LOGO 2019 WHITE-02.png

Síguenos en nuestras

REDES SOCIALES

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • YouTube - círculo blanco
  • Twitter Icono blanco

Calle 20 No. 98-20 | Fontibón, Bogotá, Colombia | +57 298 1021

  Enero 20 a Febrero 09 

CUANDO ORAMOS Y AYUNAMOS, ¡DIOS RESPONDE!

Esdras 8: 21-25

Dios en su omnipotencia utilizó a un rey idólatra, no sólo para autorizar el regreso del pueblo de Dios a su tierra, después de 70 años de esclavitud, sino para financiar este viaje. 


Esdras y su grupo viajarían por territorios peligrosos con grandes cantidades de dinero, plata y oro, lo cual preocupaba al sacerdote. Él entonces, convoca al pueblo a ayunar para pedir la protección de Dios en su recorrido. Había dicho al rey que Dios estaba con él, porque él confiaba en Él. Debía dar testimonio de sus palabras.


Iniciamos la segunda semana de este tiempo de ayuno, con el propósito de estar preparados para lo que traiga este año. Podemos sentir la fuerza que viene de Dios y declaramos que confiamos en Él, pero tal vez nos preocupan nuestros hijos, nuestra situación económica, nuestro futuro, nuestra vida espiritual, nuestra relación sentimental.


El Señor nunca ha prometido que no tendremos dificultades, por el contrario, Jesús nos aseguró que vendrían problemas a quienes le siguieran. La situación es ¿cómo respondemos a éstos? ¿Dónde buscamos ayuda, refugio, protección, seguridad, provisión, trabajo, recursos?


Este es el tiempo de actuar como Esdras, postrados ayunemos y preparémonos para lo que haya de venir; clamemos al Padre por su guía, cuidado y protección; busquémoslo con la certeza de que, si confiamos en Él, Él ahí estará.


El que mantiene la comunión con Dios, en oración y ayuno, no busca al Señor en necesidad, sabe que está con él siempre.


Señor, te doy gracias por las bendiciones que traerás este año, por las cosas de las cuales me librarás, por la sanidad, la provisión y cada uno de Tus beneficios. Sé Tú, en todo momento, mi refugio y mi roca fuerte, amén.

Bienaventurado aquel cuyo ayudador es el Dios de Jacob…
(Salmos 146:5). 

DÍA 8

 
 

CONOZCAMOS AL PADRE

Juan 8:14-20

¿Has pensado lo maravilloso que es tener un Padre? Quienes tienen la fortuna de contar con el papá, podrán decir sí o quizá que no es así. ¿Pero en algún momento te has detenido a pensar acerca del Padre Celestial?

¡Dios es nuestro Padre Celestial! y debes de saber que, como Padre nos ama ¡Nos ama! aun cuando nosotros no logremos ser perfectos, en eso consiste Su amor; (Romanos 5:8) dice -Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que, siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

¿Pero, conocemos al Padre? Si conociéramos a Cristo conoceríamos al Padre. Se vuelven vanos en sus imaginaciones acerca de Dios los que no aprenden de Cristo. Es a través de Jesucristo que podremos conocer al Padre, porque Él es el único capaz de revelarlo. Quienes no conocen Su gloria ni Su gracia, no conocen al Padre que le envió. Todo creyente verdadero puede mirar arriba y decir con placer: Mis tiempos están en Tu mano y mejor en ellas que en las mías. Para todos los propósitos de Dios hay un tiempo.

Dios Padre nos provee más allá de las necesidades terrenales, fue así, como nos proveyó un Cordero para que nuestra condición delante de Él fuese la de hijos; además, nos provee la fe, la fuerza y la fortaleza para llegar a Su presencia. Nos cuida y no como los padres terrenales que sólo pueden cuidar hasta donde su mirada llega, sino como Dios Omnipresente que puede estar con todos y cada uno de sus hijos y acompañarnos en nuestro diario andar.

ORACION: En este día de ayuno, oración y entrega, confiamos en que Tú como Padre Celestial cuidas de cada uno de nosotros; entregamos nuestro corazón y confiamos en que nos guardarás hasta el día de Tu venida, amén. 

DÍA 9

 

¡MUÉSTRAME TU FE!

Lucas 7: 1-10

En este tiempo de ayuno es posible que nuestra fe flaquee; a pesar estar en ayuno, el mundo y su cotidianidad nos siguen golpeando con problemas, pero es allí donde realmente nuestra Fe es probada, donde realmente vemos el fruto de nuestra búsqueda de Dios.

Romanos 10:17 dice:  “Así que la fe viene por oír… la Buena Noticia acerca de Cristo”. Un oficial romano había escuchado de Jesús, creyó en Él y en Su poder; por eso mostró su Fe al decirle: “di la palabra y mi criado sanará”. En medio de su tormenta… Jesús apareció.

Jesús siempre está cerca de nosotros, tanto en los tiempos de abundancia y éxito, como en los tiempos de escasez y fracaso. No importa cual es tu circunstancia, Jesús está a tu lado, y si te sientes desmayar corre a Él, sólo en Jesús encontrarás la respuesta, descanso y paz.

El Señor nos llama en su Palabra a clamarle en medio de la angustia; Salmos 138:3 El día que clamé, me respondiste; Me fortaleciste con vigor en mi alma. Él escucha nuestro clamor, recuerda que nuestras oraciones son un aroma grato para Él, así que ¿Por qué no clamar a Dios en la necesidad?

Una gran multitud seguía a Jesús, pero Jesús no se maravilló de la cantidad de gente que le seguía, sino de aquel hombre que creyó en Él.

Jesús cambio su existencia, de Muerte a Vida, acaso ¿no puede cambiar tu situación? Así como el oficial romano, creyó en Jesús por lo que Él hacía, no dudes de lo que el Señor puede hacer en ti; este tiempo de ayuno, oración y entrega, es el preciso para creer en el poder de Dios. En el mundo natural existen problemas, pero en Cristo, tus desiertos se convertirán en manantiales de vida.
 

Si el Mundo te aflige, ¡MUÉSTRALES A DIOS!

DÍA 10

 

ALIMENTACIÓN PARA UN ALTO RENDIMIENTO

Josué 1: 6-10

El 20 de septiembre del 2.000 será recordado como el día en que la deportista, María Isabel Urrutia, en Sidney, Australia, obtuvo para Colombia, en levantamiento de pesas, su primer oro olímpico. 

Pero, quizás pocos saben que uno de los mayores retos de esta vallecaucana fue la alimentación, a fin de alcanzar la presea en la categoría de los 75 kilos. 

Si una adecuada nutrición es esencial en el desempeño deportivo, ¿cuánto más lo es alimentar nuestra alma en la carrera de la fe? 

Repasemos las instrucciones que Dios le da a Josué. Este joven aprendiz de líder acababa de heredar la batuta de Moisés asumiendo la desafiante tarea de dirigir a Israel hacia la tierra prometida. El Señor le repite la misma orden tres veces: “Sé fuerte y valiente” (6, 7 y 9). Es claro que el cruce del Jordán, las murallas de Jericó, los gigantes de Canaán, en fin, la posesión de la tierra habrían de llevar a Josué al límite y exigirle un alto rendimiento en su llamado. Pero ¿de dónde obtendría este hombre el nivel de fuerza y valentía necesarios para este desafío?

Tal vez te preguntas: ¿De dónde sacaré fuerzas para la tarea que tengo delante de mí? Ya sea criar a unos hijos, restaurar un matrimonio, dirigir una empresa o vencer un hábito pecaminoso. La respuesta de Dios a Josué te será útil en estos días de “Ayuno, Oración y Entrega”: “Estudia constantemente este libro de instrucción. Medita en él de día y de noche…” En otras palabras, aliméntate de la Palabra. 

Como cristianos de alto rendimiento alimentémonos con comida de lo alto, pan del cielo, con la Palabra de Dios.

ORACION: Señor, en este día de Oración, Ayuno y Entrega, reconozco que necesito el alimento de Tu Palabra para nutrir mi alma. Dame hambre y sed del evangelio. En el nombre de Jesús, Amén.

DÍA 11

 

GLORIEMONOS EN LA TRIBULACIÓN

ROMANOS 5: 3-5

Hermoso es, en este día de AYUNO, ORACIÓN Y ENTREGA, saber que La promesa de gloria también es para el tiempo presente. Pablo dice: “Yo sé que tenemos muchas tribulaciones ahora, pero nosotros nos gloriamos en éstas también”.

 No está simplemente hilando tópicos espirituales, utiliza palabras fuertes. Tribulación es un “término fuerte”. No se refiere a inconvenientes menores, sino a dificultades reales”. Pablo vivió una vida llena de tribulación.  Nos podemos gloriar en tribulaciones, porque éstas son las ocasiones para producir paciencia.

La Biblia no dice que tenemos paz con el diablo, con el mundo, con la carne, o paz con el pecado. La vida aún sigue siendo una batalla para el cristiano, pero no es una batalla en contra de Dios, es el pelear por Él.

 Un corredor debe de ser presionado para que gane perseverancia. Los marineros deben de ir a la mar. Los soldados salir a la batalla. Para el creyente, la tribulación es únicamente parte de la vida cristiana. No deberíamos desear o esperar una vida cristiana libre de tribulaciones, especialmente debido a que: Dios usa las tribulaciones de una forma maravillosa para formar el carácter y sabe cuanta podemos soportar, y Él cuidadosamente la mide.

“Un hombre cristiano debe estar dispuesto a ser probado; él debiera de estar complacido el dejar que su religión sea puesta a prueba. ‘Allí’, dice él, ‘da de martillazos si deseas.’ ¿Quieres ser llevado al cielo en una cama de plumas?” (Spurgeon).

Prueba y esperanza, son cualidades que brotan de la paciencia, la cual viene de la tribulación. Podríamos desear tener mejor carácter y más esperanza sin empezar con la tribulación, pero ese no es el plan de Dios.

ORACIÓN: Amado Señor, estamos listos para soportar tribulaciones, pues, tu estarás con nosotros en ellas. En el nombre de Jesús, Amén.

DÍA 12

 

ORANDO POR MI PUEBLO
Daniel 9: 4-19

Cuando nos presentamos delante de la Presencia de Dios y comprendemos que sólo Él puede traer una verdadera restauración, somos conscientes de que debemos interceder no sólo por el perdón de nuestros pecados sino también por aquellos que se han cometido al interior de nuestro propio hogar, nuestra  comunidad e incluso por los de nuestra nación.

En Daniel 9:1-10, cuando Daniel se postró para orar, en su corazón había un profundo dolor por los pecados que su pueblo había cometido, y aunque él era un hombre justo delante de Dios, aceptaba la responsabilidad de los pecados cometidos por Israel y se declaraba culpable por ellos, clamando la misericordia y el perdón del Altísimo.

En este tiempo de ayuno, eleva al Señor una oración por tu familia, tu comunidad, tu nación y las naciones de la tierra en conflicto; lleva a la Presencia de Dios la vida de los miembros de tu familia que aún no le conocen, el vecino que perturba tu tranquilidad, el familiar o amigo con quien no hablas desde hace tiempo por viejas diferencias. Ora por el presidente de tu país para que el Señor le dé la sabiduría de gobernar, ora por los pecados de tu nación como si fueran tuyos para que alcances la misericordia del Omnipotente.

ORACIÓN: En este día de oración, ayuno y entrega, pongo delante de Tu presencia a cada miembro de mi familia, clamando a ti misericordia y rogando porque lleguen a tus pies y así, como perdonaste mis faltas y pecados, ellos también sean alcanzados por Tu misericordia y perdón. Te ruego porque des sabiduría a los gobernantes de mi nación y que su autoridad se aplique con justicia y equidad. Te clamo por cada vida alrededor del mundo que pasa necesidad y vive en desamparo y por aquellos que sufren de violencia y persecución. Ruego por mis vecinos para que, a través de mi estilo de vida y testimonio, puedan acercarse a ti. En el nombre de Jesús, amén. 

DÍA 13

 

UN ENEMIGO DERROTADO

Marcos 9: 25-29

Arreglando con su esposa el jardín de su casa, Milo Sutcliffe fue sorprendido por una serpiente cascabel, se le enfrentó y la mató. Pero, no sabía que, por las contracciones de su sistema nervioso, las serpientes pueden morder incluso varias horas después de muertas. Milo fue mordido y estuvo a punto de morir.

¿Cuántos cristianos son atacados por el diablo aun cuando éste ya fue vencido en la cruz?

El enemigo de nuestras almas ya no tiene poder sobre nosotros; no obstante, aún puede hacernos daño si somos incautos frente a sus acechanzas. El relato de la liberación del joven endemoniado en Marcos 9:25-29 nos deja lecciones sobre cómo enfrentar al enemigo. 

1.    Acudiendo a Jesús: Jesús actuó frente a la intercesión de un padre desesperado. Que este tiempo de Oración, Ayuno y Entrega, sea nuestra oportunidad de acudir a Jesús suplicando por nuestras luchas e intercediendo por las necesidades de nuestro prójimo. 


2.    Confiando en la Palabra: El milagro de la liberación de este joven sucedió cuando Jesús pronunció aquellas palabras sobre la vida del muchacho. Hay autoridad en la Palabra de Dios. No hace falta iniciar un enfrentamiento personal contra Satanás, ni repetir un conjuro. Así como la oscuridad se vence sólo con prender la luz, basta con abrir tu Biblia y depositar tu confianza en ella para que la oscuridad del enemigo sea disipada. 


3.  Confrontando tu propia incredulidad: Cuando los discípulos preguntan por qué ellos no pudieron expulsar al demonio, Jesús les dice: “Esa clase solo puede ser expulsada con oración” (29).
Jesús no se refiere a una clase de demonios, sino a la incredulidad que atacaba el corazón de los discípulos. Por eso el verso 23 dice “todo es posible si uno cree”.

ORACION: Señor, en este día de Oración, Ayuno y Entrega, ayúdame a hacer frente al enemigo, dame confianza en tu Palabra y vence mi incredulidad. En el nombre de Jesús, Amén.

DÍA 14