Buscar

Lecturas 2 - 6 de Noviembre


LUNES 2 DE NOVIEMBRE


¡EN TU PALABRA!

• LUCAS 5: 4-11 •


Para poder entender de qué nos habla este cántico del salmo 125, tenemos que adentrarnos en el contexto histórico y cultural de Jerusalén.


El Salmo 125 es un cántico de una serie de cantos (Cántico Gradual) que eran apropiados para los peregrinos que iban camino hacia Jerusalén para celebrar alguna de las fiestas principales.


En tiempos de Jesús peregrinaban entre 100.000 y 250.000, así que imagínese, la algarabía de todos los peregrinos cantando con todas sus fuerzas este salmo; ¡debió ser una escena increíble! Ahora sí, podemos empezar.


1. (PDT) Al igual que el monte Sión, quienes confían en el SEÑOR nunca temblarán ni caerán; permanecerán para siempre.

Cuando los peregrinos venían de lejos hacia Jerusalén, y cantaban esta canción, podían observar la imponente colina sobre la cual estaba situada la ciudad.


El Señor empieza a comparar nuestra confianza con este gran monte, lo que nos hace pensar que hay algunos que aun tienen su confianza en las cosas de este mundo.


Todos queremos esa promesa para nuestras vidas “…nunca temblarán ni caerán; permanecerán para siempre”, pero pocos deciden poner toda su confianza en Dios.


Muchas veces sentimos temor de lo que ha de venir, y al ver lo palpables que son nuestros problemas, olvidamos lo reales que son las promesas de Dios.


Él no nos compara con el cielo, un campo verde, o una playa, sino con ¡un monte fuerte, estable y seguro!

2. Así como Jerusalén está rodeada de montañas, así el SEÑOR rodea a Su pueblo, desde ahora y