismo y el ánimo que nos proporcionan los amigos. La Palabra nos advierte que debemos tener cuidado en la elección de las personas que decidimos tener a nuestro lado y evitar amistad con:


1. Burladores y ‘necios’. Dios nos advierte contra los burladores y “necios”. La palabra “necio” en la Biblia se refiere a personas tercas, rebeldes con Dios y Su Palabra. Burladores son quienes desprecian las cosas de Dios y la Biblia. Debemos evitar andar con esas personas (V. 1, 16, 19, 20 – Salmos 1:1).


Si queremos la bendición de Dios en nuestra vida, no debemos aceptar sus consejos, ni ir a los lugares que ellos frecuentan, ni practicar las cosas que ellos hacen.


2. Incrédulos. Los amigos no salvos presentan un grave peligro para un nuevo creyente. Pueden atraerlo nuevamente a la vida mundana e influir de manera que aceptes su punto de vista y su conducta (1 Corintios 15:33). Si amas a un amigo de tu vida anterior, debes guiarlo a Cristo. Si él lo rechaza, debes cortar esa relación (V. 13, 15, 18, 21).


3. Quienes tienen ciertos defectos de carácter. El Señor nos previene de aquellos que pueden afectar nuestras actitudes con las suyas:


• El chismoso (Vs. 2-3, Proverbios 20:19).

• El criticón, calumniador y descontento (V. 5, 7, 12, 17 – Gálatas 5:15 - 1 Pedro 3:10).

• El de mal genio (V. 10 – Proverbios 22:24-25)

• El inmoral (V. 21 - Proverbios 7).


Para tener amigos que te convienen, debes decir “no” a los amigos que no te convienen.

Revisa las actitudes de tus amigos y si son contrarias a lo que Dios te ha mostrado, apártate.


El buen entendimiento da gracia (V. 15).

35 vistas