Buscar

El Señor te ayudará

Deuteronomio 9:1-14

Somos tuyos porque nos liberaste con tu gran fuerza y poder

En estos pasajes observamos que Dios conoce al pueblo y sabe de su pasado y que éste no era bueno; además, aclara que no los llamó porque fuera una nación notable.


Así que Dios no te ha salvado porque seas mejor, superior o bueno. El único tipo de seres humanos a quienes Dios salva, es a los malos. Así lo expresó Jesús cuando dijo “que la gente sana no necesita médico, los enfermos sí. Yo no he venido a llamar a los justos sino a los pecadores”. Jesús nos salva, porque somos enfermos por el pecado y porque Él conoce nuestra condición perdida. 


En estos pasajes Dios estaba guiando a Israel hacia algo grande; cruzar el rio Jordán y enfrentar a la gente de aquellas naciones para conquistar la tierra prometida.