Buscar

Lecturas de 11 al 17 de Noviembre



LUNES 11 DE NOVIEMBRE


PRONTO LLEGARÁ LA

RECOMPENSA DE DIOS

• NÚMEROS 11: 24-30 •


«Reúneme 70 hombres entre los ancianos de Israel, ordenó el Señor a Moisés, y yo Descenderé y hablaré a ellos y pondré mi espíritu en ellos para que te ayuden y compartan contigo la carga del pueblo». Promesa cumplida del Señor, ayudando a Moisés a gobernar Israel.


Aquí tenemos el cumplimiento de la Palabra de Dios a Moisés.

Él dio de su espíritu a los setenta ancianos, ellos hablaron de las cosas de Dios al pueblo para que todos los que les oyeran pudieran decir que de verdad Dios estaba con ellos.

Dos de los ancianos, Eldad y Medad, no habían venido al tabernáculo como el resto, sensibles a su propia debilidad e indignidad; el Espíritu de Dios los halló en el campamento

y allí ejercieron su don de orar, predicar y alabar a Dios; hablaban movidos por el Espíritu Santo.


El Espíritu de Dios no está limitado al tabernáculo, sino que, como el viento, sopla donde quiere y los que se humillan serán exaltados; y los que son más aptos para gobernar son los que menos lo ambicionan. Josué no deseaba que fueran castigados sino sólo refrenados en el futuro. Esta moción la hizo por celo, por lo que él pensaba debía ser la unidad de la iglesia. Él los hubiera acallado, no fuera que causaran división o rivalizaran con Moisés, pero Moisés no temía ninguno de los efectos de aquel espíritu que Dios había puesto en ellos.


Moisés desearía que todo el pueblo del Señor fuese profeta, que Él pusiera su espíritu en todos. Si la totalidad del pueblo del Señor fuera profeta o ministro, por el Espíritu de Cristo, aunque no todos concordaran en asuntos externos. Hay obra suficiente para todos en el llamamiento a los pecadores, al arrepentimiento y a tener fe en el Señor. ¡Qué ejemplo el de

Moisés! Sea seguido por quienes están en el poder; que no desprecien el consejo y asistencia de otros, sino que los deseen y agradezcan.


MARTES 12 DE NOVIEMBRE


AQUELLO QUE DIOS HA PROMETIDO

LO CUMPLIRÁ

• HEBREOS 11:1-5 •



Ejemplos del AT, de aquellos que fueron fieles en situaciones difíciles, nos animan a los creyentes a permanecer firmes, sin importar lo que las circunstancias físicas pudieran traernos. El problema que tenemos hoy es que, cuando se presenta una crisis en vez de apoyarnos, descansar en Dios y depositar nuestra esperanza en Él, aferrándonos a Él, no somos capaces


de hacerlo. La recompensa de la fe está a la vista en los ejemplos de Noé, Abraham, Moisés, y muchos otros. Los antiguos que alcanzaron un «buen testimonio» ante sus contemporáneos.

¿Fue así porque eran personas maravillosas? No, lo que sucedió fue que le creyeron a Dios. Creemos que Abraham fue un hombre maravilloso. Pero el relato nos dice que fue por fe que Abraham creyó en Dios. El Señor quiere que seamos salvos por la fe, que caminemos y que vivamos por la fe. Cristo murió aquí en este mundo para salvarnos. Y nosotros miramos con fe hacia Él.


La esperanza humana es imperfecta, porque tenemos limitaciones y muchas veces no hacemos lo que dijimos que haríamos. La esperanza sobrenatural, apunta a Dios que es completamente fiable y fiel a Su palabra y que es Todopoderoso para cumplir lo que ha prometido. Vamos a experimentar pruebas, contratiempos, dificultades y fracasos en la vida, pero Dios va a triunfar a pesar de todo y va a llevar a cabo Su propósito para nosotros.


La esperanza y la fe no son una ilusión, se basan en la certeza de que Dios va a hacer exactamente lo que dijo que iba hacer y cumplirá todas las promesas que Él ha hecho. Por lo tanto, la Palabra de Dios es el objeto de la esperanza y la fe de un creyente.


Señor Jesús, ayúdanos a crecer en la certeza de la fe y la

esperanza que has depositado en nuestro corazón y servirte

fielmente todos los días de nuestra vida.


MIÉRCOLES 13 DE NOVIEMBRE

SIN FE ES IMPOSIBLE

• HEBREOS 11:6-10 •

Sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que Él existe y que recompensa a quienes lo buscan.


Si estás en un momento de dificultad y vas a tu lugar de oración y sales de allí con la misma tensión o el mismo estrés por tu circunstancia, te aconsejo que vuelvas otra vez a orar porque aún no has agradado a Dios, porque a través de la oración debes creer que realmente Él te ha escuchado y que Dios es galardonador es decir que, Él te va a recompensar, de acuerdo con tus acciones.


La fe está relacionada con el futuro y lo invisible por medio de Su palabra y quiero ilustrarlo con el siguiente ejemplo: si ahora no tienes un trabajo, tu deberías orar algo así: «Señor sé que Tú tienes un trabajo para mi vida, porque no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan».


Esta convicción sólo nos la da la Palabra de Dios junto con el Espíritu Santo, quien la revela a nuestro corazón para creer que así será. Recuerda que nunca puedes separar la Palabra de Dios del Espíritu Santo, porque el Espíritu Santo es el Creador de la Palabra de Dios pues Él la reveló a todos aquellos autores que la escribieron para nosotros. Y para que tu fe crezca, debes leer la Palabra de Dios.


Ahora bien, es importante que entiendas que el Espíritu Santo es un Espíritu de santidad y para que camines con Él, en tu vida debe haber santidad; porque Él es santo, Él te toma de tu mano, pero en el momento en que tú caminas sin santidad o comienzas a caminar en pecado de la vida, inmediatamente el Espíritu Santo te suelta, pues es tan sensible como una paloma, que cuando se le acercan vuela o se hace a un lado.


Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no

tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? (Santiago 2:14)


JUEVES 14 DE NOVIEMBRE

ADOREMOS CON GOZO

• NEHEMÍAS 12:27-43 •


Cuando Dios le dé una misión, trabaje en ella a pesar de las adversidades, circunstancias y tiempos difíciles, persevere con la ayuda de Dios y obtendrá la victoria y llegará el tiempo de celebrar. Nehemías celebró con el pueblo la gran victoria que les había otorgado el Señor, saliendo delante de la oposición a pesar de haber sufrido persecución amenazas, desánimo dejando todo atrás, ahora era tiempo de celebrar.


El pueblo y Nehemías toman la decisión de que esos muros que protegían Jerusalén, estarían al servicio de Dios. Por esta razón, la ciudad de Jerusalén fue llamada la ciudad santa, la ciudad fue dedicada al servicio de Dios.


La dedicación la iniciaron con los levitas que estaban en diferentes partes, no sólo en Judá, y lo hacían con muchos cantos que están registrados en el Libro de los Salmos.


En la Biblia se mencionan alrededor de 22 instrumentos musicales entre ellos están: el arpa, la lira (una guitarra antigua), cuernos, flautas trompetas, ta3mborines, tambores címbalos. Los cantores instruían a sus hijos para que también sirvieran a Dios.


Además, era necesario un ritual de limpieza espiritual. Se tenían que purificar antes de adorar a Dios.Si no se purificaban despertarían la ira de Dios, porque no usaría esos vasos sucios; aun los cantores debían de estar limpios delante de Dios. También el pueblo se preparó para estar delante de la presencia de Dios, las puertas y el muro. Quitaron lo inmundo o sucio de estos lugares también.


Los enemigos, al ver esto, estaban arrepentidos de haber hecho burla cuando iniciaron la obra. Finalmente, la gente estaba muy gozosa por lo que Dios había hecho. La adoración fue tan auténtica, que sirvió de testimonio a los que estaban lejos. «ADORE A DIOS CON GRAN GOZO Y ALEGRÍA», estamos seguros que puede llegar a un corazón perdido y sediento de Dios.

VIERNES 15 DE NOVIEMBRE

ADIÓS A LAS PREOCUPACIONES

• LUCAS 12: 22-31


(Vs. 22-24): No es malo acumular cosas, el problema es la codicia, que nos convierte en seres insaciables. Es la tragedia de un capitalismo sin Dios. Y vienen juicios severos para los últimos días, en la carta a Santiago 5:1 «¡Oíd esto, vosotros los ricos! ¡Llorad y gritad por las desgracias que vais a sufrir!» Examinemos nuestro corazón y preguntémonos: «¿Estoy viviendo sólo para esta vida?». El Señor nos recomendó observar a los pájaros, para que aprendiéramos de ellos.


(Vs. 26-27): Si las flores pudieran expresarse, nos enseñarían acerca de no preocupamos excesiva y obsesivamente por el cuidado y apariencia de nuestro cuerpo, de la ansiedad por proyectar una imagen con el arreglo personal, con la ropa, el perfume, etc. Aún con todo esto, no podemos compararnos con la belleza de una flor. Y al ver como Dios se ocupa de las flores, deberíamos confiar y depender mucho más de Él.


(V. 28): Dios ha dado ciertas capacidades a las aves y a las flores y desea que el ser humano

utilice aquellas habilidades que Él le ha concedido. Pero no quiere que viva como si el ejercicio de esas capacidades fuese para él todo en la vida. (Vs. 29-31): Vivimos en un mundo, en el que el ser humano se encuentra inmerso en actividades comerciales, lo cual forma parte del progreso de los pueblos. El problema es que el trabajo se transforma en actividades obsesivas y se nos olvida que hay un Dios en el cielo, que conoce nuestras necesidades y nos provee.


Habrá muchos como el rico de la parábola, que vivieron en este mundo sin Dios y murieron sin Él.


Queremos vivir una vida sin preocupaciones y Dios nos va a dar una

vida llena de gozo; no van a desaparecer nuestras preocupaciones,

pero Él va a hacerse cargo de lo que nos preocupa. Dios puede.


SÁBADO 16 DE NOVIEMBRE

APRENDIENDO DE LOS ERRORES

• GÉNESIS 44:1-17 •


Una persona que ha cometido algún error y ha aprendido una lección, diría que nunca volverá a caer en el mismo error. Aunque seamos sinceros, ¿cuántas veces no hemos dicho eso y hemos vuelto a caer? Debemos reconocer que, nuestros errores nos han servido para aprender y crecer.


José recordaba su pasado, cómo sus hermanos le vendieron, por ser el hijo menor y preferido y utilizó a Benjamín para hacer una prueba para ver si ellos habían cambiado.


Y así fue, Judá era un hombre distinto, que aun sin ser culpable se hizo culpable, que acató la situación, no abandonó a su hermano menor en medio de esta difícil situación, sino que intentó ocupar su lugar. Había aprendido de su error, vender a José había estado mal y esto fue algo con lo que cargó toda su vida y que puso remedio, se produjo un cambio.


Todos nosotros cometemos errores, fallamos, hacemos cosas mal, nos equivocamos y que importante es aprender de estas situaciones.


“Cuando lo vi, reflexioné sobre ello; miré, y recibí instrucción”. Lo que deberíamos hacer ante nuestros errores, mirarlos, reflexionar y que nos sirvan de instrucción, que nos muestren el camino.


David fue un ejemplo de aprender de los errores, falló muchas veces, cuando decidió transportar el arca con bueyes, cuando adulteró con Betsabé, cuando mató al marido de ésta y podríamos añadir unas cuantas más, y aún así era “conforme al corazón de Dios”. Había aprendido de sus errores y clamó a Dios “Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; conforme a lo inmenso de tu compasión, borra mis transgresiones. Lávame por completo de mi maldad, y límpiame de mi pecado”. Estas son palabras de alguien que ha aprendido de sus errores.


“Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y

renueva un espíritu recto dentro de mí”

DOMINGO 17 DE OCTUBRE

¿RECIBISTE AL ESPÍRITU SANTO?

• HECHOS 19: 1-7


...Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo (V. 2b)


Al leer esta porción de la Palabra, pareciera que Pablo hubiese invalidado el bautismo de Juan, pero no es así. Recordemos que Juan murió antes de la crucifixión y resurrección de Jesús, por lo tanto, sus discípulos compartían lo que ellos sabían, el arrepentimiento, el anuncio del juicio de Dios, pero les faltaban la salvación y la gracia de Jesucristo. La predicación de Juan llevaba a sus escuchas a darse cuenta de su naturaleza pecaminosa y del castigo merecido.


Esto hace que las personas se esfuercen por cumplir, lo que las lleva a fracasar irremediablemente.


Pero, cuando conocemos la continuación, encontramos la redención de ese castigo, entregada por Gracia, ofreciéndonos la Salvación al creer en el Señor Jesucristo. Nos hacemos conscientes de que nuestro propósito de cambiar está ayudado por la obra del Espíritu Santo, quien nos acompaña, guía y enseña a mejorar cada día, lo que solos nunca podríamos hacer.


Los hombres que encontró Pablo estaban inconclusos, su proceso de salvación no se había completado, conocían la condenación y la necesidad moral de ser transformados; pero, no conocían la gracia de Cristo y la ayuda del Espíritu Santo. Su convicción era una lucha infructuosa que no les daba esperanza, ni paz.


Todo esto nos demuestra que cuando creemos en Jesucristo nos es dado el Espíritu Santo y que sin Él la obra de redención y salvación no es completa, porque sin Su ayuda nunca podremos ser transformados, enseñados, guiados y usados para alcanzar a otros. Él es el regalo que nos envió el Padre, para darnos un anticipo de todo lo que Jesús ha preparado para nosotros y nos da las Buenas Nuevas de Salvación.


Es necesario pasar por esta

experiencia de conversión (V. 4-7)

382 vistas
LOGO 2019 WHITE-02.png

Síguenos en nuestras

REDES SOCIALES

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter Icono blanco

Calle 20 No. 98-20 | Fontibón, Bogotá, Colombia | +57 298 1021